Síntesis granular

La Síntesis de sonido basada en granos o Síntesis granular es una técnica de producción de sonidos que se basa en una concepción del sonido en términos de partículas o cuantos, pequeñas explosiones de energía encapsuladas en una envolvente y agrupadas en conjuntos mayores, cuya organización será determinada por dos métodos principales de distribución temporal: Sincrónico y asincrónico.

El método sincrónico es aquél en que los granos son disparados a frecuencias más o menos regulares para producir sonidos con un periodo de altura particular. Por su parte, el método asincrónico genera aleatoriamente las distancias entre los granos para producir una nube sonora (Dodge & Jerse, 262).

Trasfondo histórico

Las visiones atomistas del sonido provienen de la Grecia clásica, pero la teoría de los cuantos acústicos fue postulada por Dennis Gabor. En esta teoría se reconoce que la percepción auditiva se lleva a cabo en los dominios temporal y de frecuencia simultáneamente. A finales de los años 40 se realizaron los primeros experimentos con granulación de sonidos utilizando banda sonora óptica, para hacer compresión y expansión del tiempo en sonidos grabados.

El término "síntesis granular" se atribuye a Iannis Xenakis, quien en 1960 desarrolló la primera teoría compositiva de los granos sonoros y previamente -en 1959- había compuesto la primera pieza con base en sonidos granulares, 'Analogique A-B'.

Las primeras implementaciones digitales de la técnica granular se deben a Curtis Roads, en 1974, en la Universidad de California en San Diego y en 1981 en MIT; y a Barry Truax, quien desde 1986 aplica extensivamente la técnica en tiempo real con el sistema DMX-1000.

Las investigaciones teóricas más importantes acerca de las distintas técnicas granulares han sido llevadas a cabo por Manuel Rocha Iturbide en su tésis de doctorado "Las técnicas granulares en la síntesis sonora" en Universidad de Paris VIII Francia 1999, y por Curtis Roads en su libro "Microsound" editado por el MIT en 2001.

Other Languages