Saludo al sol

Animación de una mujer realizando el saludo al Sol.
Vídeo de un practicante del saludo al Sol.

El Saludo al Sol (o sūria namaskār) es una de las secuencias de posturas del hatha yoga.

Se puede realizar:
1) Al principio de una sesión de yoga como calentamiento.
2) Como una práctica de yoga en sí misma.

En idioma sánscrito se denomina sūrianamaskāra, siendo Sūria el dios del Sol, namah: ‘reverencias postradas’, y kāra: ‘realizar’.

Historia del Sūria Namaskār

Desde mediados del siglo XX en los libros de yoga se pueden encontrar numerosas afirmaciones acerca de que esta secuencia yóguica tiene un origen muy antiguo, incluso védico. Sin embargo, ha sido imposible encontrar alguna referencia en los antiguos textos de yoga (como el Gueranda-samjita o el Hatha-ioga-pradípika).

Existe un Sūria namaskār mantra (oración de reverencia al dios del Sol), con doce mantras y doce bīyas (‘semillas’, sílabas místicas originadoras de oraciones), pero no tiene ninguna referencia a algún āsana.

También se conoce un Sūria namaskār vidhi (preceptos acerca de las reverencias al dios del Sol), pero no tiene ninguna referencia a ningún āsana.

En realidad, esta secuencia de posturas yóguicas basadas en un práctico método cinético es una invención del siglo XX, del político hindú Bala Sahib. Lo ideó y desarrolló en 1929, basado en el vyāya (la práctica de los luchadores profesionales, para desarrollar masa muscular y flexibilidad).

Sólo obtuvo popularidad en 1937, cuando la periodista británica (admiradora suya) Louise Morgan vivió en su palacio en Aundh ( Majarastra, en la India) y aprendió esta serie. Ella se encargó de redactar la explicación de esta práctica, la hizo publicar y también le escribió el prefacio. El libro fue publicado al año siguiente ( 1938) por J. M. Dent & Sons (de Londres), pagado con fondos de Bala Sahib: The Ten Point Way to Health (el sendero de diez puntos hacia la salud). Lo firmó con el rimbombante título de “Rey de Aundh”.[1]

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, la secuencia se difundió a Estados Unidos y luego al resto de Occidente. Incluso llegó a creerse que se trataba de una práctica yóguica antigua, proveniente de algún tipo de linaje espiritual.

En el día de hoy, la rutina Sūria namaskār de Bala Sahib sigue siendo el ejercicio cardiovascular preferido por los antiguos luchadores de la India, como un método seguro para mantener su físico y su peso.

Other Languages