Rhynchophorus ferrugineus

Symbol question.svg
 
Rhynchophorus ferrugineus
Rhynchophorus ferrugineus MHNT.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Coleoptera
Superfamilia: Curculionoidea
Familia: Curculionidae
Género: Rhynchophorus
Especie: R. ferrugineus
Olivier, 1790
[ editar datos en Wikidata]

El picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) es una especie de coleóptero curculionoideo, de la familia Curculionidae,[1] originario del Asia tropical. Es un gorgojo de gran tamaño, entre dos y cinco centímetros. Su color rojizo ferruginoso lo hace inconfundible.

La larva perfora galerías de más de un metro de longitud en los troncos. Sus plantas hospedantes son fundamentalmente de la familia de las palmeras, como el Cocos nucifera (cocotero), Elaeis guineensis (palmera del aceite) y el género Phoenix, entre ellas Phoenix canariensis (palmera canaria) y Phoenix dactylifera (palmera datilera), aunque se han constatado ataques en otras especies incluyendo el palmito Chamaerops humilis.

Las plantas afectadas por la plaga sufren amarilleamiento y marchitamiento, pudiendo llegar a producirse la muerte del pie afectado. El control de esta plaga es complicado y se utilizan diferentes técnicas preventivas o curativas, como último recurso se proceda a la eliminación de los pies afectados y los que se sospecha pudieran estarlo, para evitar la propagación del insecto.[2]

Distribución

El picudo rojo se ha extendido a numerosos países, de África, Europa y América, ajenos a su área de distribución natural debido al transporte antrópico. Es el escarabajo comestible más consumido del África subsahariana. Está afectando actualmente a todas las palmeras de las áreas más cercanas a la costa de los países del sur de Europa.

Propagación en España

La plaga apareció por vez primera en 1993, en España, en Almuñécar. Tanto aquella vez como en las posteriores introducciones en diversos puntos de Andalucía oriental, Murcia y la Comunidad Valenciana, ha llegado a través de palmeras infectadas procedentes de Egipto u otros países del norte de África. La especie es originaria del sureste asiático.

En 2005, la plaga se detectó en el palmeral de Elche, considerado el mayor palmeral de Europa. En las islas Canarias amenaza Phoenix canariensis (palmera canaria), joya del archipiélago que podría verse en peligro si la plaga sigue avanzando. En América se reporta en las Antillas Holandesas (2009) y California, EE.UU. (2010) (NAPPO, 2009; NAPPO, 2010). a primeros de 2011 llega al estado de Florida en California (?)

En verano de 2011, la plaga afectó a la ciudad de Jerez de la Frontera, afectando más de 200 palmeras; la Junta de Andalucía colaboró con la ciudad para buscar medidas urgentes contra este insecto.

En Córdoba capital y provincia se están dando numerosos casos de palmeras afectadas por este insecto y en 2013 la empresa cordobesa Fertynject publicó un remedio a partir de una patente de la Universidad de Córdoba, con inyecciones en el tronco de fitosanitarios cien por cien efectivas.[4]

La plaga también ha afectado al Parque de Málaga, donde 16 palmeras centenarias fueron declaradas muertas[5] en marzo de 2014, perdiendo la linealidad del parque. El insecto también afecta a otra buena cantidad de palmeras en el mismo recinto.

Debido a su potencial colonizador y constituir una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas, esta especie ha sido incluida en el Catálogo Español de Especies exóticas Invasoras, aprobado por Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto.

Other Languages