Roto chileno

Monumento al roto chileno, de Virginio Arias, Plaza Yungay, Santiago.

El adjetivo sustantivado roto, que adoptó una connotación clasista en el siglo XIX,[2]

Pese a lo anterior, el término también ha sido usado con connotaciones afectivas, sobre todo en su forma diminutiva, o incluso épicas. En Chile desde comienzos del siglo XX, el roto ha sido considerado una figura de identidad nacional y arquetipo de la chilenidad.[3]

Orígenes

Durante la colonización española de América, Diego de Almagro regresó desde Chile a la Gobernación de Nueva Toledo por el desierto de Atacama en 1537. La travesía fue desastrosa; tal fue el estado en el cual llegaron Almagro y sus seguidores que desde entonces a quienes vinieran de esas tierras se les llamó «rotos»,[2]

[...] los de Chile estaban en tan pobres condiciones, ya que nadie les daba trabajo ni posibilidades de desenvolverse en alguna actividad, que por sus ropas harapientas los llamaban los rotos chilenos.[5]
[...] el domingo 26 de junio de 1541, [...] "los rotos de Chile", como llamaban a los soldados de Almagro por su extremada pobreza, dieron muerte a Pizarro en un sorpresivo "golpe de estado".[6]

Una conocida canción popular de Chile demuestra la vinculación entre el aspecto andrajoso y el desprecio social con la palabra «roto».

Las mujeres no me quieren
porque tengo el poncho roto
se arregla fácil muchachas
me saco este y me pongo otro.
Isabel y Ángel Parra, «Cuartetas por diversión», cuarta estrofa,[8]

Mientras otras fuentes sugieren que el origen del término sería militar y significaría «derrotado»,[10]

El origen de la palabra «roto» es, para muchos, sinónimo de astroso, rotoso, parchado. Pero la procedencia del vocablo es muy distinta. Se sabe que se aplicó algunos años después de la Conquista, cuando los españoles viajaban al Perú casi sin vestimenta uniforme y los más vestidos iban extraña y estrafalariamente abigarrados, lo que hizo que se les denominara a estos viajeros, «rotos», en el sentido español de la palabra, que es 'ir de cualquier modo'. Los viajes se generalizaron y los que iban de Chile, es decir, estos personajes, pasaron a ser «rotos», no ya por su aspecto, sino por su esfuerzo y valentía; luego se generalizó por todos los países esta denominación.

Oreste Plath, Epopeya del «roto» chileno, 1957.

El roto adquirió caracteres míticos dentro del alma nacional; en el fondo, se trató de la conceptualización de la gran masa popular chilena que solo a partir del siglo XIX consiguió visibilidad —hasta entonces, la hegemonía de la aristocracia castellano-vasca había privado al pueblo de todo protagonismo social—. El empleo del término se hizo mayor después de la Guerra entre la Confederación Perú-Boliviana y el Ejército Unido Restaurador; las tropas restauradoras, mayoritariamente chilenas y pertenecientes a grupos de extracción social pobre, vencieron el 20 de enero de 1839 a las confederadas en la batalla de Yungay, triunfo conmemorado con el himno de Yungay, que se percibió como símbolo de la consolidación de la nacionalidad chilena.[12]

Other Languages
English: Roto
Scots: Roto