Salvatore Riina

Salvatore Riina
Salvatore Riina foto segnaletica.jpg
Salvatore Riina en 1955
Nacimiento 16 de noviembre de 1930
Flag of Italy (1861-1946) crowned.svg Corleone, Reino de Italia
Alias La Belva (La bestia)
U curtu (El corto)
Capo dei capi (Jefe de jefes)
Cargo(s) criminal(es) Asesino en serie
Condena Cadena perpetua
Situación actual En prisión
Ocupación Mafioso
Cónyuge Antonia Ninetta Bagarella
Padres Giovanni y Maria Riina
Hijos Santino Giovanni Riina, Giuseppe Riina
[ editar datos en Wikidata]

Salvatore Totò Riina ( Corleone, 16 de noviembre de 1930) es uno de los más famosos miembros de la Mafia siciliana. Apodado la Bestia, o a veces el Corto ('U curtu en siciliano) debido a su pequeña estatura. Nunca nadie se atrevió a nombrar ante él ninguno de sus apodos, solo los muy cercanos le podían decir Totò. Se dice que durante su larga carrera criminal, asesinó personalmente a unas cuarenta personas y se cree que ordenó la muerte de otras 110.

Durante la década de 1980 y principios de la década de 1990, Riina y su familia mafiosa, los Corleonesi, desarrollaron una despiadada campaña de violencia tanto contra los clanes rivales como contra el estado, que culminó con el asesinato de los jueces antimafia Giovanni Falcone y Paolo Borsellino; lo cual causó un rechazo público a la Mafia y llevó a una redada masiva por parte de las autoridades, resultando en la captura y el encarcelamiento de Riina y gran parte de sus asociados.

Ascenso al poder

Riina nace y crece en Corleone y se une a la cosca local, los Corleonesi, a los dieciocho años tras cometer un asesinato para ellos. Al año siguiente es detenido tras matar a un hombre en un tiroteo, pasando seis años en prisión por homicidio.

Michele Navarra es el cabecilla de los Corleonesi hasta 1958, cuando muere tiroteado por orden de Luciano Leggio, un despiadado mafioso de 33 años que entonces se convierte en el nuevo jefe. Junto a Totó Riina y Bernardo Provenzano (quienes fueron dos de los ejecutores del asesinato de Navarra), Leggio comienza a incrementar el poder de los Corleonesi. Debido a sus orígenes en un pueblo relativamente pequeño, los Corleonesi no constituyen un elemento importante en la mafia siciliana durante la década de 1950, en comparación con otras familias situadas en la capital, Palermo. Subestimándolos, los jefes palermitanos solían referirse a los Corleonesi como i viddani - "los campesinos".

A comienzos de la década de 1960, Leggio, Riina y Provenzano, quienes habían pasado los últimos años cazando y asesinando a docenas de los seguidores de Navarra, se ven forzados a ocultarse debido a la feroz guerra desatada por el jefe criminal Michele Cavataio contra los restantes clanes mafiosos. La misma alcanzó su pico más alto con la Masacre de Ciaculli, en la que un coche-bomba colocado por la gente de Cavataio para matar a Salvatore "Ciaschiteddu" Greco, jefe de la poderosa familia local, se cobró la vida de siete guardias del orden. Riina y Leggio son arrestados y juzgados en 1969 por los asesinatos efectuados a principios de esa década, pero son absueltos gracias a las amenazas a los jurados y testigos. Riina, Leggio y toda la banda volvieron a esconderse a mediados de ese año cuando fueron inculpados por el asesinato de Cavataio, el 10 de diciembre de ese año Matanza de Viale Lazio, permaneciendo fugitivo durante los siguientes veintitrés años.

En 1974 Luciano Leggio es arrestado y encarcelado por el asesinato de Michele Navarra dieciséis años antes, y aunque Leggio siguió teniendo influencia entre rejas, Riina se convirtió en la cabeza real de los Corleonesi.

Durante la década de 1970 Sicilia se convirtió en un punto importante del comercio internacional de heroína, especialmente en lo referido al refinamiento y exportación del narcótico. Los beneficios obtenidos de la heroína eran enormes, sobrepasando a los de las actividades tradicionales como la extorsión y la usura. Totó Riina quería hacerse con el control del mercado y lo hizo planeando una guerra contra las familias mafiosas rivales.

A finales de la década de 1970, Riina orquestó los asesinatos de diversas autoridades públicas, tales como jueces, fiscales y miembros de los Carabinieri. Estos asesinatos sirvieron, además de para intimidar al estado, para incriminar a los rivales de los Corleonesi. Los padrinos de varias familias mafiosas eran vistos con frecuencia en sus comunidades, hombro con hombro junto a políticos y alcaldes, protegiéndose a sí mismos con sobornos en lugar de con violencia. En contraste, Riina, Provenzano y otros Corleonesi eran fugitivos, siempre ocultos y rara vez vistos por otros mafiosos, y no digamos en público. Por lo tanto, cuando asesinaban a un policía o un juez, los miembros más visibles de la mafia eran el objeto de las investigaciones policiales, especialmente porque dichos asesinatos se llevaban a cabo deliberadamente en territorio de los rivales de los Corleonesi, en lugar de en sitios cercanos al pueblo de Corleone.

Other Languages
български: Салваторе Риина
čeština: Salvatore Riina
français: Toto Riina
italiano: Salvatore Riina
lietuvių: Salvatore Riina
Nederlands: Salvatore Riina
norsk bokmål: Salvatore Riina
português: Salvatore Riina
română: Salvatore Riina
sicilianu: Totò Riina
srpskohrvatski / српскохрватски: Salvatore Riina
српски / srpski: Салваторе Рина
Türkçe: Salvatore Riina