Rosario (catolicismo)

Rosario católico de cuentas de madera, con una medalla de san Benito en el centro de la cruz. La crítica histórica atribuye a la Orden de San Benito el punto de origen del rezo del rosario.

El rosario (del latín rosarĭum, rosaleda o rosedal) es un rezo tradicional católico que conmemora veinte « misterios» (15 en la forma tradicional) de la vida de Jesucristo y de la Virgen María, recitando después de cada uno de ellos un padrenuestro, diez avemarías y un gloria al Padre. Es frecuentemente designado como Santo Rosario por los católicos.

También se llama «rosario» a la sarta de cuentas que se utiliza para rezar el rosario. Las cuentas están separadas cada diez por otras de distinto tamaño y la sarta está unida por sus dos extremos a una cruz.

Orígenes del rosario

En los orígenes del rosario católico se entrelazan tradiciones antiguas de la oración del Oriente y del Occidente cristianos.[1] Se trata de la repetición de aclamaciones y alabanzas que aparecen en el Evangelio de Lucas (el saludo del ángel Gabriel a María en Lc 1, 26-28; y el saludo de Isabel a María en Lucas 1, 42) hasta conformar el avemaría junto con un rico conjunto de himnos y oraciones propias de las liturgias orientales. Entre las influencias más destacadas se encuentra la traducción al latín del Akáthistos a la madre de Dios, un himno de la liturgia oriental griega de finales del siglo VI que medita sobre el misterio de la maternidad divina de María.

André Duval citó a Thomas Esser,[4] Esta devoción tomó el nombre de « Salterio de la Virgen».

La popularidad y desarrollo del rosario se produjo en el siglo XIII, durante la oposición al movimiento albigense o catarismo. Los cátaros o albigenses no reconocían ningún dogma relacionado con la Virgen María y se negaban a venerarla.[3] Ante los enfrentamientos entre católicos y albigenses, Domingo de Guzmán, fundador de la orden de los Predicadores (más conocidos como dominicos), parece haber promovido en sus misiones el rezo de una forma primitiva del rosario. Al ser los dominicos una orden de predicadores y estar siempre en medio del pueblo, su devoción se hizo popular, generando la aparición de cofradías y grupos de devotos por doquier, junto con relatos de milagros que acrecentaron su fama. Aunque la devoción decayó durante el siglo XIV, la orden de los Predicadores siguió fomentándola.

El beato Alano de la Roca fue el encargado de hacerla resurgir, tarea seguida por Jacobo Sprenger, prior del convento de los dominicos en Colonia ( Alemania). Para el siglo XVI ya estaba con su forma manejada hoy: Contemplación de los "misterios", credo, padrenuestro y avemaría como oraciones principales y las cuentas o granos como medio de llevar la oración.

Sobre el avemaría es preciso señalar que la segunda mitad de la oración fue añadida a la primera en el siglo XIV, pero su uso se hizo universal cuando el papa Pío V promulgó el Breviario Romano y mandó que se rezase al principio de cada hora del Oficio Divino, después del padrenuestro.

Fue la batalla de Lepanto la que causó que la Iglesia católica celebrara una fiesta anual al rezo del rosario, ya que el papa Pío V atribuyó la victoria de los cristianos sobre los turcos a la intercesión de la Virgen María mediante el rezo del rosario. La fiesta fue instituida el 7 de octubre. Primero se la llamó «Nuestra Señora de las Victorias», pero el papa Gregorio XIII modificó el nombre de la solemnidad por el de «Nuestra Señora del Rosario».

En este fresco ubicado en la Iglesia de Santo Domingo de Guzmán en San Cristóbal de La Laguna ( Tenerife, España), aparece representada la Virgen del Rosario entregando el Santo Rosario a Domingo de Guzmán. En la escena también aparecen Pedro de Santa María de Ulloa, Catalina de Siena y la siervita de Dios María de Jesús de León y Delgado.

Un fenómeno muy importante en torno a esta devoción fue el de los rosarios públicos o callejeros, que surgieron en Sevilla en 1690 y se extendieron muy pronto por España y sus colonias americanas. Eran cortejos precedidos por una cruz, que contaban con faroles de mano y faroles de asta para alumbrar los coros, y que estaban presididos por la insignia mariana denominada Simpecado. Fue la principal referencia de la devoción y en Sevilla llegó a haber en el siglo XVIII más de 150 cortejos que diariamente hacían su estación por las calles rezando y cantando las avemarías y los misterios. Los domingos y festivos salían de madrugada o a la aurora. Al principio eran masculinos, pero ya en el primer tercio del XVIII aparecieron los primeros Rosarios de mujeres que salían los festivos por la tarde.

Según la tradición católica, en Fátima (Portugal), en 1917, a tres pequeños pastores se les apareció la Virgen María, quien les reveló que cada vez que se reza un avemaría es como si se le ofreciera una rosa, de tal suerte que cada rosario completo sería una corona de rosas (concepto que había sido mencionado tiempo atrás por Luis María Grignion de Montfort en su obra Secreto admirable del Santo Rosario).

El 16 de octubre de 2002, el papa Juan Pablo II promulgó la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, en la que consideró oportuna la adición de cinco nuevos misterios al rosario, los misterios luminosos.[5]

Other Languages
العربية: مسبحة وردية
žemaitėška: Rožončios
беларуская (тарашкевіца)‎: Ружанец
বাংলা: তসবীহ্‌
català: Rosari
Cebuano: Rosaryo
čeština: Růženec
Cymraeg: Llaswyr
Deutsch: Rosenkranz
dolnoserbski: Paśerc
Ελληνικά: Ροζάριο
English: Rosary
Esperanto: Rozario
euskara: Arrosario
suomi: Ruusukko
français: Rosaire
Gàidhlig: Paidirean
Avañe'ẽ: Ñembo'esyrỹi
गोंयची कोंकणी / Gõychi Konknni: रूजाय सायबिणिचो तेर्स
hrvatski: Krunica
Հայերեն: Վարդարան
Bahasa Indonesia: Doa Rosario
Interlingue: Rosarium
Ido: Rozario
italiano: Rosario
日本語: ロザリオ
한국어: 묵주
Limburgs: Roazekrans
lietuvių: Rožinys
latviešu: Rožukronis
മലയാളം: കൊന്ത
Napulitano: Cemmeraglia
Nedersaksies: Rozenkrans
Nederlands: Rozenkrans
norsk nynorsk: Rosenkrans
norsk bokmål: Rosenkrans
polski: Różaniec
português: Santo Rosário
Runa Simi: Rusaryu
română: Rozariu
русский: Розарий
sardu: Arrosàriu
sicilianu: Rosariu
srpskohrvatski / српскохрватски: Krunica (molitva)
Simple English: Rosary
slovenčina: Ruženec (modlitba)
slovenščina: Rožni venec
shqip: Rruzarja
svenska: Rosenkransen
Kiswahili: Rozari
Tagalog: Rosaryo
українська: Розарій
Tiếng Việt: Kinh Mân Côi
中文: 玫瑰经