Saint Seiya Tenkai-hen ~Overture~

Saint Seiya Tenkai-hen Josō ~Overture~ (聖闘士星矢 天界編 序奏 ~overture~? ?), conocida también como Saint Seiya: Capítulo del cielo Overture en España y como Los Caballeros del Zodiaco Obertura del Cielo en Hispanoamérica, es la quinta película de animación japonesa basada en la serie de manga y anime Saint Seiya, también conocida como los Caballeros del Zodiaco.

La trama de la película transcurre después de la batalla contra Hades, en la cual Seiya quedó malherido; este se encuentra bajo el cuidado de Saori hasta que aparecen unos ángeles guerreros al servicio de Artemisa, hermana de Athena, reclamando la muerte del Santo y la de sus compañeros por haber desafiado a los dioses.

En un principio, esta película fue considerada para continuar la historia original como secuela de la saga de Hades,[n. 1]

La película ha sido puesta a la venta en DVD y Blu-ray Disc por Toei en Japón. En el resto del mundo, la comercializan diferentes distribuidoras. En Hispanoamérica la distribuye Towers Entertainment en un paquete coleccionista,[4] En ambas regiones, el filme ha sido doblado al español.

Argumento

Tenkai-hen Overture relata la historia de Seiya después de la batalla contra Hades donde quedó en estado vegetativo por la herida que le provocó el emperador de los muertos. Seiya es blanco de tres ángeles enviados para ejecutarlo pero es protegido por Athena. Después del ataque de los ángeles, aparece su hermana Artemisa (Artemis en el doblaje de España), diosa de la caza y la luna, recriminándole a Athena la protección que le brindaba a Seiya. Athena decide transferirle el mando de la tierra a Artemisa a cambio del perdón de sus santos, cosa que Artemisa acepta, no sin antes advertirle que si los Santos de bronce vuelven a pelear, no serán perdonados de nuevo. Las diosas parten al Santuario. Más tarde, Seiya despierta y es encontrado por Marín, quien le explica la situación y le comenta que nuevamente los dioses se disponen a castigar a la humanidad, esta vez inquietos por el poder alcanzado por los Santos que fueron capaces de derrotar a Hades; Seiya comprende que aunque ha despertado, no puede encender su cosmos; aun así, su preocupación por Saori lo lleva a viajar al Santuario.

Los Santos de oro que se sacrificaron en el muro de los lamentos son castigados, incluidos Shion y Dohko quienes orgullosamente defienden sus actos ante los dioses, sellando sus almas en una estatua en el Santuario y condenándolos al sufrimiento eterno por desafiar a los dioses. Cuando Seiya llega al Santuario, encuentra que este ha cambiado totalmente: incluso las dimensiones se han distorsionado en las antiguas ruinas griegas. En ese momento lo interceptan Jabu, Ichi y Shaina; Shaina le informa que el Santuario ha pasado a manos de Artemisa, por lo que desde ese momento son enemigos (los santos normalmente juran lealtad al santuario al ser armados, pero Seiya y sus compañeros juraron lealtad exclusiva a Athena al aceptar protegerla).

Seiya hace caso omiso, por lo que Shaina lo ataca, demostrando que este ya no posee el poder de enfrentar ni siquiera a un Santo de bronce. Aun así, Seiya y sus compañeros inician una feroz carrera para salvar la vida de Athena, quien mientras tanto ofrece su sangre para prolongar la existencia de la humanidad. Los guerreros que están al mando y protegen a la diosa Artemisa son los denominados Ángeles Celestiales —Teseo, Odiseo (Ulises en el doblaje de España) e Ícaro— quienes al saber de la llegada de los Santos salen a su encuentro para asesinarlos.

El ángel Teseo se enfrenta a Shun e Ikki, pero los hermanos lo derrotan en un ataque conjunto, después de una larga y ardua batalla. Hyoga y Shiryu son los rivales del ángel Odiseo, que logran derrotar con el Dragón ascendente y el polvo de diamantes combinados, provocando la destrucción completa de Odiseo, para abrir el camino a Seiya hacia Athena.

Seiya es interceptado y atacado por Ícaro (único de los tres ángeles que es humano). Ícaro derrota a Seiya, pero Marín lo detiene antes de que lo mate y revela ser la hermana mayor del ángel. Para probarlo muestra que ambos poseen el mismo colgante desde su niñez. A pesar de que perdona la vida de ambos, Ícaro no demuestra interés ni emociones por su hermana, por lo que los abandona a su suerte.

Atenea (Athena en la serie) era conocida como la diosa de la sabiduría y de la guerra en la mitología griega. En la película, es la diosa de la Tierra y hace todo lo posible para salvarla a ella y a sus Santos.

Tras mucha penurias, Seiya logra llegar al lugar donde se encuentra Athena y entre ellos cruzan palabras de sus sentimientos. Finalmente Athena pide el báculo de la Tierra a Artemisa para matar a Seiya, quien dice que su vida es de ella y que puede quitársela si así desea. Athena atraviesa a Seiya en el pecho con su báculo, pero este luego despierta y batalla nuevamente con Ícaro demostrando la enorme fuerza que lo caracteriza y dándole a un poderoso castigo a su oponente.

Artemisa comprende que en realidad, Athena quitó la maldición de la espada de Hades que pesaba en Seiya y le impedía despertar su cosmos, por lo que se dispone a asesinar a Athena con una flecha sagrada. Athena parece decidida a aceptar la flecha sin miedo a morir, pero al final, Ícaro comprende la razón del poder Seiya y sus sentimientos e intercepta la flecha con su cuerpo, ya que su amor por Artemisa es tan grande que no desea que se corrompa asesinado a su propia hermana. En ese instante reconoce ser el hermano menor de Marín y se arrepiente de haber tratado de olvidarla en su busca por obtener el poder de los dioses.

Inmediatamente aparece Apolo, dios del sol, hermano de Artemisa y Athena, quien critica la actitud de Seiya y su grupo asegurando que la obligación y privilegio de los humanos es servir a los dioses sin cuestionarlos; aunque los golpes de Seiya se diluyen en el cosmos del dios sin llegar a tocarlo y los ataques de su oponente lo hieren seriamente, Seiya lo desafía diciendo que no se molestará en creer en un dios que no ame y proteja a la gente, mientras muestra que su cosmos se expande poco a poco intentando alcanzar el poder de Apolo; por otro lado, Athena aparece advirtiendo a su hermano que si provoca a Seiya puede poner en peligro su vida.

Seiya se muestra dispuesto a luchar a muerte con Apolo asegurando que por lo menos lo golpeará una vez antes de morir dejando esa marca en el cuerpo del dios como testimonio del orgullo humano; Apolo al oírlo desprecia la posibilidad que semejante suceso llegue a ocurrir. Tras elevar su cosmos a un nivel excepcional, Seiya se lanza en contra de Apolo.

Seiya y Saori están mirándose, como si no se conocieran, frente a la casa donde ella lo cuidara mientras estaba en coma; Seiya, quien pasaba por allí mientras viajaba a pie, está preparado para irse y Saori lo despide, diciéndole que tenga suerte en encontrar a quien está buscando.

Tras los créditos se muestra una nueva secuencia de lo que sucedió a continuación de la última escena del combate con Apolo, donde Seiya lleva una nueva armadura Pegaso. Intenta golpear a Apolo de la misma manera que antes y consigue rozarlo haciéndole una cortadura en su mejilla, ante la sorpresa de éste. Luego, la armadura se separa del cuerpo de Seiya.

Other Languages