Sanfermines de 1978

La Policía Armada entró al interior de la plaza de toros por la puerta del callejón, que se ve en la fotografía.

En los Sanfermines de 1978 se produjeron una serie de graves disturbios iniciados en Pamplona ( España), el 8 de julio de 1978, en el contexto de la transición española, y que posteriormente se extendieron por Álava, Guipúzcoa, Vizcaya y el resto de Navarra. Estos sucesos nunca fueron juzgados.

Relato de los hechos

Se iniciaron tras la irrupción de la Policía Armada en la plaza de toros de Pamplona, donde había 20.000 personas. La intervención había sido precedida porque en la bajada tradicional de las peñas al ruedo, al finalizar la corrida hacia las 20:45 horas, un grupo de personas portaba una pancarta a favor de la amnistía, produciéndose protestas desde otro sector, llevando a enfrentamientos verbales y alguno físico.

Entraron entonces unos cuarenta agentes de la policía, conocidos entonces como "grises" por su indumentaria, con material antidisturbios y con el comisario de la Policía de Pamplona, Miguel Rubio.

Se utilizó indiscriminadamente abundante material antidisturbios, con disparos de pelotas de goma y botes de gases lacrimógenos contra los jóvenes que estaban en la arena así como contra los que estaban en las gradas. Parte del público salió por el patio de caballos y otros se refugiaron en los pasillos del interior, mientras que otro sector tiraba objetos a los miembros policiales. Estos respondieron con fuego real que produjo siete heridos de bala, del total de 55 heridos que fueron atendidos en la enfermería de la plaza.[1]

Unos quince minutos después de iniciarse los incidentes, hacia las 21.00 horas, otro grupo de unos 40 agentes entró por el patio de caballos que, utilizando también sus armas de fuego, llegó al interior de la plaza. Mientras tanto, un grupo de personas escapaba de la plaza oculto en un camión frigorífico, que se utiliza para trasladar la carne de los toros.[1]

Con respecto al inicio de los incidentes, una "comisión de investigación", creada por las peñas y en la que formaba parte el abogado Ángel Ruiz de Erenchun, tras recoger numerosas pruebas, proporcionó el siguiente informe:[2]

Tras el último toro, el noveno de los que habían aparecido en el ruedo, alrededor de cincuenta personas bajaron desde el tendido seis al ruedo, en donde desplegaron una pancarta verde en la que con letras blancas se leía: «AMNISTIA TOTAL PRESOAK KALERA. SAN FERMIN SIN PRESOS». Desde ese mismo tendido, y una vez extendida la pancarta, comenzaron a dar una vuelta al ruedo mientras en los tendidos las opiniones se dividían. Unos aplaudían y otros silbaban.[2]

Hacia la mitad del tendido 3, una persona sin identificar, de unos 45-50 años, comenzó a insultar a los que estaban en el ruedo mientras diversas personas de su alrededor tiraban a la arena varias almohadillas y alguna botella vacía de champagne. La reacción de los que estaban en el ruedo -alrededor de cien personas- fue inmediata. Un grupo subió hasta el tendido intercambiando con los que les habían arrojado las almohadillas y botellas, golpes e insultos. Sin que la bronca hubiera terminado, el público de la plaza comenzó a gritar, de forma casi unánime: «San Fermín, San Fermín».

Cuando parecía que volvía la calma, los txikis de las peñas entraron por el callejón, nada más abrirse la puerta, con sus charangas y pancartas. Inmediatamente detrás y a escasos segundos, irrumpían violentamente unos 40 miembros de la policía armada, con dotación de material antidisturbios, junto con D. Miguel Rubio, comisario jefe de Pamplona. En los primeros momentos se pudo ver como Rubio daba órdenes de cargar contra los mozos que estaban en la arena, y en consecuencia los miembros de la policía armada, que eran de la dotación de Pamplona, iniciaron una carga violenta con empleo de abundantes disparos de pelotas de goma y botes de humo, y golpeando con las porras.[2]

Los altercados se extendieron rápidamente por toda la ciudad, convirtiéndose en un auténtico campo de batalla urbano y llegando las barricadas a las cercanías del Gobierno Civil.[1]

La policía siguió utilizando sus armas de fuego en forma de ráfagas de metralleta y en la calle Roncesvalles, hacia las 22:15, resultó muerto Germán Rodríguez de un tiro en la cabeza, concretamente en la frente. Tres jóvenes que vieron cómo caía lo trasladaron al hospital junto a otro herido de bala, aunque allí no pudieron hacer nada por salvar su vida. En ese lugar se encontraron 35 impactos de bala.[1]

Posteriormente se contabilizaron más de 150 heridos, de ellos once con heridas de bala. Según Rodolfo Martín Villa, ministro del Interior en aquel momento, solo en seis horas y en la zona del centro de Pamplona se hicieron 7.000 disparos de material antidisturbios y 130 disparos de bala.[3]

El grado de violencia empleado quedó reflejado en las órdenes que se daban desde la central a los policías por radio, y que fueron grabadas:[4]

Preparad todas las bocachas y tirad con todas las energías y lo más fuerte que podáis. No os importe matar.[4]

Desde el edificio del Gobierno Civil se daban las órdenes por radio a los cuerpos policiales.

Las imágenes que TVE filmó en la plaza de toros no constan en sus archivos. Estas imágenes han sido recuperadas de una televisión francófona por los autores del documental Sanfermines 78, Juan Gautier y José Ángel Jiménez, en 2005. Francisco Avizanda y Patxi Chocarro incluyeron en su documental Resumen de noticias. Pamplona diciembre 1977 - julio 1979 (súper 8 mm - 70 minutos) una impactante crónica de los sucesos de veinte minutos de duración. En ella se recoge la entrada de la policía armada en la plaza y el montaje sonoro que luego se ha reproducido en otros documentales.

Las protestas se extendieron por todo el País Vasco y Navarra los días siguientes, muriendo por disparos de la policía en San Sebastián el joven José Ignacio Barandiaran, el 11 de julio.

Las autoridades españolas siempre han sostenido que fue un error,[4] por lo que el gobernador civil Ignacio Llano fue cesado y los mandos policiales (comandante Ávila y comisario Miguel Rubio) fueron trasladados. Rodolfo Martín Villa en la rueda de prensa realizada en televisión en referencia a estos acontecimientos comparándolos a las acciones de ETA dijo:

Al fin y al cabo lo nuestro serán errores, pero lo otro son crímenes

Rodolfo Martín Villa, recogido de TVE en "Sanfermines 78"

El que era gobenador civil Ignacio Llano, afirma que cesó al comandante Ávila de forma inminente y que el mismo presentó la dimisión, aunque el ministro del interior dijera que le había cesado.

Por otra parte la comisión de investigación planteó una querella contra el comisario Rubio.[5]

Los heridos de bala en Pamplona fueron:

  • Ricardo Azcona Latasa, herido de bala en la rodilla izquierda.
  • Fermín Ilundáin, herida de bala en sedal en el brazo.
  • Philippe Bidegain, Bala en la columna.
  • 2 heridos en la Clínica Universitaria, uno de ellos con entrada y salida de bala en el muslo.
  • José Ramón Vélez Mendizábal, perforación doble de estómago y otra perforación doble de yeyuno que afecta al páncreas.
  • Javier Arteta Pascual, herido de bala en mano izquierda.
  • Jesús Mª Ibarrola Baranda, herido de bala en la región inguinal.
  • Miguel Fdez. Diaz de Cerio, herido de bala en el tórax.
  • Tomás Saso Clemente, herido de bala en la región glútea.
  • Jesús García Martínez, herida de bala en el brazo con fractura de húmero.[6]

Los hechos fueron finalmente archivados sin juicio.

Other Languages