San Rafael (Mendoza)

San Rafael
Ciudad y municipio
San Rafael ubicada en Provincia de Mendoza
San Rafael
San Rafael
Localización de San Rafael en Provincia de Mendoza
Coordenadas 34°37′03″S 68°20′08″O / -34.6175, 34°37′03″S 68°20′08″O / -68.335555555556
Idioma oficial español
Entidad Ciudad y municipio
 • País Argentina
 • Provincia Bandera de Provincia de Mendoza  Mendoza
 • Departamento San Rafael
Intendente Emir Félix ( FPV)
Fundación 2 de abril de 1805
Altitud  
 • Media 690 m s. n. m.
Gentilicio sanrafaelino/a
Huso horario UTC -3
Código postal M5600
Prefijo telefónico 0260[1]
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

San Rafael es la cabecera del departamento San Rafael, provincia de Mendoza en Argentina. Según el censo realizado en el año 2010, en la ciudad residían 118.850 habitantes, la misma cuenta hoy con un crecimiento bastante acelerado en el turismo mientras que presenta simultáneamente un decaimiento progresivo en la agricultura y la industria, situación que se espera revertir a partir de la creación del centro científico-tecnológico ubicado en el parque norte y la creación de nuevas carreras universitarias. Posee gran importancia en la provincia como en el país. La llegada de nuevos comercios de Buenos Aires, marcan definitivamente la supremacía del sector comercial en la ciudad dejando de lado al sector agrícola-industrial que le dio origen a la misma, forjada por la colectividad francesa, de la cual ya no quedan casi vestigios de sus fundadores. La ciudad de San Rafael, en la actualidad se posiciona como la segunda ciudad más importante de la provincia deMendoza y es el principal centro turístico de todo Cuyo, albergando a más de 100.000 visitantes cada año.[ cita requerida]

Historia

Antecedentes

La Conquista de Cuyo

Desde Chile, en 1551, comenzaría la fundación e instalación española en el valle de Guentota o de Cuyo (Mendoza), en el de Caria (San Juan) y luego el de San Luis. Los españoles encontrarían que todos estos valles, estaban poblados de dóciles agricultores que ocupaban los valles fértiles con riego. De esta forma aprovecharon las condiciones especiales de esos predios para fundar sus ciudades. La mano de obra indígena hacía sentir su falta en Chile central, sobre todo en Santiago y sus alrededores. La "conquista" en el otro lado de los Andes había diezmado a los nativos.

Esta dificultad constituyó una desgracia para sus pueblos, especialmente los huarpes, quienes por poseer un temperamento especial, habían sido primero fácilmente doblegados por los Incas y posteriormente por los hispanos. Estos pueblos, comenzarían a ser repartidos en encomiendas para ser enviados a Chile.

Período inicial (1551 - 1650)

En el año 1551, el primer contingente hispánico que visitó Cuyo fue al mando del capitán Francisco de Villagra, en su regreso desde Perú a Chile pasó por territorio actualmente argentino, llegando hasta el río Diamante en sus exploraciones. Al sur de este río el territorio estaba habitado por los Puelches. Una importante prueba de las civilizaciones que ocuparon el suelo sanrafaelino antes de los españoles se encuentra en la Gruta del Indio y en las Pinturas Rupestres de Las Tinajas de aproximadamente mil años.

Villagra tomaría conocimiento de la región y por lo cual le posibilitó realizar un censo indígena. Esto permitiría planificar la conquista de Cuyo.

De esta manera, el 2 de marzo de 1561, para fortalecer su presencia en la región, las fuerzas españolas comandados por Pedro del Castillo fundarían Mendoza en el valle de Güentota, el principal asentamiento en Cuyo. Desde entonces, la presencia española se fue expandiendo hacia el sur.

Período medio (1650 - 1805)

Hacia el año 1650, se produciría un fenómeno de gran trascendencia e importancia étnica. Desde el centro-sur de la Capitanía General de Chile los mapuches boroanos comenzarían lentamente a cruzar hacia la vertiente oriental de la cordillera de los Andes.

Con los siglos venideros se formaría un proceso llamado araucanización que consistía en una transformación étnica de los pueblos nativos de esta región, los cuáles pasarían a mezclarse racial y culturalmente.

Este fenómeno de expansión cultural indígena dio lugar a que en el nuevo Virreinato del Río de La Plata fundado a finales de 1776, se planteara situar estratégicamente una línea defensiva de fuertes y fortines. Consecuentemente en 1784 y al asumir el marqués Rafael de Sobremonte como primer gobernador de la nueva Intendencia de Córdoba del Tucumán, ordenaría la construcción de los mismos.

En este período medio, los grupos araucanizados de las pampas consolidarían su posición, manteniendo a las poblaciones de frontera en una permanente inestabilidad. Para detenerlos, se habían erigido el «Fuerte de San Carlos» en 1770 y al oeste la villa homónima el 3 de octubre de 1772, el «Fuerte San Juan Nepomuceno» el 16 de marzo de 1774 y a 40 km al sur de la anterior villa, el «Fuerte Aguanda» fundado el 11 de junio de 1789.[2] A pesar de esto, el esfuerzo para contenerlos se frustraría bastante.

En el año 1804, el virrey Rafael de Sobremonte recibiría a los caciques pehuenches María Josefa Roco, Caripán y Juan Neculante, quienes habían contribuido a la pacificación de las tribus del sur de Mendoza.

El Fuerte San Rafael del Diamante

Actuales restos del Fuerte de San Rafael, en Villa 25 de mayo.

Como consecuencia de las negociaciones con los caciques antes citados, terminaron por ofrecer el predio para un fuerte, situado en las juntas de los ríos Diamante y Atuel, y contribuir a la construcción de un paso cordillerano a la Capitanía General de Chile.

En enero de 1805, el virrey Sobremonte designaría al portugués Miguel Téllez y Meneses para instalar el fuerte, y le ordenó a fray Francisco Inalicán evangelizar a los pueblos originarios, sirviendo al mismo tiempo de intérprete, en virtud de su origen mapuche. El sitio adecuado para levantar el fuerte fue la margen norte del río Diamante. Este fortín constituiría una gran obra de colonización y una de las últimas fundaciones españolas en América.

El día 2 de abril de 1805, se procedió a la construcción del « Fuerte San Rafael del Diamante», en homenaje al virrey citado, en la actual Villa 25 de mayo que fuera la primera villa cabecera del departamento que lleva el nombre de San Rafael.[3] Este fuerte cumpliría una trascendental labor defensiva y generaría el desarrollo de un poblado pionero, el que atrajo contingentes de europeos con una economía de pastoreo, sumado a la agricultura de viñedos y frutales.

El arqueólogo sanrafaelino Humberto A. Lagiglia encaró un temprano rescate arqueológico, con la colaboración de pobladores y la comunidad educativa, de elementos de las ruinas del Fuerte. También logró que la colección del historiador Sosa Morales retornara de Córdoba e integrara las colecciones del Museo Municipal de Historia Natural de San Rafael. Estas colecciones, actualmente, han sido incoporadas al museo del lugar de origen, la Villa 25 de mayo.

Las ruinas del Fuerte han sido declaradas Monumento Histórico Nacional.

Etapa institucional (desde 1810 en adelante)

Plaza de los Inmigrantes. Al fondo, la estación de tren abandonada, utilizada como museo.

Después de 1852, con la organización institucional, el país comenzaba a abrir sus fronteras al mundo, iniciándose así un fuerte flujo inmigratorio. De esta forma, hacia el año 1870, arribaba al departamento el ingeniero francés Julio Gerónimo Balloffet, a quien el pueblo de San Rafael debe gran parte de su desarrollo económico y urbanístico, singular por su estilo arquitectónico distintivo.

Balloffet se había instalado en el año 1871 en tierras de propiedad de su mujer Aurora Suárez, construyendo una estancia fortificada llamada en su honor como «Fortín Aurora»,[5]

Este inmigrante francés fue promotor de la llegada de su compatriota Rodolfo Iselin quien fuera fundador de una colonia francesa, con el apoyo de Balloffet y su mujer.[6] A través de la apertura de canales de riego y nivelación de campos se promovió la actividad ganadera y la agrícola. El desarrollo de esta última actividad, hizo que este visionario francés trajera técnicos especializados que organizaron un campo de experimentación agrícola y de aclimatación de árboles y frutales.

En poco tiempo, la colonia vio incrementada su afluencia de nuevos vecinos, lo que motivó el trazado de nuevas calles, loteos y la ejecución edilicia como la de la Policía, el Registro Civil, la escuela 25 de Mayo, la plaza, la catedral y el hospital.

Catedral de San Rafael.

La inmigración italiana y a la par, la española, complementaron en forma sustancial a la primera población, constituyendo también otras colonias agrícolas pero una de cada nacionalidad y ambas cercanas al «Fuerte de San Rafael del Diamante» ya convertido en pueblo y centro administrativo (actual Villa 25 de Mayo).[7] Este flujo inmigratorio contribuyó a que la Legislatura provincial, dispusiera, a través de la ley 262 del 2 de octubre de 1903, el traslado de la villa cabecera a la colonia gala que quedaba a 15 km al este-sudeste, denominándola «Nueva Villa de San Rafael».

Poco tiempo después y en el mismo año citado, el 8 de noviembre llegaría el FF.CC. a la villa de San Rafael y con su arribo, la agroindustria comenzaría a progresar. Los productos de la tierra ganaron los mercados de las ciudades del país. En 1930, se ejecutan importantes obras edilicias y viales que cambiaron la fisonomía de la ciudad.

La Colonia Francesa o de Balloffet, luego Villa de San Rafael, fue declarada Ciudad por la Ley 794 el 7 de octubre de 1922. La catedral de San Rafael comenzaría a levantarse en el año 1935, culminando las obras recién en 1952.

Other Languages