Rodrigo Álvarez de las Asturias

Rodrigo Álvarez de las Asturias (ca. 1260- 1333), conde de Noreña y Gijón, tutor del futuro Enrique II de Castilla y señor de las villas de Allande, Llanes y Ribadesella.

Ostentó desde 1287 el cargo de comendero de las tierras del Monasterio de San Vicente de Oviedo. En 1318 recibió la encomienda de Avilés y, al menos a partir de 1314, de Oviedo; en 1325 recibió la encomienda de las tierras episcopales de Llanera y Las Regueras y, en 1329, obtuvo de la Orden de Santiago la tenencia de los castillos de Sobrescobio y Gozón.

Juventud y primeros años

Hijo de Pedro Álvarez de las Asturias, que durante el reinado de Alfonso X llegaría a ocupar el puesto de mayordomo mayor del rey, y de Sancha Rodríguez de Lara, Rodrigo se convirtió en una de las figuras destacadas de la política castellana durante las minorías y reinados de Fernando IV y Alfonso XI.

A la muerte de su hermano Pedro, Rodrigo recibirá en herencia los amplios señoríos jurisdiccionales de los Álvarez de las Asturias, entre los que ocupaba un lugar preeminente el señorío de Noreña y Gijón, por su posición estratégica en la región.

Ambicioso y oportunista, no dudó en cambiar de bando y apoyar a unos u otros en función de las circunstancias. Así, durante la minoría de Fernando IV, apoyó al infante Juan en el cerco de Oviedo, tras haberse proclamado rey en León. La ciudad de Oviedo, sin embargo, soportó el sitio, y las fuerzas rebeldes tuvieron que retirarse.

Por su parte, la reina regente, María de Molina, enseguida inició gestiones para atraerse a Rodrigo Álvarez a su bando, ya que sus posesiones en Asturias le convertían en un hombre clave para controlar la situación. A cambio de su colaboración, Rodrigo recibió las villas de Gijón, Allande, Llanes y Ribadesella.

Other Languages