Rolando Masferrer

Rolando Masferrer
Información personal
Nacimiento 18 de julio de 1918 Ver y modificar los datos en Wikidata
Holguín, Cuba Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 21 de octubre de 1975 Ver y modificar los datos en Wikidata (57 años)
Miami, Estados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de muerte Explosión Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Cubana Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Paramilitar, político, empresario, periodista, abogado, senador y terrorista Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Rolando Masferrer Rojas ( Holguín, 18 de julio de 1918 - Miami, 21 de octubre de 1975)[1] fue un político, abogado, periodista, congresista, propietario de diarios, empresario y terrorista cubano

Síntesis biográfica

Nació en la ciudad de Holguín, en la antigua provincia de Oriente.

En su juventud fue miembro del Partido Socialista Popular.[2] Estuvo involucrado en las luchas estudiantiles de los años treinta.

Con apenas 19 años, viajó a Estados Unidos con el fin de enrolarse en la Brigada Internacional, para ir a combatir del lado de los republicanos en la Guerra Civil Española (1936-1939), en contra de los franquistas. Durante los combates por la defensa de Madrid, Masferrer recibió un balazo en el calcañar que le dejó una cojera.

Volvió a Cuba en 1939 y se dedicó al periodismo, encargado de la Sección Internacionales del diario Hoy ―el periódico del Partido Socialista Popular de Cuba―. Masferrer escribía bastante bien, pero que pronto comenzó a tener problemas. Escribía sobre temas que se alejaban de la línea editorial del periódico, fomentaba divisiones y discusiones estériles. De aquella época provino su afición por el atuendo del cowboy de las películas de pistoleros: sombrero tejano, botas, revólver en el cinto.[2]

Nunca salía desarmado. Siempre andaba con una o dos pistolas encima, e incluso en su carro guardaba algunas más, porque desde entonces todo lo quería resolver a tiros.

Entrevista a José López Sánchez[2]

Fue uno de los líderes de los « grupos de acción» (pandillas paramilitares) que medraban la ciudad de La Habana en los años treinta y cuarenta

Era un típico guapetón, siempre tratando de imponer su voluntad. Sin embargo, por su verbo fácil y aureola de "tipo fuerte" pronto comenzó a aglutinar a su alrededor a una serie de jóvenes y personajes. Entre ellos estaba el escritor Carlos Montenegro. A todos trataba de inculcarle sus ideas de que había que hacer "una revolución a tiros", pues era el único medio para triunfar. Expulsado del Partido Socialista por sus posiciones sectarias, Masferrer fundó una organización propia, el Movimiento Socialista Revolucionario, que pronto se convirtió en una pandilla de gánsteres y el antiguo combatiente democrático español se convirtió en un bandido que utilizaba la extorsión como medio de vida, bajo el pretexto de «recaudar dinero para la causa».[2]

Se vio implicado en varios casos de chantaje político, y se batía a tiros en plena calle con sus rivales.

En el año 1947, cuando cubanos y dominicanos preparaban una invasión a República Dominicana para derrocar a Trujillo desde Cayo Confite, Masferrer Rojas se autonombró «jefe militar» del grupo expedicionario. Se sabe que esa ocasión tuvo un altercado con Fidel Castro, que pertenecía a la Unión Insurreccional Revolucionaria de Emilio Tró. En este altercado Masferrer le propinó un bofetón a Castro delante de la tropa. Esto inició una animosidad entre los dos hombres que perduraría por décadas.[3]

Pronto se involucró con el poder de turno: primero fue aliado de Ramón Grau ―presidente de Cuba entre 1944 y 1948―, y después de Carlos Prío Socarrás ―presidente entre 1948 y 1952―.[2]

En los primeros años de los años cincuenta se unió a los «auténticos» (como se denominaban a los seguidores del Partido Revolucionario Cubano, a la sazón en el poder).[2]

A punta de pistola se metió en la Universidad de La Habana, de donde reclutó a varios miembros de su banda. Incluso se enfrentó a sus antiguos compañeros, los comunistas, pero también a los ortodoxos, entre ellos Eduardo Chibás, el líder del Partido Comunista, y a Fidel Castro, del cual declaraba ser un enemigo jurado.[3]

Olvidado de su "revolución a tiros", convertido en un acaudalado personaje gracias a negocios sucios de extorsión y compra forzosa de tierras a campesinos orientales, durante el gobierno de Prío, Masferrer adquirió un puesto en la Cámara de Representantes por la entonces provincia de Oriente, de donde provenía. Además, con su dinero financiaba un periódico propio, Tiempo en Cuba, dirigido por su hermano Rodolfo Masferrer, que tenía sus oficinas en calle San José n.º 868, en la ciudad de La Habana.[2]

El 10 de marzo de 1952, Fulgencio Batista protagonizó un golpe de Estado que sacó del poder a los «auténticos».[2]

Other Languages