Santo patrón

En la Iglesia católica y en las ortodoxas, en las cuales se cree en la intercesión de los santos, el santo patrón (o santo patrono o simplemente patrono) es un santo que tiene una afinidad especial con una comunidad o un grupo específico de personas y a cuya intercesión se acogen los miembros de esos colectivos. Los términos patrón y patrono (del latín, patrōnus) son sinónimos de defensor y protector. Los santos patronos son considerados por muchos creyentes como intercesores y abogados ante Dios, sea de una nación, un pueblo, un lugar, una artesanía o actividad, una clase, una congregación, un clan o una familia.[1]

La veneración hacia los santos: los santos patronos

San José es el santo patrón de los carpinteros, ingenieros, y trabajadores.

El Concilio Vaticano II expresó el vínculo de veneración hacia los santos cuyos carismas los hacían recomendables a la devoción e imitación de los fieles:

La Iglesia de los viadores [...], ya desde los primeros tiempos de la religión cristiana guardó con gran piedad la memoria de los difuntos y ofreció sufragios por ellos, porque santo y saludable es el pensamiento de orar por los difuntos para que queden libres de sus pecados (2 Macabeos 12, 46). Siempre creyó la Iglesia que los Apóstoles y mártires de Cristo, por haber dado el supremo testimonio de fe y de caridad con el derramamiento de su sangre, nos están más íntimamente unidos en Cristo; les profesó especial veneración junto con la Bienaventurada Virgen y los santos ángeles e imploró piadosamente el auxilio de su intercesión. A éstos pronto fueron agregados también quienes habían imitado más de cerca la virginidad y pobreza de Cristo y, finalmente, todos los demás, cuyo preclaro ejercicio de virtudes cristianas y cuyos carismas divinos los hacían recomendables a la piadosa devoción e imitación de los fieles. [...]

Es, por tanto, sumamente conveniente que amemos a los amigos y coherederos de Cristo, hermanos también y eximios bienhechores nuestros; que rindamos a Dios las gracias que le debemos por ellos; que los invoquemos humildemente y que, para impetrar de Dios beneficios por medio de su Hijo Jesucristo, nuestro Señor, que es el único Redentor y Salvador nuestro, acudamos a sus oraciones, protección y socorro. Todo genuino testimonio de amor que ofrezcamos a los bienaventurados se dirige, por su propia naturaleza, a Cristo y termina en Él, que es la corona de todos los santos, y por Él va a Dios, que es admirable en sus santos y en ellos es glorificado.[2]

En España la mayor parte de las localidades tienen un patrón y una patrona, en cuyo honor se celebran las fiestas mayores de la localidad. Los patrones son santos o advocaciones de Cristo y las patronas santas o advocaciones de la Virgen.

Other Languages
Afrikaans: Beskermheilige
aragonés: Santo patrón
العربية: قديس شفيع
Boarisch: Schutzpatron
català: Sant patró
čeština: Patron
Cymraeg: Nawddsant
Deutsch: Schutzpatron
English: Patron saint
Esperanto: Patrona Sanktulo
فارسی: قدیس حامی
français: Saint patron
עברית: קדוש מגן
magyar: Védőszent
Bahasa Indonesia: Santo pelindung
italiano: Patrono
日本語: 守護聖人
Basa Jawa: Santo pangreksa
한국어: 수호 성인
Lëtzebuergesch: Patréiner
Limburgs: Petroanheilige
Bahasa Melayu: Santo penaung
Nederlands: Beschermheilige
norsk nynorsk: Vernehelgen
norsk bokmål: Skytshelgen
português: Orago
română: Hram
srpskohrvatski / српскохрватски: Svetac zaštitnik
Simple English: Patron saint
српски / srpski: Светац заштитник
svenska: Skyddspatron
vèneto: Patrono
Tiếng Việt: Thánh quan thầy
吴语: 主保聖人
中文: 主保聖人