San Carlos de Bolívar

San Carlos de Bolívar
Ciudad
Flag of None.svg
Bandera
Coats of arms of None.svg
Escudo
San Carlos de Bolívar ubicada en Provincia de Buenos Aires
San Carlos de Bolívar
San Carlos de Bolívar
Localización de San Carlos de Bolívar en Provincia de Buenos Aires
Coordenadas36°15′S 61°06′O / 36°15′S 61°06′O / -61.1
EntidadCiudad
 • PaísBandera de Argentina Argentina
 • ProvinciaBandera de Provincia de Buenos Aires Buenos Aires
 • PartidoBolívar
Eventos históricos 
 • Fundación2 de marzo de 1878
Altitud 
 • Media102 m s. n. m.
Población (2010) 
 • Total26 242 hab.
Gentiliciobolivarense
Huso horarioUTC−3
Código postalB6550
Prefijo telefónico02314
Sitio web oficial

Centro bolivar san martin.jpg
Centro de San Carlos de Bolívar.

[editar datos en Wikidata]

San Carlos de Bolívar, o simplemente conocida como Bolívar, es una ciudad argentina ubicada en el centro norte de la provincia de Buenos Aires. Es cabecera del partido de Bolívar.

Historia

Antes de la fundación de fortines y campamentos

Las movimientos de pueblos como el mapuche y el tehuelche estuvieron motivados, en gran parte, por el comercio tanto con los criollos como con otros indígenas. A su vez, de cuando en cuando distintos pueblos se disputaban el control sobre las principales rutas comerciales, pero el comienzo del proceso de "mapuchización" tiene sus orígenes totalmente pacíficos aún antes de mediados del siglo XVII en las ferias de El Cayrú y Chapaleofú. En estas ferias, situadas en las sierras de la pampa húmeda de la actual Argentina, existió una importantísima actividad comercial y de intercambio de productos entre los habitantes nativos de las llanuras pampeanas y las sierras de lo que actualmente es el interior de la Provincia de Buenos Aires, los de la Patagonia septentrional y los de ambas márgenes de la Cordillera de Los Andes. Existían dos ferias muy importantes en el Cayrú y en Chapaleofú. En estas ferias, llamadas "ferias de los ponchos" por los jesuitas de la época que las registraron (como Thomas Falkner), se intercambiaban diversos tipos de productos: desde productos ganaderos y de la agricultura hasta vestimentas tales como ponchos. El Cayrú se hallaba en la parte más occidental de la Sistema de Tandilia (en territorio del actual Partido de Olavarría) y Chapaleofú hace referencia a las inmediaciones del arroyo homónimo, en su tramo que pasa por el actual Partido de Tandil.[2]

La influencia mapuche tiene su origen en lo anteriormente mencionado, ya que partiendo de fines de comercio y alianzas, se terminó produciendo una gran influencia cultural sobre los tehuelches y otros pueblos, al punto que se la denomina "mapuchización" o "araucanización" de las Pampas y la Patagonia. Buena parte de los tehuelches adoptó muchas de las costumbres y lengua mapuches, mientras los mapuches adoptaban parte del modo de vida tehuelche (tal como lo de vivir en tolderías) y con ello se difuminaron las diferencias entre ambos grupos, al punto que sus descendientes se refieren a sí mismos como mapuche-tehuelches.[3]

La dinastía Catriel y también el cacique Cachul escribieron parte de la Historia de la zona, así como Calfucurá también marcó hitos históricos batallando en su paso por la la región.

Dominio de la zona por parte del Estado de Buenos Aires

A mediados del siglo XVIII la población de la Provincia de Buenos Aires (incluyendo la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) era de aproximadamente 10 000 pobladores y apenas se extendía hasta la margen norte del río Salado. Al sur de este habitaban pueblo originarios, territorio llamado "Desierto" por los pobladores que vivían al norte del mencionado río. En 1741, se realizó una expedición a zonas cercanas al actual emplazamiento de Olavarría y se firmaron tratados de paz con los indios serranos.

Después 1820, poco después de la obtención de la Independencia de las Provincias Unidas del Sur, se comenzaron a realizar reconocimientos ininterrumpidos del aspecto topográfico y de las poblaciones originarias situadas al sur del Río Salado, este proceso de avance lento y progresivo por parte del Estado argentino se conoce como Campañas previas a la Conquista del Desierto. Una de estas campanas se realizó en 1828 cuando se estableció el Fuerte de Blanca Grande, junto a la Laguna Blanca Grande (lugar situado a unos 75 kilómetros al norte de la actual Ciudad de Olavarría).[5]

La conquista del desierto se llevó a cabo de muy diversas maneras. En la historia surgen como trascendentes la Campaña de Rosas al Desierto, las Campañas previas a la Conquista del Desierto, y la Campaña del Desierto de Julio Argentino Roca. Sin embargo en el avance lento pero seguro de la civilización sobre los dominios indígenas, asentando mojones que con el tiempo se transformarían en poblaciones florecientes, y en el esfuerzo de hombres y mujeres que buscaban su propia Ciudad de los Césares, estuvo gran parte del nacimiento y crecimiento del país.

En este sentido Bolívar tuvo mucho que ver, ya que fue punta de lanza cuando de avanzar corriendo la frontera se trataba. La etimología de tales nombres surge teniendo en cuenta, el de su ciudad cabecera (San Carlos), tomando como referencia el fortín que existía al momento de la fundación, ubicado a una distancia de 17 kilómetros del actual centro de la ciudad, y en cuyos alrededores se libró la batalla de mayor importancia en la lucha contra el aborigen. El Partido lleva tal nombre (Bolívar) en homenaje al libertador Simón Bolívar. La situación que vivía el país obligaba definitivamente a trasladar las fronteras interiores cada vez con mayor profundidad en el territorio salvaje y deshabitado. Muchos de los pueblos fueron creciendo cobijados por los fortines; otros nacieron de la sola voluntad del hombre, de producir y prosperar a pesar de las dificultades y el peligro.

San Carlos de Bolívar hubiera sido el ejemplo típico de las poblaciones erigidas al pie de un fortín, pero debido a razones ajenas al proyecto inicial, el lugar definitivo quedó alejado de la fortificación.

El proyecto de habitar la Pampa habitada por los nativos se fue haciendo realidad a partir de la fundación del Cantón de Tapalqué en 1831, con las fundaciones de Tandil (1828), Azul (1832) y 25 de Mayo (1836). Más tarde se sumaron las fundaciones de General Alvear (1853), Tapalqué (1863), Nueve de Julio (1863) y Olavarría (1867). El fortín San Carlos se encontraba en una posición estratégica, que equidistaba de todos los puntos nombrados y era el lugar de paso obligado en un viaje a Salinas Grandes o si se iba aún más al sur.

En la decisión de fundar un pueblo en las inmediaciones de San Carlos mucho tuvo que ver el Dr. Adolfo Alsina al asumir en 1874 a la Cartera de Guerra y Marina del gobierno de Avellaneda. Alsina, en una carta que le envía al entonces gobernador bonaerense Carlos Casares, le indica que debido a “la circunstancia de hallarse San Carlos y Lavalle sobre caminos a tener, con el tiempo, una gran importancia presente, dan como muy fundada la esperanza de que en breve serán cabezas de partidos ricos y florecientes”. El 27 de agosto de 1877, el gobernador bonaerense elevó al Poder Legislativo un proyecto de ley disponiendo la creación de un nuevo partido bajo la denominación de Bolívar y de su cabecera que se llamaría San Carlos, en el lugar que ocupaba el fuerte del mismo nombre.

El proyecto es aprobado en ambas cámaras, y finalmente el 26 de octubre de 1877 la Ley es promulgada por el gobernador Carlos Casares. El decreto reglamentario estipulaba en sus distintos puntos que el agrimensor Rafael Hernández tendría a su cargo la ubicación del pueblo, su delineación y el amojonamiento de manzanas, chacras y solares. También determinaba el nombramiento de una comisión integrada por Martín Barraondo, Miguel Villaraza y Marcelino Davel, para que asociados al juez de Paz Victorio Abrego, a quien se da comisión al efecto, intervenga en cuanto fuere necesario para dar entero cumplimiento a la citada Ley y al decreto correspondiente.

El 30 de enero de 1878 partió desde 25 de Mayo la caravana fundadora. Junto a la comisión mencionada y al agrimensor Hernández, integraban la caravana tres ayudantes del profesional, veinte soldados a cargo del comisario Pedro Duval y algunos vecinos que se transformarían en los primeros pobladores.

El 3 de febrero acamparon en la laguna de Pichicarhue, cercana al fortín San Carlos. Desde el primer momento Rafael Hernández comenzó con el relevamiento del terreno a efectos de determinar la ubicación del pueblo.

Debido a que se descubrió que las tierras en que estaba emplazado el fortín y las que lo rodeaban eran de propiedad privada, el agrimensor debió dirigirse a Buenos Aires, solicitando nuevas instrucciones. Estas indicaron que, ante la dificultad surgida, se efectuara la ubicación del pueblo en terrenos fiscales, aunque estuvieran situados a mayor distancia del fortín.

A partir de haber encontrado los mojones que marcaban las propiedades privadas, Hernández se dedicó a explorar los campos fiscales que se extendían al sur de la delimitación. La búsqueda y el análisis del terreno continuaron hasta el 2 de marzo, cuando se determinó el punto exacto alrededor del cual se construiría los que hoy es la ciudad.

La lluvia impidió el comienzo de los trabajos hasta el 8 de marzo, día en el que se trazaron las líneas necesarias, a partir de las cuales se realizaría el trazado definitivo.