Sóviet Militar Revolucionario de los Obreros y Campesinos Insurgentes

A raíz de la alianza del Ejército Negro y el Ejército Rojo en la primavera de 1919, durante la Guerra Civil Rusa, los bolcheviques procedieron con la progresiva instalación de soviets en territorio ucraniano.

Estos departamentos políticos recibían el nombre de Sóviet Militar Revolucionario de los Obreros y Campesinos Insurgentes en las zonas rurales, donde los campesinos no mostraban demasiada afinidad con las ideas comunistas. Los Soviets Militar Revolucionarios de los Obreros y Campesinos Insurgentes eran una especie de órgano legislativo de la zonas anarquistas (realmente no existía una instancia legislativa, ya que no existían leyes propiamente dichas) donde los encargados del orden militar se reunían con los campesinos para determinar unas normas de convivencia.

La instancia ejecutiva que teóricamente estaba por encima de estos soviets de campesinos eran los soviets bolcheviques de la región, provincia o territorio en cuestión. En las grandes ciudades las iniciativas bolcheviques eran más exitosas, debido a la mayoritaria presencia de obreros respecto a profesionistas como artesanos, campesinos o tenderos.

La política bolchevique se desarrollaba en las calles de las grandes ciudades, exponiendo que era necesario un Poder Social único que defendiera los intereses de campesinos y obreros, estableciendo un circuito cerrado de comercio y equilibrio social entre unos y otros. Estas actuaciones provocaban el recelo de los anarquistas, que entendían que las proclamas de eruditos ante gentes incultas limitaban la libertad de decisión de los poco instruidos, a quiénes se podía convencer fácilmente de teorías garantes del bien común.

Los anarquistas entendían que las medidas garantes del bien común no debían ser desarrolladas por políticos, que serían los que obtendrían un bien particular a partir del esfuerzo común dirigido en el sentido transmitido en sus proclamas. Los partidarios de Néstor Majnó aceptaban ciertas medidas dictadas por el Sóviet Militar Revolucionario de los Obreros y Campesinos Insurgentes de su región, pero sólo por el convencimiento de que era uno de los precios que se debía pagar para cohesionar a los oprimidos en su lucha final.

En el edicto del 27 de febrero de 1920, poco antes de comenzar los combates ante el ejército del Barón de Wrangel, los majnovistas citaron como uno de los puntos acordados en su Consejo, lo siguiente: "Los trabajadores deben elegir libremente sus soviets, que cumplirán la voluntad y las decisiones de tales trabajadores, tratándose de soviets ejecutivos pero no autoritarios. La tierra, las fábricas, las industrias, las minas, los ferrocarriles y otros bienes del pueblo deben pertenecerle a los trabajadores, por lo que deben estar socializados."

Al tratarse los soviets de instancias políticas, en muchas ocasiones el sentimiento antipolítico de los campesinos se traducía en profunda animadversión hacia el soviet y sus empleados. Los majnovistas entendían que, una vez ganada la guerra, los obreros se unirían a los campesinos para echar abajo las garras del Estado; pero en algunos lugares como Gulái - Pole los bolcheviques no crearon soviets debido a que el rechazo social era enorme. En los territorios cuyos soviets estaban compuestos por majnovistas, apenas se producían revueltas.

Es por ello que en lugares como Gulái - Pole sólo existía un Sóviet Militar Revolucionario de los Obreros y Campesinos Insurgentes, cuyas resoluciones eran garantizadas por el Ejército Negro y en las cuales no intervenía ningún sóviet bolchevique de tipo coactivo o poder ejecutivo superior.

A los pocos meses de confirmarse la alianza de los ejércitos Negro y Rojo, comenzaron las escaramuzas al ser contestada la implantación de administraciones comunistas con acciones armadas de grupos de campesinos, que eran entendidos por los dirigentes de ambos bandos como hechos aislados e inevitables.

En vista de que la instalación del comunismo en Ucrania no era aceptada por la mayoría de la población, los aparatos de propaganda bolcheviques emprendieron una lucha metódica y precisamente diseñada, contra la majnóvschina como idea y como movimiento social.

La prensa comunista de las grandes ciudades industriales ucranianas, comenzó a comparar a los majnovistas con un movimiento de campesinos ricos ( kuláks). Se calificaban como contrarrevolucionarias las ideas campesinas, y se condenaba su actividad como nociva a la Revolución. Los diarios comunistas llegaron a decir que Majnó preparaba una alianza con el Ejército Blanco.

Desde los soviets bolcheviques se ordenó establecer barreras en las zonas de mayoría obrera, donde su arraigo popular les permitía actuar. Muchos militantes revolucionarios que se dirigían a Gulái-Pole o volvían de ella, fueron arrestados en ellas y muchos desaparecieron después. Dichas medidas eran justificadas por los soviets como respuesta gubernativa a actos de pillaje o, sencillamente, eran negadas por las autoridades.

Ante el creciente poder de los soviets convencionales, las decisiones de los Sóviet Militar Revolucionario de los Obreros y Campesinos Insurgentes fueron cada vez menos trascendentes, hasta que perdieron cualquier funcionalidad y la actividad anarquista quedó enteramente en manos del ejército.


  • véase también
Other Languages