Rodolfo Graziani

Rodolfo Graziani
Rodolfo Graziani 1940 (Retouched).jpg
Rodolfo Graziani, en 1940.
Mariscal de Italia
Años de servicio 1904 - 1945
Apodo El Carnicero de Fezzan
El Carnicero de Etiopía
Lealtad Bandera de Italia Reino de Italia
Bandera de Italia República Social Italiana
Servicio/rama Flag of Italy (1860).svg Ejército Real
Participó en

Nacimiento 11 de agosto de 1882
Filettino, Bandera de Italia Italia
Fallecimiento 11 de enero de 1955
Roma, Bandera de Italia Italia
[ editar datos en Wikidata]

Rodolfo Graziani ( Filettino, Frosinone, 11 de agosto de 1882 - Roma, 11 de enero de 1955) fue un militar italiano, que destacó durante las guerras coloniales en África y en la Segunda Guerra Mundial. Por sus acciones fue ascendido al rango de Mariscal de Italia, ejerciendo también como gobernador de Libia y del África Oriental Italiana.[1] Graziani fue conocido internacionalmente por las masacres que cometieron sus tropas tanto en Libia como en Abisinia, ganándose el apelativo de El Carnicero de Etiopía. Durante la Segunda guerra mundial tuvo un papel relevante, y llegó a ejercer como Ministro de Defensa de la República Social Italiana (RSI) entre 1943 y 1945. Fue siempre un ardiente partidario del movimiento fascista de Benito Mussolini, y en sus últimos años fue militante del neo-fascista Movimiento Social Italiano.

Biografía

Inicios

Rodolfo Graziani nació en Filettino, en la provincia de Frosinone. En 1903 decidió realizar la carrera militar, ingresando en el Ejército Real (Regio Esercito) y poco después tomó parte en la Guerra Ítalo-Turca (1912). Participó en la Primera Guerra Mundial, donde ascendió rápidamente y se convirtió en el Colonnello más joven del Ejército Real.

"Reconquista" de Libia

Después de la guerra mundial, en 1924 fue enviado a Libia para completar la "reconquista" de la Tripolitania, lo que le valió la tarjeta de socio de honor del Partido Nacional Fascista (PNF).[2]

A finales de la década de 1920, siendo Vicegobernador de la provincia Cirenaica, dirigió la acción del ejército italiano en Libia contra la revuelta independentista liderada por Omar Al-Mukhtar. Si la campaña en Tripolitania había resultado relativamente rápida y sencilla,[3]

Por sus acciones en Libia, en 1932 fue ascendido al rango de general.

África oriental

En 1935 fue nombrado gobernador de la Somalia italiana (llamada entonces " Somalilandia" italiana, para diferenciarla de la parte británica). Unos meses después de su llegada a Somalia, tras un incidente diplomático con Etiopía, emprendió varios ataques de castigo sobre el país africano y más tarde, organizó una ofensiva general.

Soldados italianos en Etiopía.

Durante la Segunda guerra ítalo-etíope (1935-1936), Graziani fue comandante del frente sur, obteniendo varios éxitos frente a las tropas etíopes (claramente inferiores en equipo y armamento). Sin embargo, sus esfuerzos en el sur fueron secundarios en comparación con la ofensiva principal procedente de la colonia italiana de Eritrea (primero comandada por el general Emilio De Bono y más tarde por el mariscal Pietro Badoglio). Durante la ofensiva italiana no se escatimó la utilización de gases químicos contra las tropas etíopes, causando una elevada mortandad. Fue finalmente Badoglio el que entró en Adís Abeba el 5 de mayo de 1936, a pesar de los infructuosos esfuerzos de Graziani por adelantársele. El Papa Pío XI llegó a escribir a Graziani, felicitándole por su triunfo en Etiopía.[6] Después de terminar la guerra, en junio de 1936 Graziani fue nombrado Virrey de Etiopía y Gobernador general de Shewa/Adís Abeba, sucediendo en el cargo de virrey al mariscal Badoglio, al que para entonces ya aborrecía abiertamente.

El 19 de febrero de 1937, durante un acto oficial, dos nacionalistas eritreos intentaron asesinar a Graziani mediante un atentado con granadas de mano, pero el intento fracasó y Graziani, aunque gravemente herido, sobrevivió. Tiempo atrás, Graziani ya había sufrido un intento fallido de atentado. Como consecuencia, el Virrey emprendió una sangrienta represión en todo el territorio conquistado por la que llegó a ser conocido como el Carnicero de Etiopía.[8] Graziani sospechaba de los monjes etíopes desde que un año antes, durante una visita a un monasterio copto, fuese víctima de un intento fallido de atentado. Continuó como gobernador de Etiopía hasta finales de 1937, cuando fue sustituido por Amadeo de Saboya.

Al igual que con otros jerarcas italianos, antes de la Segunda Guerra Mundial la Sociedad de Naciones trató infructuosamente de enjuiciar a Graziani.[9]

Segunda Guerra Mundial

Graziani fue uno de los pocos militares italianos que en 1938 firmaron el manifiesto a favor del establecimiento de las Leyes raciales fascistas, las cuales supusieron el comienzo de la política antisemita por parte del Régimen de Mussolini. En 1939 pasó a ocupar la jefatura del Estado Mayor del ejército y, en la primavera 1940 fue nombrado comandante del Ejército del Po, llegando a dirigir algunas acciones menores durante la intervención italiana en la campaña de Francia,[10] a pocos días de que Francia capitulase.

A finales de junio fue nombrado gobernador de la Libia italiana, en sustitución del fallecido Italo Balbo, cuyo avión había sido derribado por fuego amigo. A su llegada a la colonia, Graziani quedó horrorizado con la situación que se encontró: el 10.º Ejército italiano, que tenía la misión de invadir Egipto, disponía de una gran superioridad numérica frente a los británicos, pero no estaba bien equipado y tampoco estaba lo suficientemente mecanizado como para emprender una guerra por el desierto.[14]

Graziani junto a los jeracas nazis Heinrich Himmler, Reinhard Heydrich, y el mariscal italiano Emilio De Bono (Roma, 1941).

El 11 de febrero de 1941, Graziani fue destituido del mando por Mussolini y sustituido por el General Gariboldi. La contundente derrota italiana obligaría a Hitler a enviar a Libia un cuerpo mecanizado, el famoso Afrika Korps de Erwin Rommel, para apoyar a sus aliados. Poco después también fue destituido como Jefe del Estado Mayor y sustituido por el general Mario Roatta.

A pesar de estos reveses, Graziani siguió siendo fiel a Mussolini, incluso tras el golpe de estado del 25 de julio de 1943 y su encarcelación por el nuevo gobierno encabezado por el mariscal Badoglio. Después de que los alemanes liberaran a Mussolini (que había sido encarcelado), le siguió a Saló cuando éste fundó la República Social Italiana, un estado títere establecido por los nazis en el norte de Italia, mientras el sur del país había sido liberado por los anglo-americanos. Graziani se convirtió en Ministro de Defensa de la RSI.[15] Durante este período, se sencargó de la organización del precario Ejército republicano-fascista italiano, que finalmente (al margen de otras unidades integradas en las complejas fuerzas armadas de la República de Saló), consistiría en un ejército regular compuesto por cuatro divisiones adiestradas en Alemania. El ejército de Graziani sirvió, sobre todo, para llevar a cabo la lucha contra los partisanos de la Resistencia, más que para combatir contra los ejércitos aliados, salvo contadas excepciones, como la batalla de Garfagnana en diciembre de 1944.

Graziani no tardó mucho tiempo en entrar en conflicto con Alessandro Pavolini, el secretario del Partido Fascista Republicano, a cuenta de la militarización de las milicias fascistas y la Guardia Nazionale Repubblicana (GNR). Graziani deseaba poner a la GNR bajo su mando e integrarlas dentro de la estructura de las Fuerzas armadas de Saló,[17]

En la primavera de 1945, tras el inicio de la ofensiva final aliada y la rendición de las tropas alemanas en Italia, la República de Saló colapsó y el llamado Esercito Nazionale Repubblicano se desintegró sin combatir. Graziani emprendió la huida hacia el norte, inicialmente acompañando a Mussolini, aunque luego decidió rendirse a los norteamericanos antes que caer en manos de los partisanos. El 29 de abril de 1945 firmó la capitulación del ejército fascista en la llamada "Rendición de Caserta", poco después de que el general alemán Karl Wolff hubiera rendido a las tropas alemanas de Italia.

Últimos años

Terminó encarcelado tras la Segunda Guerra Mundial, inicialmente en un campo de prisioneros de Argelia, y posteriormente en una prisión italiana. Fue condenado a veinte años de prisión, aunque sería puesto en libertad en 1950. El gobierno etíope intentó sin éxito que la ONU juzgara a Graziani por las matanzas perpetradas cuando era Virrey de Etiopía y tampoco el gobierno italiano tomó medidas en este sentido. El Ministro etíope de asuntos exteriores denunció que durante la guerra de Etiopía las fuerzas de Graziani habían bombardeado un hospital de la Cruz Roja.[18]

Tras su salida de prisión, pasó sus últimos años como militante del Movimiento Social Italiano (MSI), heredero del antiguo Partido Nacional Fascista de Mussolini.

Other Languages