Sínodo de Chanforan

Waldensians 01.jpg

Es conocido como Sínodo de Chanforal la asamblea de los valdenses, desarrollada a partir del 12 de septiembre de 1532, en el prado de la localidad de Chanforan, en el municipio de Angrogna, en la actual Provincia de Turín, Italia. Este histórico encuentro, que según algunos autores no puede ser llamado de "sínodo" puesto que en la época no existía aún la Iglesia valdense, la que comenzaría a estructurarse a partir de este evento, y asumiría los sínodos sucesivos como asamblea legislativa anual de ministros y laicos de la Iglesia valdense para el gobierno de la misma. [3]

Antecedentes

En el transcurso de su historia, los valdenses se establecieron principalmente en Europa Central (Austria, Alemania, Bohemia), Provenza, Delfínado, Piamonte, Lombardía, Irpinia, Apulia y Calabria, donde fueron sometidos a la represión sangrienta, a pesar de que su presencia en el territorio era poco visible.[5]

Los "Barba" fueron predicadores itinerantes que se desplazan en parejas formadas por un anciano (regidor) y un joven para anunciar el Evangelio en las comunidades de la diáspora Valdense, durante toda la Edad Media. [6]​ El universo valdense se compone de grupos de fieles que se conectan gracias a la itineranza de los Barbas, a la llegada de los cuales la comunidad se reúne, generalmente de noche y en la clandestinidad, durante las cuales se celebra la liturgia y se confiesan. Los Barbas mantenían, una vez al año, una reunión general en la que se ocupaban de cuestiones doctrinales y disciplinarias. La reunión de Chanforan, puede enmarcarse en una de estas reuniones anuales.

Antes de adherirse a la Reforma, el valdismo que, en el juicio expresado por Girolamo Miolo en 1587 en su "Historia brevee et vera", todavía tenía "un poco de harina papal en alguna puntos de su doctrina",[8]

Tras la rápida difusión de las ideas de la Reforma en Europa, nace la necesidad de obtener información de primera mano; y por otro, la necesidad de afrontar las cuestiones teológicas planteadas por los reformadores se hace más viva. Esto ocurre por primera vez en 1526 en la asamblea de Barbas mantenida en Laux en el Alto Chisone, uno de los Valles Valdenses, donde se reúnen 150 barbas en representación de los Valdenses europeos. Lo poco que se conoce de este encuentro es que se encarga a dos barbas, Guido di Calabria y Martino Gonin, la tarea de establecer un primer contacto con los reformadores. Las barbas se reúnen para este propósito, en 1530 en Mérindol, en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, un evento que se llamó un punto de partida de la llegada en la historia de la Iglesia valdense.[9]

En el momento de la adhesión a la Reforma suiza, no exenta de oposición de los valdenses más tradicionales, los reformadores que tuvieron mayor influencia fueron Zwingli, Bucer, Ecolampadio y Farel.[10]

La investigación histórica recientes han permitido reconstruir con bastante claridad, gracias a las publicaciones de fuentes precisas, tanto las discusiones previas al sínodo y al debate a lo largo del mismo día, así como los detalles relacionados con el desarrollo histórico y los relacionados con el contexto en el que se desarrollaron los hechos. Ellos se refieren a la fase de intercambio más intensa que llevó al concilio y la declaración final producida por la discusión común, también conocida como la confesión de la fe de Chanforan.[11]

La fe valdense se centra fuertemente en la lectura radical del sermón de la montaña y en su aplicación rígida, y se caracteriza, entre otras cosas, por el rechazo del culto de María y de los santos, no creen en el Purgatorio, rechazan el juramento y la jerarquía eclesiástica, teología que, según A. Molnár, era un desafío al constantinismo.[12]

La asamblea designa a dos Barbas, George Morel y Pierre Masson para viajar a Alemania y Suiza con cuestionarios escritos para presentar a los reformadores para pedir explicaciones acerca de la doctrina y la disciplina en su opinión verdaderamente evangélica. Los dos Barbas viajan a Neuchatel para encontrar a Guillaume Farel, a Berna por Berthold Haller, a Basilea por juan Ecolampadio y Estrasburgo por Martin Bucer y Wolfgang Capito. En el camino del regreso fue detenido en Dijon, por lo que el único que regresó a Masson fue Morel con las respuestas dadas por Bucer y Escolampadio, escritas en Provenzal que, de ser aceptadas por la asamblea de los Barba, constituiría un cambio radical en la vida eclesial de los valdenses; estos documentos serán la base de la animada discusión durante la asamblea campestre ", celebrado en Chanforan en el actual municipio de Angrogna en Val Pellice, el 12 setiembre del 1532, a la cual también participan Farel y el reformador de Payerne Antoine Saunier. [13]

Varios estudiosos consideran que la asamblea, sínodo o reunión campestre de Chanforán marca un antes y un después en la historia de la Iglesia valdense.[15]

Barba

Los "Barba", es un personaje histórico bien definido, perteneciente al "valdismo del siglo XV", particularmente del área latina, y particularmente en el mundo alpino, fueron predicadores itinerantes, que se movilizaban permanentemente en lo que actualmente es Francia e Italia, predicando el evangelio a los grupos dispersos de valdenses. Siendo que en la época la inquisición estaba activa y actuante, disimulaban su actividad haciéndose pasar por negociantes o artesanos. En algunos casos tenían conocimientos de medicina y aplicaban sus conocimientos cuando era necesario.[16]

Mucho de lo que se conoce actualmente sobre la vida y creencias de estos predicadores valdenses lo debemos a las actas de los juicios a que fueron sometidos por la Inquisición.[17]

La formación de los "Barba". Durante la reunión anual de los Barba, los candidatos son presentados ante la asamblea, para que todos tengan la oportunidad de manifestar su opinión.[18]​. Al finalizar este noviciado, el joven Barba inicia su misión. Los Barba recorren el territorio visitando la diáspora de los seguidores de Pedro Valdo, en parejas, un Barba experimentado y uno más joven, en el inicio de su misión.

La predicación itinerante. Los "Barba" no se casaban, si bien no se mantenían siempre castos, según confiesa el "Barba" Morel en las Peticións dirigidas a Ecolampadio y a Bucero. Las vestimentas y los alimentos les eran ofrecidos gratuitamente por las comunidades a las que visitaban. Estas comunidades, o miembros de estas, en fin de vida, les ofrecían también otros bienes temporales y dinero, que eran compartidos por todos los "Barba".[19]

Los "Barba", predicadores itinerantes se movían en parejas formadas por un anciano (regidor) y un joven (coadiudor) para anunciar el Evangelio en las comunidades de la diáspora Valdense. Anualmente se reunían durante algunos días para intercambiar experiencias y programar las actividades del próximo año, las parejas no necesariamente se mantenían, y también los recorridos podían cambiar. El mal llamado "Sínodo de Chanforan" fue una de estas asambleas generales, que mereció, como se ha mencionado una importante preparación previa.

Se tienen registros de varias de estas asambleas generales de los "Barba", por ejemplo en 1526, en la localidad de Laux en la parte alta del Val Chisone, se reunieron 150 "Barba". Lo poco que se sabe de esta asamblea general es que dos "Barba"; Guido di Calabria y Martino Gonin, fueron encargados de establecer un primer contacto con los reformadores.[20]

Other Languages