Scarface (película de 1932)

Scarface es una película de gángsters estadounidense de 1932 dirigida por Howard Hawks y producida por Howard Hughes. Forma parte del AFI's 10 Top 10 en la categoría "Películas de gángsters".[3]

La película fue la base para el remake de 1983 dirigido por Brian De Palma protagonizado por Al Pacino.[4]

En 1994, la película fue considerada «cultural, histórica y estéticamente significativa» por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y seleccionada para su preservación en el National Film Registry.[5]

Argumento

Tony Camonte ( Paul Muni), un pistolero italiano, ignorante y sin escrúpulos, es el lugarteniente de Johnny Lovo ( Osgood Perkins), el hampón más poderoso del South End de Chicago. Ambicioso y cruel, Camonte, que por una cicatriz que le cruza el rostro recibe el apelativo de Scarface (cara cortada), elimina poco a poco a los rivales de Lovo hasta que, con la ayuda de su amigo Guino Rinaldo ( George Raft), le arrebata también el poder y se convierte en el amo de la ciudad. Tras un mes de vacaciones en Florida descubre que su hermana Cesca (Ann Dvorak), por la que siente un amor confuso y arrebatado, es la amante de Guino. Tony acaba con Guino antes de que su hermana pueda decirle que ya se habían casado; después de esto la policía busca a Tony por el asesinato de Guino Rinaldo. Camonte se atrinchera en su mansión junto con su hermana. Los policías entran, disparan a Camonte en la puerta de su habitación, pero este les cierra, lo que provoca que su intento no tenga éxito,

Luego, Tony dispara con una ametralladora, mientras que su hermana está recargando cartuchos de escopeta, después de que su hermana sea alcanzada por una bala, Tony le dice que no lo deje solo, y que lo ayude, pero después de su intento porque su hermana este con él, Cesca muere.

Pero justo en ese instante, lanzan una bomba lacrimógena, lo que provoca que Camonte trate de salir de su mansión, por no poder ver claro. Al estar débil, no entiende que los policías están rompiendo su puerta en un intento desesperado por entrar. Camonte les dice que no le disparen, que lo perdonen, pero al parecer, los policías no creen en sus palabras.

En su desesperación por escapar, sale afuera de la mansión, pero los oficiales que estaban rodeando la casa, le disparan, y el cae a la pista, en una pantalla de un edificio, está brillando la frase propia de la película (y el remake de 1983): "The World Is Yours".

Other Languages