Romance (narrativa)

No debe confundirse con el poema tradicional castellano de igual nombre.

El término romance (del inglés, romance) o román (del francés roman) suele utilizarse, en la actual teoría de la literatura, para hacer referencia a un relato extenso de ficción, normalmente en prosa, que se diferencia de la novela porque presenta un mundo imaginario en el que los personajes y situaciones pertenecen a la esfera de lo maravilloso y lo insólito. En francés e inglés, su origen se encuentra en ciertas obras en verso de la literatura francesa que llevaron el título de "roman", como el Roman de la Rose o el Roman de Troie, pero luego se extendió su uso a obras en prosa, generalmente de tema caballeresco.

Orígenes y usos del término "romance" en castellano

El vocablo apareció en la alta Edad Media, al evolucionar el latín de diferentes maneras en territorios del antiguo Imperio Romano; a las nuevas lenguas se aplicó un término genérico que las identificaba como miembros de una misma familia, como lingua romana (en el sentido de vulgar), mientras que a la lengua que se mantenía para la alta cultura se la llamó lingua latina, la lengua originaria del Lacio (Latium). En otras lenguas de esta familia aparecieron expresiones similares que identificaban la acción de traducir obras latinas a lenguas románicas, como enromanzier, romançar o romanzare. De estas expresiones se derivó el sustantivo que identificaba las nuevas obras literarias escritas en esos idiomas, como romanz, romant o romanzo.[1]

Estas obras llegaron al ámbito hispano hacia el siglo XV, cuando ya se había desarrollado el género poético musical al que se aplicaba el nombre de romance, motivo por el cual en castellano el nuevo género se tradujo tomando el término italiano novella, palabra de origen jurídico (“novedad”) que en el sentido de “relato breve sobre un suceso nuevo y curioso” había pasado del provenzal al italiano, desde el que lo tomarían otros idiomas, más comúnmente en el sentido de “relato breve”. En castellano, esa distinción entre “romance” y “novela” que existe en el resto de idiomas europeos sólo se puede hacer con las denominaciones “novela” y “novela corta”.[2]​ Para referirse al género medieval del roman, en castellano se ha usado tanto “novela” (novela de caballerías) como “libro” (por ejemplo, el Libro del caballero Zifar), pero raramente “romance”.