Rusia

Federación de Rusia
Российская Федерация
Rossíyskaya Federátsiya
Estado miembro de la Unión Euroasiática

Flag of Russia.svg
Coat of Arms of the Russian Federation.svg

Himno: Gosudárstvenni Guimn Rossíyskoy Federátsii
(ruso: «Himno Estatal de la Federación de Rusia»)

Russian Federation (orthographic projection) - Crimea disputed.svg

Capital
(y ciudad más poblada)
Moscú
Coat of Arms of Moscow.svg

55°45′21″N 37°37′04″E / 55°45′21″N 37°37′04″E / 37.617777777778
Idiomas oficialesRuso [1]
Lenguas de las Repúblicas de Rusia
GentilicioRuso, -a
Forma de gobiernoRepública federal semiparlamentaria
 • PresidenteVladímir Putin
 • Presidente del GobiernoDmitri Medvédev
Órgano legislativoAsamblea Federal de Rusia Ver y modificar los datos en Wikidata
Formación:

 • Pdo. de Vladímir
 • Pdo. de Moscú
 • Zarato ruso
 • Imperio ruso
 • RSFS de Rusia
 • URSS
 • Federación de Rusia

1169

1283
16 de enero de 1547
22 de octubre de 1721
7 de noviembre de 1917
10 de diciembre de 1922
25 de diciembre de 1991
SuperficiePuesto 1.º
 • Total17 098 242 [1]km²
 • Agua (%)13
Fronteras22 408 km[1]
Línea de costa37 653 km[1]
Punto más altoMonte Elbrus Ver y modificar los datos en Wikidata
Población totalPuesto 9.º
 • Estimación146 804 372 hab. (2017)[3]
 • Censo142 905 200 (2 010)[4]​ hab.
 • Densidad (est.)8,3 hab./km²
PIB (PPA)Puesto 6.º
 • Total (2018)US$ 4,168 billones[5]
 • Per cápitaUS$ 28 957
PIB (nominal)Puesto 11.º
 • Total (2018)US$ 1,719 billones[5]
 • Per cápitaUS$ 11 946
IDH (2017)Crecimiento 0,816[6]​ (49.º) – Muy alto
MonedaRublo ruso (руб, ₽, RUB)
Huso horarioUTC+2 a UTC+12
 • En veranoNo aplica
Código ISO643 / RUS / RU
Dominio internet.ru, .рф, .рус y.su Ver y modificar los datos en Wikidata
Prefijo telefónico+7
Prefijo radiofónicoRAA-RZZ, UAA-UIZ
Siglas país para aeronavesRA
Siglas país para automóvilesRUS
Código del COIRUS Ver y modificar los datos en Wikidata
  1. Más de treinta lenguas tienen también un estatus oficial en algunas de las subdivisiones de Rusia.

  2. Miembro permanente.

Rusia (en ruso: Россия, romanización: Rossíya)[1]​ equivalente a la novena parte de la tierra firme del planeta, y con gran variedad de relieve y de ecosistemas. Su capital es la ciudad federal de Moscú.

Esta república semipresidencialista, formada por ochenta y tres sujetos federales, es el noveno país por población al tener 146 804 372 habitantes[n. 4]​ Rusia tiene las mayores reservas de recursos energéticos y minerales del mundo aún sin explotar, y es considerada la mayor superpotencia energética. Posee las mayores reservas de recursos forestales y la cuarta parte del agua dulce sin congelar del mundo.

Rusia es el país que limita con mayor número de países, un total de dieciséis,[n. 8]Azerbaiyán, Kazajistán, República Popular China, Mongolia y Corea del Norte. Tiene límites de aguas territoriales con varios de los anteriores, con Japón y con los Estados Unidos (en concreto, con el estado de Alaska). Limita también con los estados de reconocimiento limitado Abjasia, Osetia del Sur y la Unión de Repúblicas Populares. Las costas de Rusia están bañadas por el océano Ártico, el norte del Océano Pacífico y mares interiores como el Báltico, el Negro y el Caspio.

La historia de Rusia comienza con los eslavos orientales. Los eslavos emergieron como un grupo reconocible en Europa entre los siglos III y VIII.[8]​ Más tarde, la Rus de Kiev se desintegró en muchos pequeños estados feudales, de los cuales el más poderoso fue el Principado de Moscú, que se convirtió en la fuerza principal en el proceso de la reunificación rusa y la lucha por la independencia contra la Horda de Oro. Moscú reunificó gradualmente los principados rusos circundantes y comenzó a dominar en el legado cultural y político de la Rus de Kiev. En el siglo XVIII, el país se expandió mediante la conquista, la anexión y la exploración hasta convertirse en el tercer imperio más grande de la historia, el ruso, al extenderse desde Polonia, en poniente, hasta el Océano Pacífico y Alaska.

Rusia ha tenido poder y mucha influencia en el mundo: primero, en los tiempos del Imperio Ruso; después, como el país dominante de la Unión Soviética (URSS), el primero y el más grande de los estado socialistas constitucionalmente establecidos y una superpotencia reconocida como tal; y, actualmente, como la Federación de Rusia. Tiene una larga tradición de calidad en todos los aspectos de las artes y de las ciencias.[10]​ Rusia es miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, miembro del G20, del APEC y de la OCS, y tiene mucha influencia en los países que fueron repúblicas soviéticas, particularmente en la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

Historia

Antigua Rusia, eslavos orientales y la Rus de Kiev

Un mapa aproximado de las culturas en la parte europea de Rusia a la llegada de los varegos.

Antes del siglo I, las vastas tierras de la Rusia meridional fueron pobladas por varios pueblos, muy dispersas por el inmenso territorio, como el protoindoeuropeo y el escita. Desde el siglo III hasta el siglo VI, las estepas fueron asoladas por oleadas sucesivas de invasiones nómadas, dirigidas por tribus belicosas que, como los hunos y los ávaros, a menudo continuarían su avance hasta la Europa central y occidental.

Desde el siglo V hasta el VII, la cultura de Dyákovo (Дьяковская культура), que estaba en plena Edad del Hierro, ocupaba la zona del Volga Superior, el Valdái y la cuenca del río Oká. La cultura de Dyákovo estaba formada por gente de lengua ugrofinesa, los antepasados de los pueblos meria, muromiano, meshchiorá y vepsios (también llamados chud). Toda la toponimia regional ugrofinesa y su carácter hidrónimo apunta a esta cultura; un ejemplo es el río Yauza, afluente del Moscova, y tal vez también el mismo Moscova.

Los turcos y los kazajos dominaron las estepas más bajas de la cuenca del Volga entre los mares Caspio y Negro hacia el siglo VIII. Destacaron por sus notorias leyes de tolerancia cosmopolita.

Los jázaros fueron la conexión comercial principal entre la región báltica y el imperio musulmán abasí, radicado en Bagdad. Se convirtieron en importantes aliados del Imperio bizantino y emprendieron una serie de guerras exitosas contra los califatos árabes.

Máxima extensión del principado de Kiev, siglo XI.

En esta época, el término "Rhos" o "Rus" se aplicó primero a los varegos y luego también a los eslavos que habitaban la región. En los siglos X y XI, la Rus de Kiev o Rusia medieval llegó a ser el principado más grande de Europa y uno de los más prósperos, debido al comercio diversificado tanto con Europa como con Asia. La apertura de nuevas rutas del comercio con Oriente en el tiempo de las cruzadas contribuyó a la decadencia y a la fragmentación del principado a finales del siglo XII.

En los siglos XI y XII, las incursiones constantes de las tribus turcas nómadas, como los cumanos y los pechenegos, llevaron a la migración masiva de las poblaciones eslavas del sur fértil a las regiones más arboladas del norte: Opolie. Los estados medievales de la República de Nóvgorod y el Principado de Vladímir-Súzdal surgieron como sucesores del Rus de Kiev. Mientras, el curso mediano del río Volga vino a ser dominado por el Estado musulmán de Bulgaria del Volga. Como muchas otras partes de Eurasia, estos territorios fueron invadidos por los mongoles, que fundaron el estado de la Horda de Oro, que saquearía los principados rusos durante más de tres siglos. Cerca de la mitad de la población rusa pereció durante la invasión mongola; posteriormente conocidos como los tártaros, los mongoles gobernaron las extensiones meridionales y centrales de Rusia, mientras que los territorios actuales de Ucrania y Bielorrusia fueron incorporados al Gran Ducado de Lituania y Polonia, dividiendo así en dos a los rusos: bielorrusos en el norte y ucranios en poniente.

Al igual que en los Balcanes, el movimiento nómada retardó el desarrollo económico y social del país. Sin embargo, la República de Nóvgorod y la ciudad de Pskov retuvieron algún grado de autonomía durante el tiempo del dominio mongol, y pudieron en gran parte evitar las atrocidades que afectaron al resto del país. En el año 1240, la República de Nóvgorod, dirigida por Alejandro Nevski (1220-1263), repelió los intentos de los cruzados germánicos de colonizar la región.

Principado de Moscú y Zarato ruso

Vista de la plaza Roja con la torre del Salvador del Kremlin de Moscú a la derecha y la catedral de San Basilio al fondo.
El zar Iván el Terrible en un retrato idealizado pintado por Víktor Vasnetsov a finales del siglo XIX.

A diferencia de su director espiritual, el Imperio bizantino, Rusia, regida desde Moscú, pudo revivir y organizar su propia guerra de la reconquista; venció a sus enemigos y, mediante la anexión, recobró territorios que había perdido. Después de la caída de Constantinopla en 1453, la Rusia moscovita quedó como el único estado cristiano operativo en la frontera de la Europa Oriental, y adquirió así el derecho de reclamar el legado del Imperio Romano de Oriente. Todavía bajo el dominio de los mongolo-tártaros, el ducado de Moscú comenzó a afirmar su influencia en la Rusia Occidental al principio del siglo XIV. El resurgimiento espiritual, apoyado por la Iglesia ortodoxa y san Sergio de Rádonezh, ayudó al ducado de Moscú a derrotar a los mongoles en la batalla de Kulikovo en 1380.

Iván IV "El Terrible" (1530-1584) puso fin al control de los invasores, y consolidó regiones cercanas a Moscú con el nombre de Zarato ruso. Iván IV fue el primero en adoptar el título de zar (el primero en adoptar el título de «Gran príncipe de Toda Rusia» había sido Iván III).

Al principios del siglo XVI, el estado ruso fijó como metas principales recuperar todos los territorios perdidos a consecuencia de la invasión mongola y proteger la zona fronteriza meridional contra los ataques de los tártaros de Crimea (las guerras ruso-crimeas) y de algunos pueblos turcos. Los hidalgos, recibiendo un señorío del soberano, fueron obligados a servir en el ejército. El sistema del señorío llegó a ser la base para la caballería noble. En 1547, Iván IV fue coronado oficialmente como el primer zar de Rusia. Durante su reinado, Iván IV anexionó regiones de Kazán y Astracán, entre otros lugares, y transformó Rusia en un estado poliétnico. Promulgó un nuevo código de leyes (el Sudébnik de 1550), estableció el primer cuerpo representativo feudal (el Zemski Sobor) e introdujo la autogestión local en las regiones rurales. A finales del siglo, cosacos rusos fundaron los primeros establecimientos en Siberia Occidental. El reinado de Iván IV también fue marcado por la larga y fracasada guerra contra la coalición de Polonia, Lituania y Suecia, guerra cuya causa eran las rutas comerciales del mar Báltico.

Iván IV llevó a cabo una serie de purgas en la aristocracia feudal, probablemente provocadas por la traición por parte del príncipe Andréi Kurbski, y por esas purgas fue por lo que Iván IV fue llamado "El Terrible". Después de su muerte, los fracasos militares, las epidemias y las pobres cosechas debilitaron el estado, y los tártaros de Crimea incendiaron Moscú. La muerte de los hijos de Iván más la hambruna que se dio desde 1601 hasta 1603 llevaron a la guerra civil y a la intervención extranjera.[11]

A mediados del siglo XVII había establecimientos rusos en la Siberia Oriental y en la península de Chukchi aprovechando río Amur. En 1648, el navegante ruso Semión Dezhniov descubrió el estrecho que separa Siberia de Alaska, que sería explorado en 1728 por el navegante danés Vitus Bering, por el que se le daría nombre.

Imperio ruso

Pedro I de Rusia, fundador del Imperio ruso en el año 1721.

El control moscovita de la nueva nación continuó después de la intervención polaca bajo la dinastía subsiguiente de Románov, empezando con el Zar Miguel I de Rusia en 1613.

Pedro I el Grande, que gobernó el Zarato Ruso, derrotó al Imperio sueco durante la Gran Guerra del Norte, y lo forzó a ceder la Carelia Occidental e Ingria (dos regiones perdidas por Rusia durante la Época de la Inestabilidad), y Livonia (actuales Estonia meridional y Letonia septentrional). Esto aseguró el acceso del Imperio ruso al mar y el comercio marítimo en Ingria. Pedro I fundó en 1703 una nueva capital, San Petersburgo, y fue en gran parte responsable de introducir en Rusia la cultura de la Europa Occidental por medio de sus reformas.

Estatua de Catalina la Grande en Odesa, en el sur de Ucrania, en memoria de la conquista del sur de Ucrania por Rusia frente al Imperio otomano.

Luego de dichas reformas, Rusia obtuvo poder en Europa. Catalina la Grande, que gobernó entre 1762 y 1796, continuó los esfuerzos de Pedro I e hizo de Rusia una de las grandes potencias europeas. Como ejemplos de la participación europea en el siglo XVIII, se destacan la guerra de Sucesión polaca y la guerra de los Siete Años. Tras la división de Polonia, Rusia adquirió los significativos territorios del oeste, los cuales se encontraban poblados principalmente por personas de religión ortodoxa. A consecuencia de las guerras contra el Imperio otomano, Rusia desplazó sus fronteras hasta el mar Negro, teniendo como objetivo la proteger de los turcos la región cristiana de los Balcanes. En 1783, Rusia y el Reino Georgiano (que fue devastado casi totalmente por las invasiones persas y por los turcos) firmaron el Tratado de Gueórguiyevsk (ciudad situada en el Krai de Stávropol) según el cual Georgia (Reino de Kartli-Kajetia) recibía la protección de Rusia.

En 1812, Napoleón invadió Rusia, habiendo reunido casi medio millón de soldados: unos, franceses, y otros, de los países conquistados en Europa. Sin embargo, luego de tomar Moscú, fue forzado a retirarse hacia Francia. Casi el 90% de las fuerzas invasoras pereció en las batallas con el ejército ruso por los guerrilleros y por el crudo invierno. Los ejércitos rusos terminaron la persecución del enemigo ocupando su capital: París. Los oficiales de las guerras napoleónicas llevaron a Rusia las ideas del liberalismo e incluso procuraron reducir los poderes del zar durante la rebelión abortada de los decembristas en 1825, la cual fue seguida por varias décadas de represión política. Otro de los resultados de las guerras napoleónicas fue la constitución de Besarabia y de Finlandia en el Imperio ruso, así como la creación del Zarato de Polonia. La permanencia de la servidumbre en Rusia y las políticas conservadoras de Nicolás I de Rusia frenaron el desarrollo del Imperio ruso a mediados del siglo XIX. Como resultado, el país fue derrotado en la Guerra de Crimea (1853-1856) por una alianza de las potencias europeas mayores Gran Bretaña, Francia, el Imperio Otomano y Piamonte-Cerdeña.

Mapa del Imperio ruso mostrando sus territorios e influencias, alrededor de 1866.

El sucesor de Nicolás I de Rusia, Alejandro II (1855-1881), fue forzado a emprender una serie de reformas completas y promulgó en 1861 un decreto aboliendo la servidumbre. Las grandes reformas del reinado de Alejandro II incrementaron el desarrollo y las tentativas del capitalista Serguéi Witte hacia la industrialización. Se daba un fenómeno de eslavofilia, sobre todo por la victoria de Rusia en la Guerra Ruso-Turca, victoria que forzó al Imperio otomano a reconocer la independencia de Rumanía y de la Unión Estatal de Serbia y Montenegro, y la autonomía de Bulgaria.

El fracaso de las reformas y la supresión de lo agrario a consecuencia del crecimiento de la intelectualidad liberal fomentaron la continuidad de los problemas. Poco antes de la Primera Guerra Mundial, la posición del zar Nicolás II y su dinastía parecía precaria.

Nicolás II (1868-1918), último zar de Rusia.

El gobierno ruso no quería la guerra, pero percibía que, de no tomar parte en ella, habría que aceptar la hegemonía alemana en Europa. Rusos de clase alta y de la burguesía ayudaron en el esfuerzo de guerra del régimen. Campesinos y trabajadores, en cambio, colaboraron con mucho menos entusiasmo ante la situación. Alemania tenía un ejército que llevaba la delantera en Europa y un enorme poder industrial, contando además con Austria-Hungría y el Imperio otomano entre sus aliados. Consecuentemente, Rusia se vio forzada a luchar en otras tres guerras y en la guerra inglesa simultáneamente. Con esas circunstancias, el esfuerzo ruso en la guerra fue muy grande. Habiendo ganado varias batallas importantes en 1916, el ejército guardó distancia cuando estalló la revolución, en parte por razones económicas, pero principalmente porque la desconfianza pública aumentó por la corrupción y la traición. Muchas historias fueron inventadas o enormemente exageradas, tal como la creencia de que un místico, Grigori Rasputin, tuvo gran influencia política dentro del gobierno. Lo que importó, sin embargo, fue que los rumores fueron creídos.

En 1917, la llamada Revolución de Febrero marcó la primera etapa de la revolución rusa: provocó la abdicación del zar Nicolás II, puso fin a la monarquía rusa de los Románov y llevó a la formación de un Gobierno Provisional Ruso.

Tras el fracaso de las Jornadas de Julio de 1917, Vladímir Ilich Lenin (llamado en realidad Vladímir Ilich Uliánov) huyó a Finlandia por razones de seguridad. Allí escribió Государство и революция (El Estado y la revolución), obra con la que llamaba a una nueva forma de gobierno, basado en asambleas de trabajadores (sóviets) e instituyendo al poder soviético elegido como revocable por ellos en todo momento. Lenin volvió a Petrogrado en octubre, y alentó la revolución con el lema "¡Todo el poder para los sóviets!". El 6, el 7 y el 8 de noviembre, Lenin dirigió el derrocamiento del gobierno provisional desde el Instituto Smolny. Al final de la Revolución rusa de 1917, una facción política marxista llamó a los bolcheviques a tomar el poder en Petrogrado y en Moscú con la dirección de Lenin. El asalto y la capitulación del Palacio de Invierno en la noche del 7 al 8 de noviembre marcaron el principio del gobierno soviético.

El zar Nicolás II y la familia real fueron ejecutados, y con ello terminó la última dinastía rusa. Durante un tiempo, se creyó el rumor de que la hija menor de la familia, Anastasia, había sobrevivido, rumor que han desmentido investigaciones recientes.

Revolución de 1917 y el fin de la era zarista

Asamblea del Sóviet de Petrogrado en 1917.
Aleksandr Kérenski, dirigente del gobierno republicano liberal y de inspiración occidental resultante de la Revolución de Febrero de 1917

A pesar de que Rusia se industrializaba rápidamente, apenas una pequeña parte de la población, principalmente nobles y algunos industriales, tenía buenas condiciones de vida. Los campesinos eran pobres y, pese a la reforma agraria de Alejandro II, les era muy difícil acceder a la propiedad de la tierra. Las derrotas sucesivas en la Primera Guerra Mundial y el descontento generalizado de la población causaron un deterioro de la economía interna, lo que condujo al caos social, a varias revueltas y a intentos revolucionarios en 1905 y en 1917.

Comenzó el fin de la era zarista con la revolución de 1905. Rusia fue derrotada inesperadamente por Japón, que era un país pequeño y débil técnicamente, y eso aterrorizó al zar Nicolás II, e hizo menguar su aceptación popular. Asimismo, en 1905 un grupo de trabajadores hizo una instancia al propio zar (en vez de hacerla al Palacio Imperial de San Petersburgo) exigiendo reformas económicas y sociales. El movimiento fue violentamente reprimido por las tropas imperiales: hubo 200 manifestantes muertos y 800 heridos. Ese episodio fue conocido como el «Domingo Sangriento», y a partir de entonces se formaron los primeros sóviets (consejos).

El poder de los sóviets y la influencia de la revolución de 1905 se fue diluyendo en los años siguientes. Sin embargo, con la entrada de Rusia en la Primera Guerra Mundial, las condiciones de vida de gran parte de la población empeoraron drásticamente, lo que generó las condiciones para nuevas revueltas, que darían origen a la Revolución de Febrero de 1917 que derrocó a la monarquía.

Tras la Revolución de Febrero los social-revolucionarios, los mencheviques, los cadetes y los bolcheviques intentaron encontrar - por separado - nuevas fórmulas de gobierno para Rusia que dieron lugar a una breve república de inspiración occidental, cuyo máximo dirigente fue Aleksandr Kérenski. Este nuevo orden no prosperó debido, principalmente, a la oposición de los dirigentes rusos de la nueva república a que Rusia abandonase la guerra, lo que favoreció a los bolcheviques, quienes, pese a ser una minoría política entre los partidos de la época, eran los únicos partidarios firmes de ese abandono.

Así se gestó la Revolución de Octubre, de inspiración bolchevique, y la posterior toma del poder por parte de los sóviets encabezados por Lenin y Trotski, que fundaron el Partido Comunista de la Unión Soviética, con el que se dieron los primeros pasos para la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

A raíz de la disolución de la Asamblea Constituyente Rusa por los bolcheviques, en Rusia se desencadenó una guerra civil (1917-1922) entre los partidarios de la revolución bolchevique (Ejército Rojo de Obreros y Campesinos) y sus opositores (Ejército Blanco), apoyados estos últimos en algunos momentos por diversas potencias extranjeras. Para ganar, Lenin adoptó el comunismo de guerra, y confiscó la producción agraria para abastecer a los soldados. Con la victoria del Ejército Rojo, grandes compañías privadas fueron cerradas como, por ejemplo, la empresa Smirnoff.

Era soviética

La Unión Soviética es la sucesora del Imperio ruso. El último zar, Nicolás II, gobernó hasta marzo de 1917 y fue ejecutado con su familia el año siguiente en Yekaterimburgo. La Unión Soviética se fundó en diciembre de 1922 con el nombre de Unión de las Repúblicas Soviéticas de Rusia (familiarmente conocida como Rusia Bolchevique), Ucrania, Bielorrusia y Transcaucasia, gobernadas las tres primeras por partidos bolcheviques y la última por el menchevique.

Revolución y fundación del estado soviético

La actividad revolucionaria moderna en el Imperio ruso comenzó con la Revuelta decembrista de 1825, y aunque se abolió la servidumbre en 1861, fue en términos desfavorables para los campesinos, y sirvió para azuzar a los revolucionarios. Un parlamento, la Duma Imperial de Rusia, fue establecido en 1906 después de la Revolución de 1905, pero el malestar político y social siguió, y fue agravado durante la Primera Guerra Mundial por el fracaso militar y la escasez de alimento en las ciudades principales.

El levantamiento popular espontáneo en San Petersburgo, en respuesta al decaimiento de la economía y la moral en tiempo de guerra, culminó con el derrocamiento del gobierno imperial. La autocracia zarista fue derrocada por la Revolución de Febrero y reemplazada por el Gobierno provisional ruso, cuyos dirigentes pensaron en establecer una democracia liberal en Rusia y continuar participando en el lado de la Triple Entente en la Primera Guerra Mundial. Al mismo tiempo, para asegurar los derechos de la clase obrera, surgieron en todo el país las asambleas de trabajadores (sóviets). Los bolcheviques, dirigidos por Lenin quien volvió del exilio en abril, presionaron a favor de una revolución socialista tanto en las asambleas como en las calles, y derrocaron al Gobierno Provisional en noviembre de 1917.[12]

En enero de 1918, el nuevo gobierno bolchevique disolvió la Asamblea Constituyente Rusa, elegida democráticamente en noviembre de 1917, lo que desencadenó una larga y sangrienta Guerra civil rusa (1918-1921), durante la que se aprobó la primera constitución soviética, y en la que hubo intervención extranjera en varias regiones de Rusia. Después de la Guerra Polaco-Soviética, que duró desde 1919 hasta 1921, a principios de ese último año se firmó el Tratado de Riga, con el que se repartieron los territorios disputados de Bielorrusia y Ucrania entre Polonia y la República Socialista Federativa Soviética de Rusia.

Unificación de las repúblicas soviéticas

Lenin saludando en Moscú.
5 de noviembre de 1921.

El 29 de diciembre de 1922, una conferencia de delegaciones plenipotenciarias de la RSFS de Rusia, la RFSS de Transcaucasia, la RSS de Ucrania y la RSS de Bielorrusia aprobaron el Tratado de Creación de la URSS y la Declaración de la Creación de la Unión Soviética, y se fundó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Estos dos documentos fueron confirmados por el primer Congreso de los Sóviets de la Unión Soviética y firmados por los cabezas de las delegaciones: Mijaíl Kalinin, Mijaíl Tsjakaya,[13]Mijaíl Frunze, Grigori Petrovski y Aleksandr Cherviakov, el 30 de diciembre de 1922. El 1 de febrero de 1924, la Unión Soviética fue reconocida por la primera potencia mundial de la época: el Imperio británico.

Ya en los primeros días del poder soviético, en 1917, empezó la reestructuración intensiva de la economía, la industria y la política del país. Una gran parte se realizó según los Decretos Iniciales Bolcheviques, documentos del gobierno soviético firmados por Lenin. Uno de los adelantos más prominentes era el plan GOELRÓ, que propugnaba una reestructuración profunda de la economía soviética basada en el suministro eléctrico en todo el país. La realización del plan comenzó en 1920, su desarrollo se extendía durante un período de 10 a 15 años, e incluía la construcción de una red de 30 centrales eléctricas regionales y diez grandes centrales hidroeléctricas, así como la electrificación de numerosas empresas industriales. El plan llegó a ser el prototipo para el subsiguiente Plan Quinquenal, que en la práctica culminó en 1931, durante la dirección de Iósif Stalin.

La era de Stalin

Un soldado sostiene la bandera roja después de la victoria soviética en la batalla de Stalingrado en febrero de 1943.

Después de la política económica de los bolcheviques durante la guerra civil,[15]​ Aunque algunas de estas medidas fueron discutidas por dirigentes soviéticos, se consideraron necesarias para evitar que se reemprendiera la explotación capitalista en la Unión Soviética. Los asuntos económicos constituyeron el telón de fondo en la lucha por el poder que se desencadenó entre los jefes soviéticos a la muerte de Lenin en 1924. Consolidando gradualmente su influencia y aislando a sus rivales dentro del partido, Iósif Stalin se convirtió a mediados de los años 20 en el dirigente de la Unión Soviética.

En 1928, Stalin introdujo el Primer Plan Quinquenal destinado a construir una economía socialista.[17]​ A pesar de la confusión reinante a mediados de los años 30, la Unión Soviética desarrolló una economía industrial poderosa años antes de la Segunda Guerra Mundial.

Rusia en la Segunda Guerra Mundial

En los años 30 se dio la mayor cooperación entre los países occidentales y la Unión Soviética. En 1933, se establecieron relaciones diplomáticas con los Estados Unidos. Cuatro años más tarde, durante la Guerra Civil Española, la Unión Soviética apoyó activamente a la Segunda República Española en su lucha contra los fascistas italianos y alemanes.[20]​ La Unión Soviética también tomó parte en la derrota de Japón invadiendo la región de Manchuria tres meses después de que concluyese la guerra en el oeste. Aunque destrozada por la guerra, la Unión Soviética surgió del conflicto como la mayor superpotencia militar reconocida.

Las repúblicas soviéticas perdieron aproximadamente 27 millones de personas. Durante la posguerra, la Unión Soviética mantuvo un control estrictamente centralizado, ayudó a la reconstrucción en los países del Bloque del Este al convertirse estos en estados soviéticos satélites, fundó el Pacto de Varsovia en 1955, más tarde el Consejo de Ayuda Mutua Económica, la ayuda suministrada a los comunistas finalmente victoriosos en China, y vio crecer su influencia en otras partes del mundo. Mientras tanto, la tensión creciente de la Guerra Fría la enemistó con los que habían sido sus aliados en tiempo de guerra: el Reino Unido y los Estados Unidos.

La Unión Soviética postestalinista

Iósif Stalin murió el 5 de marzo de 1953. En ausencia de un sucesor aceptable, los funcionarios más altos del Partido Comunista optaron por gobernar colectivamente la Unión Soviética, aunque existiera una lucha por el poder tras la apariencia de dirección colectiva. En 1956, Nikita Jrushchov, que a principios de la década de los años 50 había ganado la lucha por el poder, denunció la represión llevada a cabo por Stalin.[22]

El Sputnik 1, lanzado al espacio el 4 de octubre de 1957, fue el primer satélite artificial.

Durante este período, la Unión Soviética seguía siendo consciente de su extenso potencial científico y técnico, y lo aprovechó. Lanzó en 1957 el primer satélite artificial: Sputnik 1. Ese mismo año, la perra Laika fue primer ser vivo en viajar al espacio. En 1961, con el Vostok 1, Yuri Gagarin fue el primer ser humano en órbita de la Tierra. En 1963, a bordo del Vostok 6 iba la primera mujer tripulante de un vehículo en el espacio exterior: Valentina Tereshkova. En 1965, una persona fue la primera en andar en ese medio: Alekséi Leónov.

Las reformas de Jrushchov en la agricultura y en la administración fueron generalmente improductivas, y la política exterior con China y con los Estados Unidos se deterioró, lo que llevó a la ruptura con China. Jrushchov fue destituido en 1964.

Leonid Brézhnev, natural de Dnipropetrovsk, dirigente de la Unión Soviética desde 1964 hasta 1983.

Después de la expulsión de Jrushchov, siguió otro período de mando colectivo, que duró hasta que Leonid Brézhnev se estableciera a principios de los años 70 como la figura preeminente en la vida política soviética. Brézhnev fue mandatario durante el período de la Détente, y al mismo tiempo, incrementaba la fuerza militar soviética. La concentración de armas contribuyó a que cesara la Détente, lo que ocurrió a finales de los años 70; otro factor fue la Guerra de Afganistán.

En esa etapa, la Unión Soviética mantuvo la igualdad con Estados Unidos en el ámbito de la tecnología militar, pero esta expansión finalmente hizo que se paralizara la economía. Por contraste al espíritu revolucionario que acompañó el nacimiento de la Unión Soviética, la tendencia predominante de la dirección soviética después de la muerte de Brézhnev fue la aversión al cambio. El período de la dirección de Brézhnev fue llamado de «estancamiento brezhneviano».

Después de algunos experimentos con reformas económicas en la década de los 60, la dirección soviética volvió a medios establecidos de administración económica. La industria tuvo ganancias lentas pero estables durante los años 70, mientras que el desarrollo agrario continuó retrasándose: no hubo suficiente grano para alimentar a la creciente población, y hubo que importarlo. Debido a la mala calidad de su materia elaborada, la exportación se veía limitada a la materia prima.[24]​ y la economía se vio gravemente afectada.

Las reformas de Gorbachov y la disolución de la Unión Soviética

Sello postal de 1988 como parte de la promoción de la Perestroika.

Dos fenómenos caracterizaron la siguiente década: el desmoronamiento cada vez más evidente de las estructuras económicas y políticas de la Unión Soviética, y las tentativas de un conjunto fragmentario de reformas para invertir ese proceso. Después de la sucesión rápida de Yuri Andrópov y Konstantín Chernenko, figuras de transición con raíces profundas en la tradición de Brézhnev, Mijaíl Gorbachov fue designado Presidente de la Unión Soviética. Gorbachov comenzó a aplicar cambios significativos en la economía, y también en la dirección del Partido Comunista.[25]​ La política de transparencia permitió el acceso público a la información después de décadas de estricta censura del gobierno, y también abogó por la transparencia de la gestión de los dirigentes soviéticos.

Mijaíl Gorbachov en 1987, durante el período de la Perestroika y de la Glásnost, que tenían como objetivo la reestructuración y la apertura al debate del régimen socialista de la Unión Soviética.

A finales de los años 80, las repúblicas que componían la Unión Soviética comenzaron legalmente un movimiento hacia una declaración de soberanía sobre sus territorios, citando el Artículo 72 de la Constitución de la URSS, que indicaba el derecho de autodeterminación de las repúblicas soviéticas. El 7 de abril de 1990 fue aprobada una ley por la que una república podría separarse si más de dos terceras partes de los residentes de ella votaban a favor de ello en un referéndum. Muchas liberalizaron primero las elecciones de la era soviética para sus propias legislaturas nacionales en 1990, y avanzaron en una legislación que contradecía las leyes de la Unión Soviética: situación que fue conocida como la «Guerra de Leyes».[26]​ En 1989, la RSFS de Rusia, que era entonces la más grande (con cerca de la mitad de la población), convocó una nueva votación para constituir un Congreso de los Diputados del Pueblo de la Unión Soviética.

El 12 de junio de 1990, el Congreso de los Diputados del Pueblo de Rusia aprobó la Declaración de Soberanía Estatal de la RSFS de Rusia.[27]​ El 11 de julio de 1990, durante la celebración del XXVIII Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, Borís Yeltsin anunció su abandono del PCUS. Se presentó como independiente a las primeras elecciones multipartidistas, celebradas el 12 de junio de 1991, y se convirtió en presidente de la RSFS de Rusia al obtener el 57 % de los votos. El período de la incertidumbre legal continuó durante 1991 cuando las repúblicas componentes llegaron a ser paulatinamente independientes en la práctica.

El referéndum para la conservación de la URSS fue celebrado el 17 de marzo de 1991, con la mayoría de la población que votó por la conservación de la Unión Soviética en nueve de las quince repúblicas. El referéndum dio a Gorbachov un empujón secundario y, en julio de 1991, el Nuevo Tratado de la Unión fue diseñado y fue acordado para ocho repúblicas que se habrían inclinado a convertir la Unión Soviética en una federación mucho más flexible. La firma del tratado, sin embargo, fue interrumpida por el intento de golpe de estado de agosto de 1991 dirigido contra Gorbachov por miembros marxistas extremistas del gobierno y de la KGB, que procuró invertir las reformas de Gorbachov y reafirmar el control central del gobierno sobre las repúblicas. Después que el golpe fallara, Yeltsin salió como un héroe mientras el poder de Gorbachov disminuyó. El equilibrio político se inclinó apreciablemente hacia las repúblicas. En agosto de 1991, Letonia y Estonia declararon inmediatamente la restauración de la independencia plena (siguiendo el ejemplo de Lituania en 1990), mientras las otras 12 repúblicas continuaban discutiendo de nuevo los modelos de una Unión cada vez más débil.

El 8 de diciembre de 1991, los presidentes de la RSFS de Rusia, RSS de Ucrania y RSS de Bielorrusia firmaron el Tratado de Belavezha que declaró la Unión Soviética disuelta, estableciendo la Comunidad de Estados Independientes (CEI) en su lugar. Como quedaban dudas sobre la autoridad del Tratado de Belavezha para disolver la Unión Soviética, el 21 de diciembre de 1991 los representantes de todas las repúblicas soviéticas, excepto la República de Georgia, inclusive las repúblicas que habían firmado el Tratado de Belavezha, firmaron el Protocolo de Almá-Atá, que confirmó el desmembramiento y la disolución de la URSS y volvió a plantear el establecimiento de la CEI. La cumbre de Almá-Atá convino también en varias otras medidas prácticas como consecuencia de la extinción de la Unión Soviética. El 25 de diciembre de 1991, Gorbachov se rindió a lo inevitable y renunció como presidente de la Unión Soviética, declarando a la Unión Soviética disuelta. Transfirió los poderes, que pasaron desde entonces a Borís Yeltsin, el presidente de Rusia. El día siguiente, el Soviet Supremo de la URSS, el cuerpo gubernamental más alto de la Unión Soviética, reconoció el desmoronamiento de la nación y se disolvió. Esto es reconocido generalmente como la disolución final de la Unión Soviética como un estado. Muchas organizaciones como las Fuerzas Armadas Soviéticas y la policía se conservaron hasta principios del año 1992, pero fueron eliminadas progresivamente y/o retiradas o absorbidas por los estados nuevamente independientes.

Federación de Rusia

A mediados de los años 1990, Rusia era una democracia multipartidista, pero era difícil asegurar un gobierno representativo a causa de dos problemas estructurales: el enfrentamiento entre el presidente y el parlamento, y el anárquico sistema de partidos. Aunque Yeltsin ganó prestigio en el extranjero al mostrarse como un demócrata para debilitar a Gorbachov, su concepción de la presidencia era muy autocrática, actuando bien como su propio primer ministro (hasta junio de 1992) o bien nombrando para tal cargo a gente de su confianza, sin tener en cuenta al parlamento.

Mientras, la excesiva presencia de partidos minúsculos y su rechazo a formar alianzas coherentes dejaba la legislatura ingobernable. Durante 1993, el contencioso entre Yeltsin y el parlamento culminaría con la crisis constitucional de octubre. Esta llegó a su punto crítico cuando, el 3 de octubre, Yeltsin mandó a los tanques a bombardear el parlamento ruso. Con este trascendente (e inconstitucional) paso de disolver a cañonazos el parlamento, Rusia no había estado tan cerca del enfrentamiento civil desde la revolución de 1917. A partir de entonces, Yeltsin dispuso de entera libertad para imponer una constitución con fuertes poderes presidenciales, que fue aprobada en referéndum en diciembre de 1993. Sin embargo, el voto de diciembre también supuso un avance importante de comunistas y nacionalistas, reflejo del creciente desencanto de la población con las reformas económicas neoliberales.

Pese a llegar al poder en un ambiente general de optimismo, Yeltsin nunca recuperaría su popularidad tras apoyar la "terapia de choque" económica de Yegor Gaidar: fin del control de precios de la era soviética, recortes drásticos en el gasto público y la apertura al comercio exterior en 1992. Las reformas devastaron inmediatamente la calidad de vida de la gran mayoría de la población, especialmente en aquellos sectores beneficiados por los salarios y precios controlados, los subsidios y el estado del bienestar de la época socialista. Rusia sufrió en los años noventa una recesión económica más grave que la Gran Depresión que azotó los Estados Unidos o Alemania a principios de los años 1930.[28]

Las reformas económicas consolidaron una oligarquía semicriminal enraizada en el viejo sistema soviético. Aconsejada por los gobiernos occidentales, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, Rusia se embarcaría en la mayor y más rápida privatización jamás llevada a cabo por un gobierno en toda la historia. A mediados de la década de 1990, el comercio, los servicios y la pequeña industria ya estaban en manos privadas. Casi todas las grandes empresas fueron adquiridas por sus antiguos directores, engendrando una clase de nuevos ricos cercanos a diversas mafias o a inversores occidentales.[29]​ En la base del sistema, a causa de la inflación o el desempleo, muchos obreros acabaron en la pobreza, la prostitución o la delincuencia.

A pesar de todo, un supuesto regreso a la economía dirigida parecía casi imposible, contando con el rechazo unánime de Occidente. La economía rusa encontró el fin del calvario con la recuperación a partir de 1999 en parte gracias al alza de los precios del crudo, su principal exportación aún quedando lejos los niveles de producción soviéticos.

Tras la crisis financiera de 1998 Yeltsin se encontraba en el ocaso de su trayectoria. Solo unas horas antes del primer día de 2000, dimitió por sorpresa dejando el gobierno en manos de su primer ministro, Vladímir Putin, un antiguo funcionario del KGB y jefe de su agencia sucesora tras la caída del comunismo. En 2000, el nuevo presidente derrotó con facilidad a sus contrincantes en las elecciones presidenciales del 26 de marzo, ganando en primera vuelta. En 2004 fue reelegido con el 71 % de los votos y sus aliados ganaron las legislativas, pese a las reticencias de observadores nacionales y extranjeros sobre la limpieza de los comicios. Se hizo aún más patente la preocupación internacional a finales de 2004 a causa los notables avances en el endurecimiento del control del presidente sobre el parlamento, la sociedad civil y los representantes regionales.[cita requerida]

En las elecciones legislativas rusas de 2007 el partido Rusia Unida (Conservador y Nacionalista con una base de centrista), que apoya incondicionalmente a Putin y el curso de desarrollo tomado desde su llegada al poder, consiguió el 64,30 % de los votos, lo que se consideró como apoyo de los rusos al dicho curso político y económico.

En las elecciones presidenciales de Rusia de 2008, el candidato del partido Rusia Unida, Dmitri Medvédev, apoyado por el entonces presidente Vladímir Putin, ganó por amplio margen[30]​ a sus opositores en las urnas. Medvédev asumió el cargo en mayo de 2008.

El día 4 de marzo, se realizaron las Elecciones presidenciales de Rusia de 2012 para designar al sucesor de Dmitri Medvédev en el cargo, resultando como vencedor el candidato por el partido Rusia Unida, Vladímir Putin quien asumió el 7 de mayo de 2012 por un periodo de seis años, mientras que su predecesor en el cargo, Dmitri Medvédev, quedó designado como el nuevo presidente del Gobierno de Rusia, puesto también conocido como primer ministro.

El 18 de marzo de 2014 a la Federación de Rusia se adhirió la república parcialmente reconocida de Crimea, conteniendo las antiguas subdivisiones de Ucrania: la República Autónoma de Crimea y la ciudad con estatus especial de Sebastopol. A consecuencia de esto se formaron dos nuevos sujetos federales: República de Crimea y la ciudad federal de Sebastopol.

El 27 de marzo de 2014 fue aprobada la Resolución 68/262 de la Asamblea General de las Naciones Unidas (llamada Integridad territorial de Ucrania) en respuesta a la crisis de Crimea.​ Aprobada por 100 países, la resolución afirmó el compromiso de las Naciones Unidas para reconocer a Crimea como parte de Ucrania, rechazando el referéndum sobre el estatus político.

Putin fue reelegido con un 76,69% de los votos en los comicios presidenciales de 2018.[31]

Other Languages
Аҧсшәа: Урыстәыла
Acèh: Rusia
адыгабзэ: Урысые
Afrikaans: Rusland
Akan: Rɔhyea
Alemannisch: Russland
አማርኛ: ሩሲያ
aragonés: Rusia
Ænglisc: Russland
العربية: روسيا
ܐܪܡܝܐ: ܪܘܣܝܐ
مصرى: روسيا
অসমীয়া: ৰাছিয়া
asturianu: Rusia
Aymar aru: Rusiya
azərbaycanca: Rusiya
تۆرکجه: روسیه
Boarisch: Russland
žemaitėška: Rosėjė
Bikol Central: Rusya
беларуская: Расія
беларуская (тарашкевіца)‎: Расея
български: Русия
भोजपुरी: रूस
Bislama: Rusia
Bahasa Banjar: Rusia
bamanankan: Risila
বাংলা: রাশিয়া
བོད་ཡིག: ཨུ་རུ་སུ།
বিষ্ণুপ্রিয়া মণিপুরী: রাশিয়া
brezhoneg: Rusia
bosanski: Rusija
ᨅᨔ ᨕᨘᨁᨗ: Russia
català: Rússia
Chavacano de Zamboanga: Rusia
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Ngò̤-lò̤-sṳ̆
нохчийн: Росси
Cebuano: Rusya
Chamoru: Russia
ᏣᎳᎩ: ᏲᏂᎢ
Tsetsêhestâhese: Russia
کوردی: ڕووسیا
corsu: Russia
qırımtatarca: Rusiye
čeština: Rusko
kaszëbsczi: Ruskô
словѣньскъ / ⰔⰎⰑⰂⰡⰐⰠⰔⰍⰟ: Рѡсїꙗ
Cymraeg: Rwsia
dansk: Rusland
Deutsch: Russland
Zazaki: Rusya
dolnoserbski: Rusojska
डोटेली: रुस
ދިވެހިބަސް: ރޫސީވިލާތް
eʋegbe: Russia
Ελληνικά: Ρωσία
emiliàn e rumagnòl: Rossia
English: Russia
Esperanto: Rusio
eesti: Venemaa
euskara: Errusia
estremeñu: Russia
فارسی: روسیه
Fulfulde: Roosiya
suomi: Venäjä
Võro: Vinnemaa
Na Vosa Vakaviti: Rusi
føroyskt: Russland
français: Russie
arpetan: Russie
Nordfriisk: Ruslun
furlan: Russie
Frysk: Ruslân
Gaeilge: An Rúis
Gagauz: Rusiya
贛語: 俄羅斯
Gàidhlig: An Ruis
galego: Rusia
گیلکی: رۊسیه
Avañe'ẽ: Rrúsia
गोंयची कोंकणी / Gõychi Konknni: रूस
𐌲𐌿𐍄𐌹𐍃𐌺: 𐍂𐌿𐍃𐌰𐌻𐌰𐌽𐌳
ગુજરાતી: રશિયા
Gaelg: Yn Roosh
Hausa: Rasha
客家語/Hak-kâ-ngî: Ngò-lò-sṳ̂
Hawaiʻi: Rūsia
עברית: רוסיה
हिन्दी: रूस
Fiji Hindi: Russia
hrvatski: Rusija
hornjoserbsce: Ruska
Kreyòl ayisyen: Risi
magyar: Oroszország
հայերեն: Ռուսաստան
interlingua: Russia
Bahasa Indonesia: Rusia
Interlingue: Russia
Iñupiak: Russia
Ilokano: Rusia
ГӀалгӀай: Россе Федераци
Ido: Rusia
íslenska: Rússland
italiano: Russia
ᐃᓄᒃᑎᑐᑦ/inuktitut: ᐅᓛᓴ
日本語: ロシア
Patois: Rosha
la .lojban.: rukygu'e
Basa Jawa: Ruslan
ქართული: რუსეთი
Qaraqalpaqsha: Rossiya
Taqbaylit: Rusya
Адыгэбзэ: Урысей
Kabɩyɛ: Ruusii
Kongo: Rusia
Gĩkũyũ: Racia
қазақша: Ресей
kalaallisut: Ruslandi
ភាសាខ្មែរ: រុស្ស៊ី
ಕನ್ನಡ: ರಷ್ಯಾ
한국어: 러시아
Перем Коми: Рочму
къарачай-малкъар: Россия Федерация
कॉशुर / کٲشُر: روٗس
kurdî: Rûsya
коми: Рочму
kernowek: Russi
Кыргызча: Орусия
Latina: Russia
Ladino: Rusia
Lëtzebuergesch: Russland
лакку: Аьрасат
лезги: Урусат
Lingua Franca Nova: Rusia
Luganda: Rwasha
Limburgs: Róslandj
Ligure: Ruscia
lumbaart: Rüssia
lingála: Rusí
لۊری شومالی: رۊسیٱ
lietuvių: Rusija
latgaļu: Krīveja
latviešu: Krievija
मैथिली: रूस
Basa Banyumasan: Rusia
мокшень: Рузмастор
Malagasy: Rosia
олык марий: Россий
Māori: Rūhia
Baso Minangkabau: Rusia
македонски: Русија
മലയാളം: റഷ്യ
मराठी: रशिया
кырык мары: Россий
Bahasa Melayu: Rusia
Malti: Russja
Mirandés: Rússia
မြန်မာဘာသာ: ရုရှားနိုင်ငံ
مازِرونی: روسیه
Dorerin Naoero: Ratsiya
Nāhuatl: Rusia
Napulitano: Russia
Plattdüütsch: Russland
Nedersaksies: Ruslaand
नेपाली: रुस
नेपाल भाषा: रुस
Nederlands: Rusland
norsk nynorsk: Russland
norsk: Russland
Novial: Rusia
Nouormand: Russie
Sesotho sa Leboa: Russia
Chi-Chewa: Russia
occitan: Russia
Livvinkarjala: Ven'a
Oromoo: Raashiyaa
ଓଡ଼ିଆ: ଋଷିଆ
Ирон: Уæрæсе
ਪੰਜਾਬੀ: ਰੂਸ
Pangasinan: Rusia
Kapampangan: Rusia
Papiamentu: Rusia
Picard: Russie
Deitsch: Russland
Pälzisch: Russland
पालि: रूस
Norfuk / Pitkern: Rusha
polski: Rosja
Piemontèis: Russia
پنجابی: روس
Ποντιακά: Ρουσία
پښتو: روسیه
português: Rússia
Runa Simi: Rusya
rumantsch: Russia
Romani: Rusiya
Kirundi: Uburusiya
română: Rusia
armãneashti: Arusia
tarandíne: Russie
русский: Россия
русиньскый: Росія
Kinyarwanda: Uburusiya
संस्कृतम्: रास्या
саха тыла: Арассыыйа
ᱥᱟᱱᱛᱟᱲᱤ: ᱨᱟᱥᱤᱭᱟ
sardu: Rùssia
sicilianu: Russia
Scots: Roushie
سنڌي: روس
davvisámegiella: Ruošša
Sängö: Rusïi
srpskohrvatski / српскохрватски: Rusija
සිංහල: රුසියාව
Simple English: Russia
slovenčina: Rusko
slovenščina: Rusija
Gagana Samoa: Rusia
Soomaaliga: Ruushka
shqip: Rusia
српски / srpski: Русија
Sranantongo: Rusland
SiSwati: IRashiya
Sesotho: Rashea
Seeltersk: Ruslound
Basa Sunda: Rusia
svenska: Ryssland
Kiswahili: Urusi
ślůnski: Rusyjo
தமிழ்: உருசியா
ತುಳು: ರಷ್ಯಾ
తెలుగు: రష్యా
tetun: Rúsia
тоҷикӣ: Русия
ትግርኛ: ራሻ
Türkmençe: Russiýa
Tagalog: Rusya
Setswana: Russia
lea faka-Tonga: Lūsia
Tok Pisin: Rasia
Türkçe: Rusya
Xitsonga: Rhaxiya
татарча/tatarça: Русия
chiTumbuka: Russia
Twi: Rɔhyia
reo tahiti: Rūtia
тыва дыл: Россия
удмурт: Россия
ئۇيغۇرچە / Uyghurche: روسىيە
українська: Росія
اردو: روس
oʻzbekcha/ўзбекча: Rossiya
Tshivenda: Rashia
vèneto: Rusia
vepsän kel’: Venäma
Tiếng Việt: Nga
West-Vlams: Rusland
Volapük: Rusän
walon: Rûsseye
Winaray: Rusya
Wolof: Riisi
吴语: 俄罗斯
isiXhosa: IRashiya
მარგალური: რუსეთი
ייִדיש: רוסלאנד
Yorùbá: Rọ́síà
Vahcuengh: Ezlozswh
Zeêuws: Rusland
中文: 俄罗斯
文言: 俄羅斯
Bân-lâm-gú: Lō͘-se-a
粵語: 俄羅斯
isiZulu: IRashiya