Sancho Ordóñez

Sancho Ordóñez
Rey de Galicia
(subordinado al Rey de León)[2]
Información personal
Reinado926-929
Nacimientoc. 895
Fallecimiento929
EntierroCastrelo de Miño
PredecesorAlfonso Froilaz, rey de León
SucesorAlfonso IV, rey de León
Familia
DinastíaDinastía Astur-Leonesa
PadreOrdoño II de León
MadreElvira Menéndez
CónyugeGoto Muñoz[a]
[editar datos en Wikidata]

Sancho Ordóñez (c. 895– después del 10 de junio 929),[2]​ desde el año 926 hasta su muerte. En 926 Sancho y sus hermanos Alfonso y Ramiro Ordóñez consiguieron expulsar del trono de León a su primo Alfonso Froilaz.

Biografía

Fue el hijo mayor del rey Ordoño II de León y de su primera esposa, la reina Elvira Menéndez. A la muerte de su padre en 924, el hermano de este último, Fruela II de León, ocupó el trono leonés. Las circunstancias que rodearon la muerte de Fruela II un año después no están bien documentadas. Tras ambos sucesos, el hijo de Fruela, Alfonso Froilaz, ocupó el trono leonés, e inició un enfrentamiento con sus primos, los hijos del difunto Ordoño II de León. En el año 926, con la ayuda del rey Sancho Garcés I de Pamplona, suegro de Alfonso,[9]​ los hijos de Ordoño II consiguieron expulsar a Alfonso Froilaz del trono leonés y le obligaron a refugiarse primero en Galicia y posteriormente en Asturias de Santillana.

Sancho Ordóñez, a quien por su condición de hijo primogénito le correspondía ocupar el trono leonés, se enfrentó a su hermano Alfonso quien con la ayuda de su suegro, el rey Sancho Garcés I, se impuso y fue reconocido rey de León.[12]

Sancho, casado con Goto Muñoz[11]

La última vez que Sancho Ordóñez figura en la documentación, como Gallecie princeps, fue el 10 de junio de 929 en el monasterio de Celanova cuando él y la reina Goto recibieron una donación de varias villas y fueron prohijados por Ansuario. En ese mismo año también aparece con Goto cuando donaron la villa de Pombeiro al monasterio que ahí se construyó.[8]

Al poco murió Sancho, en la región donde se había refugiado, sin dejar hijos, con lo que ésta pasó al rey unánimemente aceptado, Alfonso, que ya no tuvo competidor en el poder.