Señor del Santuario de Santa Catalina

Señor del Santuario de Santa Catalina
Señor del Santuario en el interior del Monasterio de Santa Catalina de Siena

El Señor del Santuario de Santa Catalina es una escultura de Cristo en la cruz tallada en madera, que se venera en la Iglesia del Monasterio de Santa Catalina de Siena en Lima, Perú.

Historia

Las crónicas de la época señalan que por el año 1613, la Madre Superiora del Monasterio de Catalina de Siena de Lima, encomendó unos trabajos de carpintería; para ello se presentó un anciano que infundió inmediata confianza en la Comunidad de Madres. Aquel personaje pidió como única condición que la puerta de la carpintería permaneciese cerrada y que por debajo de ella le pasen sus alimentos y que él devolvería los servicios por el mismo lugar. Los días pasaron y un día el anciano no devolvió los servicios; preocupadas las religiosas, optaron por abrir la puerta, no hubo el anciano pero si encontraron allí un hermoso Cristo divinamente tallado en madera; en todo su esplendor y belleza.

Otra versión de la aparición del Señor del Santuario data de entre los años 1580 - 1620, época de Santa Rosa de Lima, y señala que en terrenos Dominicos (hoy monasterio de santa Catalina de Siena) se había erigido una capilla en la cual la Santa realizaba sus oraciones. Se encontraba allí un hermoso Cristo Crucificado, finamente tallado en madera del cual la Santa bebió sangre de su costado, y al que rindió especial culto.

En el año de 1625, en el ya fundado monasterio de Santa Catalina de Sena de Lima, doña María de Oliva, madre de Santa Rosa de Lima (cofundadora de dicho Monasterio) rendía especial culto a un Cristo denominado Señor del Santuario de Santa Catalina, por los favores divinos que concedía a la comunidad de religiosas de aquel entonces así como a los virreyes que gobernaban el Perú.

También otra versión indica que una fiel religiosa solía pasar todos los días por una pared del interior del Monasterio y de la cual escuchaba una voz que decía: "Quiero salir". Ante el insistente pedido de la hermana, la Madre Superiora optó por tumbar la pared y ante la gran admiración y sorpresa encontraron allí la imagen del Señor.

Other Languages