Ruy López de Villalobos

Ruy López de Villalobos (Málaga, España, 1500 - Isla Ambon, 1546) fue un hidalgo y marino español que exploró las islas Filipinas y trató, sin éxito, de colonizarlas y establecer una ruta comercial viable con los territorios españoles en América. Es conocido porque fue su expedición la que dio nombre a esas islas como «Filipinas» en honor de Felipe II de España, entonces príncipe, de quien toman su denominación actual.

Precedentes de la expedición

Los descubrimientos e intereses político-económicos de los imperios portugués y español les habían llevado a trazar un reparto de esferas de influencia de cara a exploraciones, conquistas y explotación económica de los territorios que iban viendo la luz en los mapas europeos. Este primer tratado se conoce como Tratado de Tordesillas (1494). Posteriormente, cuando Juan Sebastián Elcano dio la vuelta al mundo se demostró que la Tierra era redonda, los monarcas de ambos Estados se vieron obligados a completar el reparto, ya que el Tratado de Tordesillas se basaba en la idea de un mundo plano. Este nuevo tratado, que completaba el anterior, fue el Tratado de Zaragoza (1529).

Desde antes se sabía que la tierra era redonda. La expedición de Magallanes buscaba una ruta castellana hacia las islas de especiería; al hallar la ruta, el posterior tratado fue para fijar los límites de los dominios peninsulares en Asia.

Motivaciones económicas e implicaciones políticas de la expedición

Sin embargo, la exploración de Magallanes había dado lugar al hallazgo de nuevas tierras que Carlos V ambicionaba: las islas Filipinas. Este conjunto de islas no era aún conocido con este nombre, sino que Magallanes las había bautizado como islas de Poniente o archipiélago de San Lázaro.

La posesión de una base territorial en esta zona era un suculento bocado comercial, ya que permitía acceder al comercio con China y Japón. Además, estaba el acceso a las especias (clavo, canela, pimienta...), tremendamente cotizadas en la Europa del siglo XVI. Hemos de tener en cuenta que este comercio había sido hasta ese momento monopolio de los portugueses, que se habían enriquecido gracias a él.

El problema para Carlos V era que en el Tratado de Zaragoza España había reconocido la esfera de influencia portuguesa y su posesión de las islas Molucas, grandes productoras de especias. Las Filipinas se encontraban en una situación límite en lo que al tratado respecta, por lo que se dieron severas instrucciones a López de Villalobos para que se limitara a tratar de explorar y colonizar Filipinas evitando los territorios portugueses.

Other Languages