Roberto Fontanarrosa

Roberto Fontanarrosa
Fontanarrosa, en ANSÉS 2.0.jpg
Fotografía de homenaje a Roberto Fontanarrosa en el sitio web de la Ansés (Administración Nacional de Seguridad Social)
Información personal
Nombre de nacimiento Roberto Alfredo Fontanarrosa
Nacimiento 26 de noviembre de 1944
Rosario,
provincia de Santa Fe,
Argentina Bandera de Argentina
Fallecimiento 19 de julio de 2007 (62 años)
Rosario,
provincia de Santa Fe,
Argentina Bandera de Argentina
Causa de muerte Esclerosis lateral amiotrófica Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Argentina
Lengua materna Español
Familia
Cónyuge Gabriela Mahy
Hijos Franco Fontanarrosa
Información profesional
Ocupación Escritor, guionista, dibujante y humorista gráfico
Años activo 1968-2007
Seudónimo El Negro
Lengua de producción literaria Español
Género Humor
Distinciones Mención de Honor Domingo Faustino Sarmiento del Senado de la Nación (2006)
[ editar datos en Wikidata]

Roberto Alfredo el Negro Fontanarrosa ( Rosario, 26 de noviembre de 1944 - ibídem, 19 de julio de 2007) fue un humorista gráfico y escritor argentino.

Biografía

El actor Antonio Grimau posa junto a la estatua de Fontanarrosa instalada en el bar El Cairo (de Rosario), donde Fontanarrosa era habitué.

Roberto Fontanarrosa nació en la ciudad de Rosario, en 1944. Su carrera comenzó como dibujante humorístico, destacándose rápidamente por su calidad y por la rapidez y seguridad con que ejecutaba sus dibujos. Estas cualidades hicieron que su producción gráfica fuera copiosa. Entre sus personajes más conocidos están el matón Boogie El Aceitoso y el gaucho Inodoro Pereyra (con su perro Mendieta). Su fama trascendió las fronteras de Argentina. Por ejemplo, Boogie, el aceitoso empezó a publicarse en un diario de Colombia, y luego fue publicado muchos años por el semanario mexicano Proceso.[1]

Se le conocía su gusto por el fútbol, deporte al cual le dedicó varias de sus obras. El cuento 19 de diciembre de 1971 es un clásico de la literatura futbolística argentina. Como buen «futbolero» siempre mostró su simpatía por el equipo al que seguía desde pequeño, Rosario Central.[2]

En los años setenta y ochenta, se lo podía encontrar tomándose un café en sus ratos libres en el bar El Cairo (esquina de calles Santa Fe y Sarmiento), sentado a la metafórica «mesa de los galanes», escenario de muchos de sus mejores cuentos. Desde los años noventa, la mesa se mudó al bar La Sede hasta la reapertura de El Cairo.

Se casó dos veces. Con su primera esposa tuvo a su único hijo, Franco. Su segunda esposa, Gabriela Mahy, lo conoció en 2002 y contrajeron matrimonio en noviembre de 2006, previo divorcio.

Últimos años

En 2003 se le diagnosticó esclerosis lateral amiotrófica,[3] por lo que desde 2006 utilizó frecuentemente una silla de ruedas.

Fue expositor en el III Congreso de la Lengua Española que se desarrolló en Rosario ( Argentina), el 20 de noviembre de 2004. En el mismo dio la charla titulada «Sobre las malas palabras».[4]

El 18 de enero de 2007 anunció que dejaría de dibujar sus historietas, debido a que había perdido el completo control de su mano derecha a causa de la enfermedad. Sin embargo aclaró que continuaría escribiendo guiones para sus personajes.[6]

Muerte

Fontanarrosa falleció el 19 de julio de 2007, a los 62 años, víctima de un paro cardiorrespiratorio una hora después de ingresar en un hospital con un cuadro de insuficiencia respiratoria aguda.[7]

Fue enterrado al día siguiente de su muerte, acompañado por cientos de ciudadanos, entre ellos escritores, actores y autoridades de la política nacional. La marcha hizo una parada por espacio de unos minutos en cercanías al Estadio Gigante de Arroyito (estadio de Rosario Central; club del cual Fontanarrosa era un reconocido hincha), y luego continuó hacia el norte, hacia el cementerio Parque de la Eternidad en la vecina localidad de Granadero Baigorria, donde fue enterrado.[8]

En noviembre de 2008 la segunda esposa, Gabriela, decidió radicar una denuncia demandando a Franco, el hijo del escritor, por los derechos intelectuales de la obra. La mujer lo acusa de quedarse con las regalías por los libros y otros escritos.[9]

Other Languages