Santa Lucía de Tirajana

Santa Lucía de Tirajana
Municipio de España
Bandera de Santa Lucía de Tirajana.svg
Bandera
Emblem of Santa Lucía de Tirajana.svg

Iglesia de Santa Lucía

Iglesia de Santa Lucía
Santa Lucía de Tirajana ubicada en España
Santa Lucía de Tirajana
Santa Lucía de Tirajana
Ubicación de Santa Lucía de Tirajana en España.
Santa Lucía de Tirajana ubicada en Provincia de Las Palmas
Santa Lucía de Tirajana
Santa Lucía de Tirajana
Ubicación de Santa Lucía de Tirajana en la provincia de Las Palmas.
País Flag of Spain.svg  España
•  Com. autónoma Flag of the Canary Islands (simple).svg  Canarias
•  Provincia Provincia de Las Palmas - Escudo.svg  Las Palmas
•  Isla Gran Canaria
•  Mancomunidad Mancomunidad Intermunicipal del Sureste
Ubicación 27°54′44″N 15°32′26″O / 27.9120932, 27°54′44″N 15°32′26″O / -15.5406889
•  Altitud 680 msnm
Superficie 61,56 km²
Población 69069 hab. (2015)
•  Densidad 1113,45 hab./km²
Gentilicio Santaluceño, ña
Alcalde Dunia González Vega ( NC)
Sitio web www.santaluciagc.com
[ editar datos en Wikidata]

Santa Lucía de Tirajana es un municipio español perteneciente a la provincia de Las Palmas. Está situado en el sureste de la isla de Gran Canaria. Se halla entre los municipios de San Bartolomé de Tirajana (del cual lo separa el barranco de Tirajana) y Agüimes (del que está separado por el barranco de Balos).

Posee dos zonas con características bien diferenciadas:

  • Zona Costera (Vecindario), donde actualmente vive casi toda su población, en la que destacan los núcleos urbanos de Vecindario, El Doctoral Sardina del Sur, y Pozo Izquierdo (donde se celebran anualmente pruebas del campeonato mundial de windsurf).
  • Las medianías (Santa Lucía), zona de poblamiento más escaso y también más tradicional.

Su principal actividad económica es el comercio, acompañada de la agricultura (tomate, pepino, plátano, flores, etc., cultivados principalmente en invernaderos), aunque gran parte de la población trabaja en el sector turístico de San Bartolomé de Tirajana o en pequeñas industrias locales (sobre todo, en el vecino polígono industrial de Arinaga, perteneciente al municipio de Agüimes).

Forma una mancomunidad municipal (Mancomunidad Intermunicipal del Sureste de Gran Canaria) con los municipios de Agüimes e Ingenio, comarca que desde la llegada a la democracia en España ha conocido un intenso desarrollo demográfico, económico y social.

Historia

Una antigua leyenda popular atribuye el origen del topónimo a dos gigantes que habitaban en la caldera: Tira y Jana. Jana mató a Tira de una pedrada y, al darse cuenta, en un grito de dolor se le escapó el alma por la boca, siendo enterrados ambos en el lugar conocido hasta hoy por "Sepultura del Gigante".

Terminada la conquista de la Isla, Tirajana será el tercer distrito de reparto debido a la petición expuesta por el Cabildo y vecinos a Pedro de Vera en 1485 para que éste llevara a cabo lo que se ordenaba en la Real Cédula de 4 de febrero de 1480 sobre repartimientos.

Sus orígenes se remontan a finales del siglo XV, cuando el conquistador Tomás Rodríguez de Palencia recibe las tierras y aguas de esta comarca por los servicios prestados a la Corona. Las tierras recibidas, al igual que muchas tierras del sureste de la isla, fueron dedicadas en un principio al cultivo del azúcar, producto que se destinaba casi en su totalidad a la exportación hacia mercados exteriores, como las colonias de la América española y el Norte de Europa. De esta manera se instaló un ingenio que se denominó "Ingenio Rojo de Tirajana", que se convertiría en el primer resto de la actividad agrícola e industrial de esta comarca.

A pesar de que el azúcar tiene un papel preponderante, el cereal (trigo, cebada y centeno) ocupará un importante lugar en la economía de los siglos XVI-XVIII, puesto que se trata de la base alimenticia de la sociedad del Antiguo Régimen. Todos los propietarios de tierras destinaban parte de sus terrenos al cultivo de este producto, así podemos observar que la mayor parte de las tierras de la hacienda de Tirajana estaban plantadas de cañas, pero existían algunas suertes dedicadas al cereal, destinadas probablemente a la alimentación de los numerosos trabajadores.

Uno de los mayores problemas a los que se enfrentó la población de esta comarca, fue la plaga de langosta o cigarra, en los siglos XVII y XVIII, que arruinaron numerosos cultivos y provocaron algunas hambrunas. Otros cultivos fueron los árboles frutales, la palma, de donde se obtiene la miel de palma, y legumbres como garbanzos y judías.

No podemos olvidar que desde el siglo XVI existe una importante actividad económica centrada en el cultivo de la vid, pero será en el siglo XVII cuando ocupe un lugar preponderante en la economía de la zona. Por último, debemos mencionar el cultivo del tabaco que adquiere importancia a mediados del siglo XVIII.

Como municipio Santa Lucía de Tirajana se fundó en 1815, coincidiendo con la fundación de otros municipios, como Ingenio, un año después de la erección de la parroquia sobre la ermita del Lugarejo tras la desmembración de la parroquia de San Bartolomé, constituyéndose así en municipio independiente de Tirajana y del de la Villa de Agüimes, culminando un proceso que había comenzado en 1803. El nuevo municipio tomó como nombre el de su parroquia, Santa Lucía de Tirajana.

Para conformarse este municipio se tomaron algunos territorios: en el interior se tomaron tierras de San Bartolomé de Tirajana, y para la costa tierras de Agüimes. Ya en 1819 constatamos la existencia de un documento en el que se habla de un alcalde de este Ayuntamiento: José de León, vecino de Agüimes, otorga poder para reclamar al alcalde real del lugar de Santa Lucía de Tirajana. Este documento atestigua la aparición de conflictos territoriales y jurisdiccionales con los municipios en los que se encuadraba la recién nacida entidad administrativa. Conflictos que llegarían muy pronto a este nuevo municipio de Gran Canaria. Santa Lucía de Tirajana se tendría que enfrentar a San Bartolomé en 1822 por el cobro de contribuciones; y a Agüimes en 1839 debido a los límites que separaban ambos municipios. Todo comenzó por rumores que existían sobre la intención del Ayuntamiento de Santa Lucía de poner un guarda en los parajes de Majada Ciega, Montaña de los Perros, Hoya de la Negra y Los Letreros.

Los motivos que llevaron a la toma de esta decisión fueron el imposibilitar a los vecinos de Agüimes la entrada en sus parajes para que ejercieran el pastoreo y evitar también que cortasen leña. La respuesta de Agüimes no se hizo esperar, alegando que dichos terrenos eran comunales y que incluso los habitantes de Ingenio tenían igualmente derecho a estos terrenos, dirigiéndose así a este ayuntamiento para buscar su apoyo. Llegados a este punto debemos considerar que ya en 1776, vecinos de Agüimes reconocieron que los terrenos de Majada Ciega pertenecían a la jurisdicción de Tirajana. Después de 10 años de pleitos, las tierras quedaron definitivamente para Santa Lucía.

Other Languages