San Marcial del Rubicón

San Marcial del Rubicón
Diœcesis Rubicensis
Información general
Fecha de erección7 de julio de 1406
Fecha de supresión1483 Ver y modificar los datos en Wikidata
SedeEl Rubicón de Lanzarote
RegiónIslas Canarias. Aunque en un breve período de tiempo llegó a comprender solamente la isla de Lanzarote.
PaísEspaña Bandera de España
CatedralErmita-Catedral de San Marcial de Limoges
Sufragánea deArchidiócesis de Sevilla
Patrón(es)Marcial de Limoges Ver y modificar los datos en Wikidata
Jerarquía
ObispoFrancisco Cases Andreu (actual obispo de la Diócesis de Canarias)
Estadísticas
Sitio web
Web de la diócesis

San Marcial del Rubicón fue el segundo obispado de las Islas Canarias (tras el obispado de Telde) aunque el primero con plena jurisdicción eclesiástica. Situado en la isla de Lanzarote, llamado Ribiscense (o Rubicense) y posteriormente trasladado a Gran Canaria, a Las Palmas de Gran Canaria denominándose entonces Diócesis Canariense-Rubicense[1]​ (también conocida actualmente como Diócesis de Canarias o Diócesis Canariensis) que en la actualidad comprende las islas de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote, en la provincia de Las Palmas.

El patrono histórico de la diócesis de san Marcial del Rubicón fue precisamente San Marcial de Limoges, que actualmente es considerado compatrono de la Diócesis de Canarias.[2]​ Desde 1914 esta diócesis tiene por patrona principal a la Virgen del Pino, y desde 1951 su compatrono es san Antonio María Claret (conjuntamente con san Marcial).

Historia

En la Costa del Rubicón en el sur de Lanzarote estuvo por lo tanto, la primera catedral erigida en Canarias, gracias a una Bula del papa Benedicto XIII llamada Romanus Pontifex.[3]​ El nombre Rubicón deriva del latín rubico, estar rojo, debido a la existencia en esta costa de un volcán de color rojizo, la Montaña Roja, visible desde el mar. La fundación del obispado se produce con los primeros asentamientos normandos de la expedición de Juan de Bethencourt y Gadifer de la Salle en 1402 con vasallaje a Enrique III de Castilla, debido a la existencia de buenos fondeaderos, pozos de agua salobre y la posibilidad de cazar focas monje en la cercana Isla de Lobos.

En 1424 el papa Martín V erigió en Betancuria el efímero Obispado de Fuerteventura, el cual englobó a todas las Islas Canarias excepto la isla de Lanzarote.[5]

Más tarde, el obispado de san Marcial del Rubicón sería trasladado a Las Palmas de Gran Canaria en 1483, debido a que Lanzarote estaba muy expuesta a asaltos de piratas y estaba poco poblada. Por esta razón el papa Eugenio IV autoriza el traslado a la isla de Gran Canaria que acabada de ser conquistada. El nombre de la diócesis fue modificado pasando a llamarse Diócesis Canariense-Rubicense, también conocida actualmente como Diócesis de Canarias.[6]

En la actualidad, en El Rubicón de Lanzarote cerca del lugar en donde se fundó este obispado, concretamente en el pueblo de Femés, está la Ermita de San Marcial de Limoges, patrono de Lanzarote y compatrono de la diócesis de Canarias.

Recientemente a surgido entre la sociedad lanzaroteña el deseo de recuperar la sede diocesana de san Marcial del Rubicón.[8]