Roberto I de Normandía

Roberto I
Duque de Normandía
Robert magnificent statue in falaise.JPG

Estatua de Roberto I el Magnífico, en el pedestal del monumento en honor al Conquistador ( Falaise).
Información personal
Reinado agosto 1027 – julio 1035
Nacimiento c. 1004
Normandía
Fallecimiento 1/3 de julio de 1035
Nicea, Bitinia
Entierro Desconocido
Predecesor Ricardo III de Normandía
Sucesor Guillermo II de Normandía
Familia
Casa real Casa de Normandía
Padre Ricardo II de Normandía
Madre Judit de Bretaña
Cónyuge
Descendencia
[ editar datos en Wikidata]

Roberto I de Normandía (c. 1004 – Nicea, 1/3 de julio de 1035), llamado el Magnífico[2] , al punto de que a veces se considera que en él se inspiró el personaje legendario Robert le Diable. Su mala reputación proviene en parte de su posible implicación en la muerte de su hermano, que le permitió ascender al trono de Normandía.

Política interior

La toma del poder

Fue hijo de Ricardo II de Normandía y de Judit de Bretaña. En 1026, a la muerte de su padre, mientras que su hermano mayor Ricardo III heredó el ducado, él fue hecho conde de Hiémois[4] . Guillermo de Jumièges no ofrece el nombre del envenenador; Wace, en cambio, no duda en acusar a Roberto, pero de su culpabilidad no existe más que este indicio. En todo caso, Roberto fue el que más se benefició de la muerte de su hermano.

En 1027/28 debió hacer frente a una serie de rebeliones, posiblemente debido a la forma en que había tomado el poder, o porque su intención era gobernar Normandía con mano de hierro. Debió ir a sitiar el castillo de Alenzón, donde se rebeló Guillermo I de Belesma: el rebelde se rindió, pero igual fue obligado a presentarse ante el duque con una silla de montar en la espalda[5] . Para la misma época, el obispo Hugo de Bayeux se puso a reclutar soldados de Francia para mejor hacer de su castillo de Ivry un foco de resistencia. Roberto se presentó delante de Ivry antes de que el obispo hubiera regresado de Francia, por lo que el prelado debió exiliarse a cambio de un salvoconducto para los fieles que dejara en el castillo, sin poder regresar a su patria antes de 1032.

Conflicto con la Iglesia

Abadía de Cerisy.

Si bien su padre Ricardo el Bueno se había mostrado generoso con la Iglesia, el que Roberto el Magnífico tomara tierras de las abadías y catedrales para distribuir entre los nobles más jóvenes, a propósito de recompensarlos y mantenerlos en su alianza, lo llevó a entrar en conflicto con Roberto el Danés, arzobispo de Ruán. Éste era uno de los personajes más importantes, habida cuenta de que, además de primado de los normandos, era conde de Évreux. El duque asedió al arzobispo donde éste se había hecho fuerte, su castillo de Évreux, y el prelado, después de un primer intento de resistencia, prefirió entrar en negociaciones. Luego decidió exiliarse en la corte del rey Roberto el Piadoso, desde donde dictó la excomunión de su sobrino y puso a Normandía bajo interdicto. Estas sanciones tuvieron efecto, ya que Roberto convocó al arzobispo y lo restauró en todos sus títulos y feudos[7] .

El conflicto entre el duque y el arzobispo parece marcar un punto de inflexión en la política religiosa de Roberto el Magnífico. Roberto el Danés recuperó su alta posición en la corte y habría convencido a su sobrino de que era indispensable mantenerse en buenas relaciones con la Iglesia.

Roberto firmó cartas de confirmación o restitución de tierras a la catedral de Ruán y las abadías de Fécamp y Saint-Wandrille, entre otras comunidades religiosas[8] . En enero de 1035 refundó la abadía de Montvilliers y reemplazó a los monjes por monjas, convirtiéndose así en el primer convento de mujeres de Normandía. Asimismo, su ejemplo fue seguido por varios de sus vasallos: para la misma época Onfroi de Vieilles fundó la abadía de Saint-Pierre de Préaux y el caballero Herluin la de Bec.

Other Languages