Salón literario

Salón de damas, por Abraham Bosse (siglo XVII).

Un salón literario era una reunión celebrada en la residencia de un anfitrión o anfitriona, de quien tomaba el nombre; su finalidad era disfrutar de compañía amena, refinar el gusto y ampliar conocimientos mediante la conversación y la lectura, para lo que a menudo se seguía deliberadamente la definición de los fines de la poesía del poeta clásico Horacio: «agradar y educar» («aut delectare aut prodesse est»). El término «salón literario» suele asociarse a las reuniones literarias y filosóficas francesas de los siglos XVII y XVIII, aunque su práctica pervive hasta hoy en todo el mundo. Sus anfitriones solían ser mujeres amantes de la cultura, llamadas por ello salonnières

Primeros salones

La palabra salon aparece por primera vez en Francia en 1664 (del italiano sala, que designaba a una gran estancia de recepción). Las reuniones literarias de épocas anteriores solían denominarse por el nombre de la habitación en que ocurrían, como cabinet, réduit, ruelle o alcôve. 1 Antes de finales del siglo XVII estas reuniones solían celebrarse en un dormitorio (que se usaba como una sala de estar más privada): una dama, reclinada en su lecho, recibía a sus amigos íntimos, que se sentaban a su alrededor en sillas o banquetas (esta práctica aún pervivía en la petite levée de Luis XIV).

La expresión ruelle (literalmente, 'callejuela' designa al espacio entre una cama y la pared de un dormitorio, y más generalmente el dormitorio completo; solía usarse para designar las reuniones de las précieuses, los círculos intelectuales y literarios que se formaron en la primera mitad del siglo XVII y cuya afectación fue ridiculizada por Molière.

Las cortes nobles siempre han atraído a poetas, escritores y artistas por la posibilidad de mecenazgo, aspecto que las distingue de los salones. En la Italia del siglo XVI se formaron círculos muy brillantes en ciertas cortes pequeñas, a menudo galvanizados por la presencia de una mecenas bella y cultivada como Isabel de Este o Elisabetta Gonzaga. En la Francia del siglo XVI se formaron círculos literarios y artísticos en torno a princesas como Margarita de Navarra, María de Médici o Margarita de Valois. No obstante, hacia finales de dicho siglo las Guerras de Religión hicieron que los círculos literarios reales comenzaran a ser reemplazados por otros de particulares.

Los más famosos salones literarios de París en la década de 1620 fueron el Hôtel de Rambouillet (de Catalina de Vivonne), y el salón rival que se reunía en torno a Madeleine de Scudéry. En ellos se reunieron las llamadas bas-bleues ('medias azules'), cuyo nombre siguió siendo sinónimo de mujer intelectual en los tres siglos siguientes. En los salones de París, las précieuses refinaban la lengua aun antes de la fundación de la Académie française.

Los salones del siglo XVIII reunieron a la alta sociedad parisina y a los filósofos ilustrados que escribieron la Encyclopédie. Este comentario de Marmontel sobre Julie de Lespinasse sugiere el secreto del salón en la cultura francesa: «El círculo está formado por personas dispares. (La anfitriona) las tomaba de diversos sectores de la sociedad, pero con tal gracia que, una vez armonizadas, se comportaban como las cuerdas de un instrumento tocado con mano hábil».

A estas anfitrionas inspiradoras se las llamaría « musas» en los círculos alemanes.

En Italia imperaba la formalidad. Sir Horace Mann, enviado británico en Florencia y corresponsal de Horace Walpole, contaba que en los salones de aquella ciudad se celebraban conversazioni, en las que los participantes se sentaban en sillas altas dispuestas en círculo y la anfitriona proponía un tema, sobre el cual cada uno de ellos debía disertar con brillantez.

Other Languages
العربية: صالون أدبي
беларуская: Салон
dansk: Salonliv
euskara: Irakurle klub
فارسی: محفل ادبی
suomi: Salonki
Հայերեն: Սալոն
日本語: サロン
қазақша: Салон
Nederlands: Literaire salon
português: Salão literário
русский: Салон
українська: Салон