Saverio Mercadante

Giuseppe Saverio Raffaele Mercadante
Saverio Mercadante by Andrea Cefaly.jpg
Datos generales
NacimientoFlag of the Kingdom of the Two Sicilies (1816).svg Altamura, Reino de Nápoles
16 de septiembre de 1795
NacionalidadReino de Italia
MuerteFlag of Italy (1861-1946) crowned.svg Nápoles, Reino de Italia
17 de diciembre de 1870 (75 años)
OcupaciónCompositor.
Información artística
Género(s)Ópera

Giuseppe Saverio Raffaele Mercadante (Altamura, Reino de Nápoles, bautizado el 17 de septiembre de 1795 - Nápoles, Reino de Italia, 17 de diciembre de 1870) fue un compositor italiano, especialmente conocidos por sus óperas.

Biografía

Primeros años

Nacido en Altamura, cerca de Bari en Apulia, su fecha exacta de nacimiento no se conoce. Desde un principio ya mostró interes por la música, estudiando flauta, violín y composición en el conservatorio de Napoles, y organizando conciertos para sus compatriotas. El estímulo de Gioacchino Rossini (quien habló directamente con el director del conservatorio, Niccolo Zingarelli, a quién le comentó: "Mis condolencias Maestro - tu joven alumno comienza donde nosotros terminamos"), le llevó a su éxito en la composición. En 1817 fue director de la orquesta del conservatorio, componiendo sinfonías y conciertos para varios instrumentos, incluyendo seis conciertos para flauta escritos entre 1818 y 1819, las partituras de los cuales se hallan en el conservatorio de Napoles, donde fueron interpretadas por primera vez con él como solista.

El aprecio de Rossini le llevó a la composición de óperas, donde consiguió un éxito notable, en particular, con Violenza e Constanza, en 1820, y Elisa e Claudio, en 1821, la cual resurgió en diversas ocasiones a lo largo del siglo XX. Trabajó durante un tiempo en Viena, Madrid, Cádiz y Lisboa, regresando a Italia en 1831

Regreso a Italia, 1831

Cuando Mercadante volvió a Italia tras vivir en España y Portugal, la musica de Vincenzo Bellini reinaba de manera suprema en Nápoles y empezaba a abrirse camino la de Gaetano Donizetti. El estilo de Mercadante comenzó a cambiar con la presentación de 'I Normanni a Parigi' en el Teatro Regio de Turín en 1832: fue con esta partitura cuando Mercadante entró en el proceso de desarrollo en su dramaturgia musical la cual, en algunos aspectos, se dejan entrever los caminos que pronto recorrerá Verdi, cuando lanzó a partir de 1837, los trabajos de su madurez artística: las llamadas 'óperas reformadas'.

Fue invitado por Rossini a ir a París en 1836, donde compondría I Briganti para Giulia Grisi, Giovanni Battista Rubini, Tamburini y Luigi Lablache, quienes solían trabajar para Bellini. Además, tuvo la oportunidad de escuchar óperas de Giacomo Meyerbeer y Halévy que le transmitirían una fuerte influencia, especialmente La Juive de Halévy.

Después de volver a Italia compuso algunos de sus trabajos más importantes; Il Giuramento, que fue estrenado en noviembre de 1837 en La Scala de Milán. Una sorprendente e innovadora característica fue notoria en esta ópera: el final de la era del bel canto.

También obtuvo bastante éxito, Elena da Feltre (compuesta en 1838 [un año antes de la primera ópera de Verdi] y estrenada en enero, 1839), escrita para Francesco Florimo. Pero al cabo del tiempo, en el primer plano de los compositores activos en Italia, fue superado por Giovanni Pacini con Saffo y Giuseppe Verdi con unas cuantas óperas, especialmente Ernani.

Últimos trabajos

Algunas de sus obras posteriores, especialmente Orazi e Curiazi, fueron bastante exitosas. Muchas representaciones de sus óperas sucedieron a lo largo del siglo XIX, y hay anotaciones de que algunas de ellas llegaron más lejos que las óperas tempranas de Verdi en torno a aquella época.

Al cabo de su vida generó más trabajos instrumentales que muchos de los compositores contemporáneos de óperas debido a su preocupación durante toda su vida por la orquestación, y desde 1840 fue nombrado director del Conservatorio de Nápoles por treinta años. Su vista comenzó a fallar a partir de cumplir sesenta años, y en 1863 se quedó casi completamente ciego.

En las décadas posteriores a su muerte, su obra fue olvidada en gran parte, pero se ha reactivado ocasionalmente, sobre todo desde la Segunda Guerra Mundial, aunque no ha conseguido la popularidad de sus contemporáneos como Gaetano Donizetti y Vincenzo Bellini.

Fuera del terreno operístico destaca un bello concierto para clarinete en si bemol mayor, que es quizás una de sus obras más conocidas, y un concierto para flauta y orquesta en mi menor. El flauta solista francés, Jean-Pierre Rampal grabó varias veces dicho concierto, el cual desde entonces ha ganado cierta popularidad para el resto de flautistas en la actualidad.

Other Languages