Rosalía Arteaga Serrano

Rosalía Arteaga Serrano
DRA. ROSALIA ARTEAGA (25654658468) (cropped).jpg
Rosalía Arteaga en 2018

Coat of arms of Ecuador.svg
41° Vicepresidenta Constitucional de la República del Ecuador
10 de agosto de 1996-30 de marzo de 1998[1]
Encargada de la Presidencia
9 de febrero de 1997 - 11 de febrero de 1997
PresidenteAbdala Bucaram Ortiz
Fabián Alarcón (Interino)
PredecesorEduardo Peña Triviño
SucesorPedro Aguayo

Ministra de Educación y Cultura
1994-22 de julio de 1994
PresidenteSixto Durán Ballén

Información personal
Nacimiento5 de diciembre de 1956 (61 años)
Bandera de Ecuador Cuenca, Azuay, Ecuador
NacionalidadEcuatoriana Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido políticoMovimiento Independiente para una República Auténtica
Información profesional
OcupaciónAbogada.

Lupe Rosalía Arteaga Serrano, (Cuenca, Ecuador, 5 de diciembre de 1956) es una activista social, escritora y política ecuatoriana, fue vicepresidenta del Ecuador del 10 de agosto de 1996 al 30 de marzo de 1998, siendo encargada del poder del estado ecuatoriano entre el 9 y 11 de febrero de 1997 tras el derrocamiento de Abdalá Bucaram.

Madre de 4 hijos, el segundo de ellos fallecido por complicaciones derivadas del síndrome de Down. Doctorada en Derecho y escritora, ha publicado varias obras entre las cuales destacan La Presidenta, una crónica sobre su paso por la vicepresidencia y su encargo de la presidencia de la República, y Jerónimo, dedicada a su hijo fallecido. Divorciada de Pedro Fernández de Córdova y retirada de la política, actualmente reside en la ciudad de Quito.

Biografía

Nació en Cuenca, provincia del Azuay, el 5 de diciembre de Escuela de Periodismo de la Universidad Católica de la misma ciudad. Finalmente, para complementar su preparación académica viajó a Brasil para ingresar a la Facultad de Pedagogía y Antropología de la Universidad Federal de Bahía.

Luego de graduarse con las más altas notas había alcanzado los títulos de Bachiller en Humanidades Modernas, Licenciada en Ciencias Políticas y Sociales, Doctora en Jurisprudencia y Abogada de los Tribunales de Justicia del Ecuador, Master en Educación Básica y Rescate de Valores Culturales en América Latina, y Egresada de la Escuela de Periodismo.[3]

Carrera política

Su gran pasión por servir a la comunidad ecuatoriana, la llevó a desempeñar diferentes cargos públicos y privados tales como Delegada de la Subsecretaría de Cultura para las provincias de Azuay y Cañar (1986-1990), Concejal del cantón Cuenca (1986-1988). La carrera política de Rosalía Arteaga comenzó en 1992, cuando fue nombrada Subsecretaria de Cultura. Dos años después, fue Ministra de Educación, Cultura y Deportes. Logró reconocimiento cuando renunció a su cargo, bajo el mandato del entonces Presidente Sixto Durán Ballén, por el hecho de que ese gobierno quería que la religión se impartiera en el sistema de educación pública.Fuera del gobierno, en 1996 fue designada Directora Nacional del Movimiento Independiente para una República Auténtica (MIRA), que auspició su candidatura a la Vicepresidencia de la República en alianza con el presidenciable Abdalá Bucaram, del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE). Su presencia en dicho binomio -discutida por muchos- aportó de manera significativa para mejorar la imagen del candidato presidencial y, consumadas las elecciones, el triunfo fue rotundo y el 10 de agosto de 1996 se convirtió en la primera mujer en la historia del Ecuador en alcanzar la vice-Presidencia de la República.[4]

Vicepresidencia

El tándem Bucaram-Arteaga venció en 20 de las 21 provincias del. Sin embargo, el distanciamiento entre Presidente y Vicepresidente no tardó en producirse, tras el incumplimiento de varias promesas de campañas por parte del PRE hacia el MIRA. La tensión entre ambos partidos llegó a ser máxima cuando Sandra Correa, ministra de Educación y miembro del círculo íntimo de Arteaga, abandonó el MIRA para formar parte del PRE. Rosalia Arteaga fue relegada posiciones poco representativas, producido el distanciamiento. La prepotencia, el abuso y el machismo de los jerarcas del régimen se ensañaron contra ella, y debió soportar las más terribles humillaciones.