Robert Prosinečki

Robert Prosinečki
Robert Prosinečki.jpg
Datos personales
Apodo(s) Žuti (Rubio)[1]
Nacimiento Villingen-Schwenningen ( Baden-Württemberg),  12 de enero de 1969 (47 años)
País Alemania
Altura 1,82 m (6 ft 0 in)
Carrera como entrenador
Deporte Fútbol
Debut como entrenador 2006
( Selección de Croacia, segundo entrenador)
Carrera como jugador
Posición Centrocampista
Debut como jugador 1986
( Dinamo Zagreb)
Retirada deportiva 2004
( N. K. Zagreb)
Part. 15 ( selección yugoslava)
49 ( selección croata)
[ editar datos en Wikidata]

Robert Prosinečki ( Schwenningen, 12 de enero de 1969) es un exfutbolista y entrenador croata. Actualmente dirige a la Selección de Azerbaiyán.

Inició su carrera profesional jugando de centrocampista en las divisiones inferiores del Dinamo Zagreb pero en 1987 se marchó al Estrella Roja de Belgrado, con el que consiguió sus títulos más importantes, entre ellos tres ligas yugoslavas y la Copa de Campeones de Europa de 1991. Ese mismo año se marchó al Real Madrid, donde no pudo consolidarse por una serie de lesiones musculares y su falta de adaptación. Dejó de jugar con los blancos en 1994 y el resto de su etapa española se completó en el Real Oviedo, F. C. Barcelona y Sevilla F. C., con suerte dispar. En 1997 regresó al Dinamo por tres temporadas, en las que ganó sendas ligas nacionales, y después probó suerte en distintos países hasta su retirada del fútbol profesional en 2004.

A nivel internacional formó parte de la selección de Yugoslavia que ganó la Copa Mundial de Fútbol Juvenil de 1987, en la que fue premiado mejor jugador de la competición, y después disputó el Mundial de 1990 bajo esa bandera. Después de las guerras balcánicas recaló en la selección de Croacia y con ellos disputó la Eurocopa de 1996 y dos Copas Mundiales de Fútbol: la de 1998 (tercera posición) y la de 2002.

Tras su retirada se convirtió en entrenador. Primero fue asistente de Slaven Bilić en la selección de Croacia durante cuatro años, y desde 2010 hasta 2012 ocupó el banquillo del Estrella Roja de Belgrado. Al año siguiente se marchó al Kayserispor turco.

Prosinečki es recordado como uno de los jugadores más técnicos que han representado al fútbol yugoslavo y croata. En su tiempo en activo destacó por su regate y pase, su visión de juego y su habilidad para mantener la posesión del esférico. Además, disponía de un disparo muy potente en jugadas a balón parado. Fue " Futbolista yugoslavo del año" en 1990 y un año después recibió el Trofeo Bravo.

Trayectoria como jugador

Triunfos en Yugoslavia

Robert nació en Schwenningen, una localidad de Alemania donde sus padres Đuro Prosinečki (croata) y Emilija Đoković (serbia) vivían como trabajadores inmigrantes. Empezó a jugar al fútbol en la plantilla infantil del Stuttgarter Kickers y cuando cumplió diez años su familia regresó a Croacia. Pronto ingresó en las categorías inferiores del Dinamo de Zagreb, el club más fuerte de Croacia (en aquella época, parte de Yugoslavia) y progresó hasta llegar al primer equipo con 18 años. Debutó el 2 de noviembre de 1986 frente al FK Željezničar Sarajevo y marcó un gol.

Aunque su padre medró para que el Dinamo le hiciera un contrato profesional, el entrenador Miroslav Blažević no confiaba en su talento y le despidió, llegando a decir que si triunfaba en el fútbol «me comeré el carnet de entrenador».[2] Inmediatamente después, en el verano de 1987, la familia de Prosinečki se mudó a Belgrado para que su hijo pudiera fichar gratis por el Estrella Roja, tras convencer en una prueba a sus técnicos. El director deportivo, Dragan Džajić, recordó la operación así:

«En una de nuestras visitas a Zagreb estábamos alojados en el Hotel Esplanade, donde conversé con un hombre que se presentó como el tío de Robert Prosinečki. Me dijo que su sobrino no era feliz en el Dinamo y me preguntó si podíamos acordar una prueba. Le dije que viniera a Belgrado en un par de días y así lo hicimos. En las pruebas vi que ese chico hacía maravillas con el balón e inmediatamente le pedí a nuestro técnico Velibor Vasović que organizara un entrenamiento por la tarde en el estadio, para verle así una vez más. Era obvio que estábamos delante de un jugador con clase, e inicié en seguida el proceso para contratarle. Nuestro abogado nos informó que no tendríamos que pagar una clásula al Dinamo, así que Đuro (padre de Robert) y yo llegamos a un acuerdo en cinco minutos.»[3]

En octubre de 1987 se dio a conocer en el panorama internacional por su actuación en la Copa Mundial de Fútbol Juvenil celebrada en Chile, y donde coincidió con Predrag Mijatović, Zvonimir Boban, Robert Jarni y Davor Šuker entre otros nombres. Yugoslavia se proclamó campeona y Prosinečki fue nombrado mejor jugador del torneo. Por otro lado, asumió pronto un papel protagonista en el centro del campo del Estrella Roja y destacó por ser uno de los mayores talentos del fútbol balcánico, con un estilo técnico, regate y gran visión del juego.

En las cuatro temporadas que estuvo con los serbios ganó tres ligas (1987-88, 1989-90 y 1990-91), una copa nacional y la Copa de Campeones de Europa 1990-91. Además, pudo debutar en la Copa Mundial de 1990 a las órdenes de Ivica Osim y llegó hasta cuartos de final. A nivel individual, en 1990 fue " Futbolista yugoslavo del año" y un año después recibió el Trofeo Bravo como jugador sub-21 más prometedor. Con semejante palmarés, la difícil situación de Yugoslavia motivó que los principales equipos europeos quisieran hacerse con sus servicios.

Real Madrid

Radomir Antić entrenó a Prosinečki en su primera temporada en el Real Madrid.

En junio de 1991, el Real Madrid —entonces entrenado por Radomir Antić— llegó a un acuerdo con Prosinečki para hacerse con sus servicios, venciendo en la pugna al AC Milán.[8]

El periodista Julio Maldonado recogió en el libro "Puro Maldini" detalles del fichaje. Cuando empezó a trabajar en el Diario As como experto en fútbol internacional, el Real Madrid contactó con él para ojear jugadores de Yugoslavia y en su informe recomendó en especial a Dejan Savićević, del Estrella Roja. Sin embargo, Mendoza prefirió a Robert tras verle en un encuentro de la Copa de Europa.[9]

Aunque Prosinečki llegó con el cartel de futura estrella, su etapa en el equipo blanco se vio marcada por las lesiones, con problemas ya detectados en la revisión médica.[11]

Permaneció en el Real Madrid dos temporadas más y trató de hacerse un hueco en el once titular, pero no gozó de continuidad. En 1992-93 disputó 29 partidos (3 goles), aunque chocó con el nuevo técnico Benito Floro: primero prescindió de él en las primeras jornadas por su bajo estado de ánimo, y después le alineó en una posición más alejada del ataque, siguiendo un ritmo de juego lento al que no estaba acostumbrado.[15] Además los blancos sufrían una grave crisis deportiva que terminó con la salida de Floro a mitad del curso.

Robert recuperó la titularidad cuando Vicente del Bosque asumió el banquillo y volvió a la mediapunta,[16]

Resto de su etapa en España

Después de no llegar a un acuerdo sobre la rescisión de su contrato, aceptó irse cedido una temporada.[18] En la única temporada que vistió la camiseta azul participó 30 veces en liga y marcó cinco goles; destacó por sus buenas actuaciones como organizador, recuperó su mejor nivel y se sintió más satisfecho con su estado físico y psicológico. También empezó a ser un habitual de la selección croata. En sus declaraciones a la prensa reflejó «disfrutar más del fútbol» y reafirmó su intención de abandonar el Real Madrid sin cumplir el quinto año de contrato que le quedaba.

La llegada de Antić al Atlético de Madrid motivó que los rojiblancos llegaran a un principio de acuerdo con el Real Madrid.[5]

En Barcelona volvió a sufrir lesiones musculares que le hicieron perderse el primer tramo de la temporada. Para cuando se restableció, el técnico Johan Cruyff no confió en él y le relegó a la suplencia, por lo que solo disputó 19 encuentros (12 de titular y solo cinco completos) en la temporada 1995-96. Al año siguiente su papel con Bobby Robson quedó reducido a partidos amistosos, por lo que se especuló su salida en el mercado invernal. Al final el Sevilla Fútbol Club pagó 174 millones de pesetas por hacerse con su traspaso el 14 de diciembre de 1996.[23]

Regreso a Croacia

Prosinečki regresó al Dinamo Zagreb (entonces llamado Croacia Zagreb) en 1997.

En julio de 1997 el Croacia Zagreb (actual Dinamo) hizo una oferta conjunta por Prosinečki y Joško Jeličić valorada en 745 millones de pesetas.[2]

No solo se había convertido en la referencia del Dinamo, sino que también había llegado lejos con la selección de Croacia. Volvió a encontrarse con Miroslav Blažević, esta vez director técnico nacional, y fue convocado para la Copa Mundial de 1998 en Francia. En el torneo su país certificó un histórico tercer puesto y él disputó todos los partidos de la fase de grupos, pero apenas contó para las eliminatorias. En la semifinal contra Francia, en la que cayeron derrotados por 1:2, estaba en el banquillo y con el partido empatado Boban se lesionó, pero el técnico prefirió sacar a Silvio Marić y el mediapunta solo jugó los minutos de descuento. Esa decisión no gustó nada a Robert, quien sintió que fue «la mayor humillación de mi vida».[25]

Tras permanecer tres temporadas en Zagreb, en el verano de 2000 decidió marcharse de allí por desencuentros con la directiva. De hecho, denunció a la entidad por un presunto impago de 750.000 euros, pero la demanda fue desestimada nueve años después porque, para la justicia croata, el hecho de que el "Croacia Zagreb" pasara a llamarse "Dinamo" le convertía "en un club distinto".[2] Recaló gratis en el modesto Hrvatski Dragovoljac y jugó cuatro partidos, a la espera de que su representante le colocara en una liga europea. Un mes después se marchó al Standard de Lieja, de la Primera División de Bélgica.

Últimos años

Prosinečki tuvo una última oportunidad de competir en un país potente. El Portsmouth F. C. de la First Division (segunda categoría de Inglaterra) le contrató para la temporada 2001-02 convencido por su presidente, el empresario serbio Milan Mandarić. A pesar de contar con un buen plantel, el equipo pasó muchos apuros y estuvo a punto incluso de perder la categoría. Aun así, Robert fue uno de los pocos miembros destacados y rindió a un buen nivel: 33 encuentros disputados y 9 goles. Cuando terminó el curso decidió no renovar para, ya con 33 años, disputar sus últimos partidos en los torneos balcánicos.

En el año 2002 se fue al NK Olimpija Ljubljana de Eslovenia como fichaje estrella del nuevo propietario, pero solo ganó allí una Copa eslovena. Y para la temporada 2003-04 volvió a la capital de Croacia para retirarse en el modesto NK Zagreb, al cual ayudó a que no bajasen de la máxima categoría. Aunque dejó de competir a nivel profesional a finales de esa campaña, tuvo un breve regreso dos años después para vestirse la camiseta del equipo amateur de Savski Marof.[26]

Other Languages