Saudade

Saudade (1899), de Almeida Júnior.

Saudade (del portugués saudade)[3] Dada la dificultad de su traducción y su extensa y ambigua definición, el término fue incorporado en su forma original al habla española, y se utiliza también en otros idiomas.

Como ejemplo de la riqueza y profundidad de su significado se puede mencionar el movimiento estético y literario de principios del siglo XX en Portugal conocido como Saudosismo, promovido especialmente por el escritor Teixeira de Pascoaes.

Etimología

No existe un consenso amplio entre los diferentes autores sobre el origen de la palabra saudade.[4]

La hipótesis que explica su origen a partir de la voz latina solitate, soledad, es defendida por numerosos autores desde mediados del siglo XIX hasta nuestros días. Esta hipótesis está muy extendida, pero poco fundamentada. A modo de ejemplo, la hipótesis evolutiva expuesta por A. Cortesao en 1900 (Solitate > suïdade > soadade > suadade > saüdade) se considera hoy totalmente inverosímil. Incluso entre los partidarios de su origen latino existen divergencias en lo relativo a las relaciones cronológicas de las diversas formas y a sus respectivos significados.

Carolina Michaëlis de Vasconcellos defendía en 1922 el origen de la palabra saudade en el plural femenino latino solitatem, en un ensayo que sobrepasaba con mucho el simple análisis etimológico, adentrándose en lo literario. C. Bastos trataba en 1914 las relaciones entre las diferentes formas de la palabra saudade en gallego y portugués. José Luis Varela advierte sobre la imposibilidad de un origen en solitatem. Según Joaquim de Carvalho, la palabra deriva del adjetivo y adverbio latino solu, que liga el significado de saudade al de soidade. Karl Vossler menciona alusiones a la voz árabe saudá, que significa hipocondría, melancolía, desánimo, mal de corazón. También habla de la influencia de la palabra suave, del latín suavis, por el empleo que hicieron de ella los provenzales y los humanistas.

En la actualidad se contemplan tres hipótesis que no recurren a procesos de evolución fonética regular para explicar la forma moderna de la palabra saudade:

  • Adaptación a una mejor adecuación fonética simbólica: proceso de aproximación a formas más armónicas al oído. Actualmente esta es la hipótesis más extendida.
  • Analogía con otras palabras que comienzan con saud- en portugués y gallego: posible influencia de salutare, salute, salutate, sanitate...
  • Influencia literaria, con la «falsa latinización» de oi en au, al contrario del cambio habitual de au en oi.

Antes de llegar a la forma actual, se emplearon en diferentes momentos y lugares soëdade, soidade y suidade. La primera se conserva en la poesía antigua como arcaísmo hasta entrado el siglo XV y es recuperada por Rosalía de Castro y Curros Enríquez en su poesía. La segunda fue empleada por Don Dinis. La tercera también fue empleada por Rosalía. En el siglo XIV aparece, junto a esta última, la forma saudade, que se impondrá finalmente.[5]

Other Languages
azərbaycanca: Saudade
български: Саудаде
Deutsch: Saudade
English: Saudade
Esperanto: Saŭdado
euskara: Saudade
فارسی: سوداد
français: Saudade
galego: Saudade
עברית: געגוע
hrvatski: Saudade
Հայերեն: Սաուդադի
Bahasa Indonesia: Saudade
italiano: Saudade
日本語: サウダージ
Nedersaksies: Saudade
Nederlands: Saudade
occitan: Saudade
polski: Saudade
português: Saudade
русский: Саудади
Türkçe: Saudade
中文: 萨乌达德