Saxofón

Saxofón
Saxophone alto.jpg
Tesitura
Sax range.svg
Características
Clasificación Viento-madera
Instrumentos relacionados Saxofón soprillo, saxofón sopranino, saxofón soprano, saxofón alto, saxofón tenor, saxofón barítono, saxofón bajo, saxofón contrabajo, saxofón subcontrabajo, tubax, saxofón mezzosoprano, saxofón melódico en do, clarinete, tarogato, figle, sarrusofón
Inventor Adolphe Sax
Desarrollado Mitad de la década de 1840
Músicos
[ editar datos en Wikidata]

El saxofón, también conocido como saxófono o simplemente saxo,[1]

Se desconoce el origen de la inspiración que llevó a Sax a crear el instrumento, pero la teoría más extendida es que, basándose en el clarinete, instrumento que él tocaba, empezó a concebir la idea de construir un instrumento que tuviera la fuerza de uno de metal y las cualidades acústicas de uno de madera, una especie de "clarinete de metal". Pero después de un intenso trabajo de pruebas y experimentos sobre modificaciones para lograr una mayor sonoridad y un sonido más metálico, Sax se dio cuenta de que había construido un nuevo instrumento: el saxofón.

Descripción

Diez miembros de la familia del saxofón:
- contrabajo en mi,
- bajo en si,
- barítono en mi,
- tenor en si,
- melódico en do,
- alto en mi,
- mezzosoprano en fa,
- soprano en si,
- soprano en do y
- sopranino en mi.

El cuerpo del saxofón está compuesto por un tubo cónico y delgado, comúnmente de latón, que se ensancha en su extremo para formar una campana. A lo largo del tubo existen entre 20 y 23 agujeros de tono de tamaño variable, incluyendo dos agujeros muy pequeños de octava para ayudar a la interpretación del registro superior, aunque éstos no sean esencialmente necesarios para interpretar dicho registro. Estos agujeros están cubiertos por almohadillas, que presionan los agujeros para producir un sello hermético. En reposo, algunos agujeros están abiertos y otros están cerrados por las almohadillas, que se controlan mediante varias llaves con los dedos de ambas manos, mientras que el pulgar derecho se sitúa debajo de un soporte que ayuda a mantener el saxofón equilibrado. La digitación del saxofón es una combinación entre la digitación del oboe y el sistema Boehm, siendo muy similar a la digitación de la flauta travesera o el registro superior del clarinete. En los instrumentos más grandes, la palanca requerida para interpretar las notas más bajas (que habitualmente se tocan con los meñiques de ambas manos) es bastante grande, por lo que se introduce un conjunto de llaves adicional para permitir interpretar dichas notas con los pulgares.

El cuerpo cónico del saxofón le otorga propiedades más similares a las del oboe que al clarinete. El diseño más simple del saxofón es un tubo recto troncocónico y los saxofones sopranino y soprano tienen, por lo general, este diseño recto. Sin embargo, como los instrumentos con notas graves serían inaceptablemente largos si fueran totalmente rectos, por motivos ergonómicos los instrumentos más grandes, por lo general, incorporan un recodo en forma de U en el tercer agujero de tono más grave o ligeramente encima de él. Como esto causaría que la campana del instrumento señalara casi directamente hacia arriba, el final del instrumento es o biselado o inclinado ligeramente hacia adelante. Este recodo se ha convertido en un rasgo icónico de la familia del saxofón, hasta el punto de que el saxofón soprano, e incluso el sopranino, a veces están fabricados en el estilo curvo aun cuando no sea estrictamente necesario. En cambio, aunque los altos y tenores rectos también existen, son más raros.[4] Sin embargo, lo más común es que los saxofones alto y tenor incorporen un recodo curvo encima del agujero de tono más alto, pero debajo de la llave de octava superior, inclinando la boquilla formando un ángulo recto. El barítono, el bajo y el contrabajo amplían la longitud del calibre principalmente por el plegado doble de esta sección.

Con una digitación sencilla, el saxofón moderno es generalmente considerado un instrumento fácil de aprender, especialmente cuando se procede de otros instrumentos de viento madera, aunque a pesar de esto se requiere una cantidad considerable de práctica y trabajo para alcanzar un sonido con color y correctamente afinado.

Boquilla

Dos boquillas para saxofón tenor, a la izquierda la de ebonita y a la derecha la de metal. En pie, el boquillero que se emplea para proteger la caña cuando no se está tocando el instrumento.

El saxofón usa una boquilla con una sola caña similar a la del clarinete, aunque es mayor la del saxofón y posee una cámara interior hueca redonda o cuadrada y es más amplia que la del clarinete. La boquilla del saxofón también carece de la ensambladura cubierta por corcho que tiene la boquilla del clarinete porque el tudel del saxofón se inserta directamente en la boquilla mientras que esa parte de la boquilla del clarinete es insertada en la parte superior del instrumento. La diferencia más importante entre una boquilla de saxofón y una boquilla de clarinete es que la boquilla de saxofón debería entrar en la boca en un ángulo mucho más inferior o plano que la del clarinete.

Las boquillas están fabricadas en una amplia variedad de materiales, las hay tanto metálicas como no metálicas. Las boquillas no metálicas son normalmente de ebonita, de plástico o de caucho duro, a veces de madera, y raras veces de cristal, de porcelana e incluso hueso. A las boquillas de metal algunos le atribuyen un sonido distintivo, descrito a menudo como "más brillante" que las no metálicas. Algunos músicos creen que las de plástico no producen un buen timbre. Otros saxofonistas, como el profesor Larry Teal, afirman que el material tiene poca repercusión en el sonido, si es que tiene alguna, y que son las dimensiones físicas las que le dan a la boquilla su color tímbrico.[5]

Las boquillas con una cámara cóncava son las más cercanas al diseño original de Adolphe Sax y funcionan muy bien en la interpretación clásica, ya que producen un sonido más suave o menos desgarrador. Por el contrario, en el jazz y la música popular los saxofonistas tocan a menudo con cañas normalmente flojas y con boquillas abiertas. Están adecuadas de manera que el bafle, o "techo", de la misma esté más cercano a la caña. Por esa razón se crea un flujo de aire más rápido. Esto produce un sonido más claro que acorta fácilmente las distancias existentes en una big band o entre instrumentos amplificados. Aunque las aberturas grandes, y el sonido resultante, están comúnmente asociadas con las boquillas metálicas, cualquier boquilla puede tener una. De esta manera se permite una mayor flexibilidad en la afinación, dando cabida a efectos como el bending, común en el jazz y el rock. Los intérpretes clásicos por lo general suelen optar por cañas más duras y por una boquilla con una abertura estrecha y un cámara más baja, produciendo un sonido más oscuro y estable (y más aviolinado).

Cañas

Caña de lengüeta simple de un saxofón.

Al igual que los clarinetes, los saxofones usan una única caña o lengüeta.éstas son generalmente más anchas y más cortas que las del clarinete. Habitualmente, las lengüetas están fabricadas con caña común, pero desde el siglo XX también se han fabricado cañas de fibra de vidrio. Estas cañas son más duraderas pero generalmente se considera que tienen una menor calidad tonal. El tamaño de la caña también depende del tipo de saxofón (soprano, alto, tenor, barítono, bajo, contrabajo, etc.) al que está destinada.

Las cañas distribuidas comercialmente dependen de una gran serie de marcas, estilos y durezas. Cada saxofonista experimenta con cañas de dureza y material diferente para encontrar la adecuada a su boquilla, embocadura y estilo de interpretación. La dureza se mide habitualmente usando una escala numérica que va del 1 al 4 (con grados intermedios), siendo la 4 la más dura y 1 la más blanda (excepto en el saxofón barítono cuya numeración llega al 5). Normalmente a los principiantes se les recomienda la central; ésta es la caña de 2 1/2. Las cañas están sujetas a la boquilla gracias a una abrazadera, que sujeta la caña en la boquilla, evitando el desplazamiento de esta a la hora de tocar.

Material

Parte inferior de un saxofón. Se pueden apreciar las llaves de tacto de nácar y las almohadillas (en color verde).
Un saxofón fabricado con bronce al fósforo.

La mayor parte de los saxofones, tanto los antiguos como los modernos, están fabricados en latón. A pesar de ello, son clasificados como instrumentos de viento-madera más que como instrumentos de viento-metal porque las ondas sonoras son producidas por una caña oscilante, no por los labios del intérprete contra una boquilla, como ocurre en los metales, y porque se producen notas diferentes abriendo y cerrando llaves. El latón es usado para fabricar el cuerpo del instrumento, el soporte de las almohadillas, las barras que unen las almohadillas a las llaves, las propias llaves y los soportes que sostienen las barras y llaves al cuerpo del instrumento. Los tornillos que unen las barras a los soportes y los muelles que hacen que las llaves vuelvan a su posición inicial después de ser liberadas, generalmente están fabricados de acero inoxidable. Desde 1920, la mayor parte de los saxofones tienen llaves de tacto (que son piezas decorativas lisas colocadas donde los dedos tocan el instrumento) fabricadas de plástico o de nácar.

Se ha intentado fabricar saxofones con otros materiales, con distintos grados de éxito, saxofón Grafton de plástico fabricado en los años 1950. Unas empresas, como Yanagisawa[11]

Después de completar el instrumento, los fabricantes por lo general aplican un revestimiento fino de laca acrílica o son chapados en plata sobre el latón desnudo. La laca o el chapado sirven para proteger el metal de la oxidación y mantienen su aspecto brillante. A lo largo de los años se han usado diferentes tipos y colores para la superficie del instrumento. También es posible chapar el instrumento con níquel u oro.[12] El chapado con oro de los saxofones es un proceso caro porque el oro no se adhiere directamente al metal. Por consiguiente, el metal es cubierto en primer lugar de plata (que se adhiere al instrumento) y luego chapado de oro sobre la capa de plata.

Hay quienes argumentan que el tipo de lacado o chapado, o su ausencia, puede realzar la calidad sonora de un instrumento. Los posibles efectos de los diferentes acabados sobre el tono son un asunto fuertemente discutido, no menor porque otras variables pueden afectar los timbres de un instrumento, como por ejemplo el diseño de la boquilla y las características físicas del intérprete. En cualquier caso, el hecho de que constituya un tono agradable es un asunto de preferencia personal y los gustos varían.[14]

Other Languages
Afrikaans: Saxofoon
አማርኛ: ሳክሶፎን
العربية: ساكسفون
azərbaycanca: Saksofon
تۆرکجه: ساکسیفون
беларуская: Саксафон
беларуская (тарашкевіца)‎: Саксафон
български: Саксофон
bosanski: Saksofon
català: Saxòfon
čeština: Saxofon
Чӑвашла: Саксофон
Cymraeg: Sacsoffon
dansk: Saxofon
Deutsch: Saxophon
Ελληνικά: Σαξόφωνο
English: Saxophone
Esperanto: Saksofono
eesti: Saksofon
euskara: Saxofoi
فارسی: ساکسوفون
suomi: Saksofoni
français: Saxophone
Frysk: Saksofoan
Gaeilge: Sacsafón
Gàidhlig: Sacsafòn
galego: Saxofón
עברית: סקסופון
hrvatski: Saksofon
magyar: Szaxofon
Հայերեն: Սաքսոֆոն
Bahasa Indonesia: Saksofon
íslenska: Saxófónn
italiano: Sassofono
Basa Jawa: Saksofon
ქართული: საქსოფონი
қазақша: Саксофон
한국어: 색소폰
Latina: Saxophonum
Lëtzebuergesch: Saxophon
lietuvių: Saksofonas
latviešu: Saksofons
македонски: Саксофон
മലയാളം: സാക്സഫോൺ
Bahasa Melayu: Saksofon
မြန်မာဘာသာ: ဆက်ဆိုဟွန်း
Nedersaksies: Saxofoon
Nederlands: Saxofoon
norsk nynorsk: Saksofon
norsk bokmål: Saksofon
occitan: Saxofòn
polski: Saksofon
português: Saxofone
Runa Simi: Saksuphun
rumantsch: Saxofon
română: Saxofon
русский: Саксофон
sicilianu: Sassòfunu
srpskohrvatski / српскохрватски: Saksofon
Simple English: Saxophone
slovenčina: Saxofón
slovenščina: Saksofon
српски / srpski: Саксофон
svenska: Saxofon
Tagalog: Saxophone
Türkçe: Saksofon
українська: Саксофон
oʻzbekcha/ўзбекча: Saksofon
vèneto: Sasòfono
Tiếng Việt: Saxophone
West-Vlams: Saxofong
Winaray: Saxophone
中文: 薩克斯風
Bân-lâm-gú: Saxophone
粵語: 色士風