Señorío de Cameros

El Señorío de los Cameros fue un título nobiliario español. Pasó por varias familias de las más ilustres de la nobleza española, como la Casa de Haro y la Casa de Arellano. El señorío de Cameros originalmente fue una tenencia, cuyo primer titular fue Fortún Ochoa, miembro de la familia Fortún, descendientes del conde muladí Casio y de los Fortún, últimos reyes de la primera dinastía de Pamplona (dinastía Iñiga), y parientes de los Banu Qasi de Tudela. La familia estuvo histórica y familiarmente ligada al señorío de Vizcaya.

El señorío permaneció en manos de los descendientes de Fortún Ochoa hasta el año 1334, en el que Juan Alfonso de Haro, señor de los Cameros, fue ejecutado en la localidad de Agoncillo por orden de Alfonso XI el Justiciero, rey de Castilla y León.

En 1366 el rey Enrique II de Trastámara concedió el señorío formado por cuarenta y cuatro poblaciones a Juan Ramírez de Arellano como recompensa por su ayuda al facilitarle la huida tras la derrota sufrida en la batalla de Nájera, permaneciendo el señorío en poder de los Arellano hasta 1812, fecha en la que fueron abolidos los señoríos por la Constitución española de 1812.

Lista de los primeros tenentes y/o señores de los Cameros

Other Languages