Riadas del Vallés

Riadas del Vallés
Monument 25 setembre.JPG
Monumento a las víctimas de la riada en Rubí: Se encuentra una placa commemorativa que dice: «La solidaridad de toda España dejó esta memoria a las víctimas de la riada del 25 de septiembre de 1962»
Fecha25 de septiembre de 1962
CausaDesbordamiento de las cuencas del Río Besós y Llobregat
LugarVallés Occidental:
Tarrasa
Sabadell
Rubí
San Quirico
Sardañola del Vallés
Ripollet
Vallés Oriental:
Mollet del Vallès
Barcelonés:
San Adrián de Besós
Coordenadas41°30′23″N 2°04′11″E / 41°30′23″N 2°04′11″E / 2.06972222
OrigenGrandes precipitaciones
FallecidosEntre 600 y 1000.[2]
HeridosVarios miles
Mapa de localización

Las riadas del Vallés fueron una serie de inundaciones que provocaron la mayor catástrofe hidrológica de la historia de España, el 25 de septiembre de 1962 en la comarca del Vallés Occidental y, en menor medida, en el Vallés Oriental y Barcelonés, originada por grandes precipitaciones que desbordaron los ríos Llobregat y Besós, así como sus afluentes en las partes más bajas, provocando una avenida torrencial de agua que causó entre 600 y 1000 víctimas, miles de heridos y varios miles de millones en pérdidas en un transcurso de entre una hora y media y tres horas.[2]

Causas

Pese a que, principalmente, las causas naturales fueron meteorológicas, se consideró que las geográficas, geológicas y urbanísticas jugaron también un papel muy importante.

Meteorológicas

Localización en Cataluña del Vallés Occidental.

Tras una larga temporada de sequía cayeron precipitaciones de 212 litros por metro cuadrado en menos de tres horas que hicieron crecer el caudal de la parte final del Llobregat, el Besós y sus afluentes. Las lluvias afectaron principalmente a la comarca del Vallés Occidental, pero también fueron considerables en el Vallés Oriental, el Bajo Llobregat y el Maresme.[4]

Ríos más bien insignificantes como la riera de Rubí y de Ripoll crecieron de manera excepcional y se llevó todo lo que encontró a su paso. El barrio de las Arenas en Tarrasa, el Escardívol de Rubí y muchas fábricas de Sabadell desaparecieron bajo las aguas.

Los caudales aproximados máximos estimados fueron:

  • Riera de las Arenas, Rubí: 1750 m3/s.
  • Riera Ripoll, Sabadell: 2000 m3/s.
  • Riera Ripoll, Sardañola del Vallés: 3200 m3/s.
  • Río Besós, San Adrián de Besós: 5000 m3/s.

Geográficas

El lecho de la riera de las Arenas permanece seco durante gran parte del año, siendo necesaria la caída de unos 60 l/m2 para que circule el agua. La chimenea de aire caliente que subió en una masa de aire frío, desencadenó unos caudales punta superiores a 1000 l/m2.[5]

Geológicas

Las características geológicas de la zona, con terrenos sedimentarios y arcillosos provocan que el lecho de la rieras esté lleno de arcillas, guijarros y gravas. También, un gran número de árboles y piedras que habían cerca del río ayudaron a aumentar la catástrofe. Hoy en día, el lecho ha vuelto a poblarse despertando la preocupación de los vecinos.[6]

Urbanísticas

El desarrollo económico del Vallés de la década de los 40 y 50 del siglo XX conllevó la llegada de población inmigrante, que supuso la construcción de edificaciones próximas a los ríos, tanto viviendas como industrias, con un descontrol urbanístico acentuado, sobre todo en un momento político donde los propietarios de tierras eran los mismos gobernantes o gente cercana. Estos barrios marginales creados ante el gran problema de la vivienda con poca calidad de construcción fueron los más afectados.