Señor de las Islas

Señor de las Islas es un título nobiliario escocés, aunque originalmente hacía referencia a una serie de gobernantes hiberno-nórdicos de los territorios vikingos de las Islas del Norte y Escocia durante la Edad Media, que se constituyeron en una potencia naval con grandes flotas. Aunque en ciertos periodos fueron vasallos del rey de Noruega o del rey de Escocia, los Señores de las Islas permanecieron funcionalmente independientes durante muchos siglos. Su territorio incluía las Hébridas, ( Skye y Ross desde 1438), Knoydart, Ardnamurchan, la península de Kintyre, la isla de Arran y el condado de Antrim en Irlanda.[1]

Origen

La costa oeste y las islas de lo que ahora es Escocia formaban parte de los territorios de los pictos del norte que sufrieron una invasión por parte de tribus gaélicas de Irlanda que comenzó hacia el siglo IV. Estas tribus se establecieron entre los pictos y finalmente su idioma ( gaélico) prevaleció sobre el de estos. En el siglo VII y el siglo VIII esta área, como otras, sufrió las invasiones y ataques de los vikingos de Noruega y Dinamarca, y las islas empezaron a ser conocidas para los gaélicos como Innse-Gall, las islas de los forasteros. Hacia el año 875, los jarls, o príncipes (literalmente condes) noruegos, llegaron a las islas para evitar perder su independencia en el intento del rey Harald I de Noruega de unificar Noruega, pero Harald los persiguió y conquistó las Hébridas así como la Isla de Man, las Shetland y Orcadas. El año siguiente, el pueblo de las islas, tanto gaélicos como nórdicos, se rebelaron. Harald envió a su primo Ketil Nariz Chata para retomar el control pero Ketil se declaró a sí mismo Rey de las Islas. Escocia y Noruega continuaron la disputa sobre la posesión de la zona, con los Jarls de Orkney declarándose en varias ocasiones gobernantes independientes.

En el año 973 Marcus, Rey de las Islas, Kenneth III de Escocia, rey de los Escotos (Scots), y Malcolm, rey de Cumbria, acordaron una alianza defensiva mutua, pero posteriormente los escandinavos derrotaron a Gilledomman de las Islas y le expulsaron a Irlanda. El noble hiberno-nórdico Godred Crovan, gobernante de Man y de las Islas, animó a las Islas a separarse y convertirse en un reino independiente (Godred Crovan se cita en fuentes contemporáneas como Rex Manniae et Insularum, o rey de Mann y las Islas) pero en 1095 el nuevo rey Magnus III de Noruega arrebata el poder a Lagman, uno de los hijos de Godred Crovan; así finaliza la Era vikinga y se inicia otro capítulo en la Edad Media de la isla. Magnus continuó usando la amenaza de una invasión para presionar al rey Edgar I de Escocia a que le cediera las Hébridas y Kintyre a Noruega.

Other Languages