Salvamento y socorrismo

Salvamento y socorrismo es una modalidad deportiva donde se ponen de manifiesto las habilidades de los socorristas practicantes en simulaciones de rescate en instalaciones acuáticas, espacios acuáticos naturales  y la aplicación práctica de los primeros auxilios a supuestos accidentados en dicho medio. Esta atractiva modalidad deportiva surge con el fin de poder contar con un profesional que ofreciera la cobertura necesaria en materia de seguridad a los practicantes del resto de modalidades deportivas y con el fin de cubrir las necesidades del sector de piscinas y espacios acuáticos naturales creando profesionales altamente cualificados. Los practicantes de esta modalidad desarrollan una altísima cualificación natatoria en este medio, y están preparados física y psíquicamente para intervenir ante cualquier situación de emergencia o urgente necesidad. En la actualidad los técnicos deportivos en salvamento y socorrismo son los únicos profesionales competentes tanto para desempeñar las competencias profesionales correspondientes a los socorristas de instalaciones acuáticas y en espacios acuáticos naturales, como para desempeñar aquellas otras encaminadas a la preparación física de los propios socorristas profesionales y deportistas practicantes de esta modalidad. Esta modalidad deportiva engloba múltiples actividades o disciplinas entre las que se encuentran: la natación con y sin aletas, el buceo, los remolques o arrastres de personas en el agua, los primeros auxilios, carrera en playa, surf con tabla de salvamento, remar con sky de salvamento, rescate en playa con y sin material, etc. Los socorristas practicantes de esta modalidad deportiva poseen una preparación física y control acuático excelente, lo que unido al currículum de la formación de este técnico deportivo, hace que su demanda sea cada vez mayor entre el mundo empresarial de las actividades acuáticas. Este profesional puede enseñar a nadar, enseñar el salvamento y socorrismo, ejercer de socorrista, etc. entre otras competencias.

Para un mayor abundamiento en relación con las competencias de los técnicos deportivos se recomienda la lectura de:

  • El Real Decreto 878/2011, de 24 de junio, por el que se establece el título de Técnico Deportivo en Salvamento y Socorrismo y se fijan sus enseñanzas mínimas y los requisitos de acceso
  • El Real Decreto 879/2011, de 24 de junio, por el que se establece el título de Técnico Deportivo Superior en Salvamento y Socorrismo y se fijan sus enseñanzas mínimas y los requisitos de acceso.

Más información relacionada:

  • Orden ECD/2407/2012, de 30 de octubre, por la que se establece el currículo de los ciclos inicial y final de grado medio correspondientes al título de Técnico Deportivo en Salvamento y Socorrismo.
  • Orden ECD/2409/2012, de 30 de octubre, por la que se establece el currículo del ciclo de grado superior correspondiente al Título de Técnico Deportivo Superior en Salvamento y Socorrismo.

Historia

Los orígenes de la modalidad deportiva de salvamento y socorrismo se remontan al año 1878 cuando se organiza en Marsella el Primer Congreso Internacional de Salvamento, reuniendo a personas interesadas en todas las facetas del salvamento y se plantea la creación de un organismo internacional que regule las asociaciones interesadas en el salvamento.[1]​ En España, la primera asociación de salvamento se crea en 1914 bajo el nombre de Sociedad Española de Salvamento de Náufragos, que posteriormente entrará a formar parte de la Federación Española de Natación, como Sección de Salvamento Acuático. En 1961 se crea la Federación Española de Salvamento y Socorrismo, organización desvinculada de la Federación Española de Natación, encargada a partir de 1963 de la organización de los campeonatos de España de Salvamento y Socorrismo que se celebran anualmente.

Participó como deporte "no oficial" en los Juegos Olímpicos de Paris en 1900.[2]