Sacrificios humanos en la América precolombina

Sacrificios humanos mostrados en el Códice Magliabechiano.

El sacrificio humano en el mundo prehispánico se cree que fue una práctica religiosa que se realizaba en el contexto de ciertos cultos de los pueblos indígenas de América. La existencia de esta práctica es debatida por historiadores y etnógrafos modernos.[4]

Fuentes principales

Durante y después de la Conquista de México, se reportaron incidentes en los cuales se involucraba el ofrecimiento ritual de seres humanos en sacrificio a las deidades Mesoamericanas. Uno de los incidentes más famosos y utilizados por investigadores a nivel mundial es el que sucedió después de la Noche Triste, cuando Hernán Cortés escapaba de Tenochtitlan. Mientras rodeaba el Lago de Texcoco para dirigirse a territorio aliado en Tlaxcala, observó desde la orilla del lago el sacrificio ritual de españoles que no lograron escapar. Este evento fue documentado por Bernal Díaz del Castillo en su Historia verdadera de la conquista de la Nueva España y por Hernán Cortés en sus Cartas de Relación dirigidas el rey Carlos V.

... y con unos navajones de pedernal les aserraban los pechos y les sacaban los corazones bullendo y se los ofrecían a los ídolos que allí presentes tenían...

Esta afirmación es duramente criticada como una mentira por parte del etnógrafo alemán Peter Hassler, ya que en ambas obras se afirma observar a detalle dichos hechos mientras los españoles se encontraban en el campamento de Pedro de Alvarado en Tlacopan (actual Tacuba). Su afirmación es que la distancia entre Tlacopan y el Templo Mayor donde presuntamente se realizaron los sacrificios, era demasiada para observar que sucedía y mucho menos distinguir si un corazón palpitaba. La distancia entre Tacuba y el centro de la Ciudad de México es de approximadamente 6 kilómetros.

Un autor que negó la existencia de los sacrificios fue Bartolomé de las Casas quien fungió como encomendero y luego como fraile dominico. En su Historia de Indias afirma que nunca se realizó sacrificios humanos:

...Esto de sacrificar hombres y comerlos, como dice Gómara, yo creo que no es verdad, porque siempre oí en aquel reino de Yucatán que ni hobo (arc.) sacrificios de hombres, ni se supo qué cosa era comer carne humana, y decirlo Gómara, como ni lo vido (arc.) ni lo oyó sino de boca de Cortés, su amo y que le daba de comer, tiene poca autoridad, como sea en su favor y en excusa de sus maldades; sino que esto es lenguaje de los españoles y de los que escriben sus horribles hazañas, infamar todas estas inversas naciones para excusar las violencias, crueldades, robos y matanzas que les han hecho, y cada día y hoy les hacen.

Other Languages