Rumor

Crispin y Scapin, pintura al óleo de Honoré Daumier, 1858-1860.

Los rumores son proposiciones diseñadas para ser creídas, y que se transmiten de persona a persona, habitualmente de forma oral, sin que existan datos para comprobar su veracidad. Se trata de especulaciones no confirmadas que se intentan dar por ciertas con un objetivo determinado, y que condicionan el comportamiento de los demás por encima de la información objetiva. Al no ser información contrastada, rara vez se difunde de forma abierta, aunque esto no impide que se extienda de forma rápida. La forma tradicional y más usada de extender un rumor ha sido siempre el boca a boca, pero con la aparición de internet, la sociedad ha aprovechado el anonimato que da este medio para extender todo tipo de rumores.

Los rumores transmiten con enorme eficiencia la información social ya que tienen un enorme potencial manipulador, porque las personas tendemos a ajustar nuestra propia visión del mundo, a la percepción de éste que tienen los otros.

Ha sido y es usado tanto como herramienta política como comercial, aparte del uso individual que le dan las personas anónimas para aventajar a alguien o a algo, o simplemente dejarle en mal lugar sin beneficio directo para el que inicia el rumor. También hay rumores cuya única finalidad es la diversión, tengan o no efectos negativos. Algunos de estos rumores iniciados como una broma, no tienen posibilidad de ser demostrados como falsos ni como auténticos, y si perduran en el tiempo, acaban convirtiéndose en leyendas urbanas.

El rumor nunca tiene una fuente definida, aunque casi siempre trata de ubicar la fuente de la información lo más cerca posible del objeto sobre el que se informa.

Desde un punto de vista positivo, el rumor se asocia con una medida para conocer la fuerza de la comunicación de una organización o de un tema determinado en los medios de comunicación.

El rumor dentro de las organizaciones

El rumor es ineludible en una organización, y como tal es un canal más de comunicación interna. Una empresa puede no tener Intranet, o carecer de revista interna, pero nunca podrá evitar tener rumores. Pensado de esta manera, la gestión del rumor pasa a ser una parte integral del plan de comunicación interna de la empresa. Para ello hay aspectos clave: contar con un plan de comunicación interna que contemple medios y canales sólidos, y que coloque en un lugar jerárquico los temas que revisten mayor interés para la gente de la empresa; identificar a los interlocutores clave, las personas más escuchadas; generar espacios en los que el personal pueda preguntar y se le responda con transparencia; intervenir con rapidez ante la proliferación de un rumor; valorar al rumor y escucharlo sistemáticamente como una importante fuente de feedback.[1]

En cualquier organización, cuanto más elevadas sean la falta de información y la relevancia del tema, más fuerte, sostenido y masivo será el rumor.

Other Languages
العربية: إشاعة
català: Rumor
čeština: Fáma
dansk: Rygte
Deutsch: Gerücht
English: Rumor
فارسی: شایعه
suomi: Huhu
français: Rumeur
עברית: שמועה
हिन्दी: अफवाह
hrvatski: Glasina
Ido: Rumoro
italiano: Rumor
日本語:
ಕನ್ನಡ: ಗಾಳಿ ಮಾತು
한국어: 소문
latviešu: Baumas
Nederlands: Gerucht
română: Zvon
srpskohrvatski / српскохрватски: Glasine
සිංහල: කටකතා
Simple English: Rumor
slovenčina: Fáma
српски / srpski: Гласине
українська: Чутки
中文: 谣言