Rey de Romanos

Escudo de José II, último rey de Romanos.

Rey de Romanos (en latín: Rex Romanorum) fue el título usado en el Sacro Imperio Romano Germánico por un emperador futurible, que no había sido coronado por el papa, y que por lo tanto no podía intitularse Emperador.

Origen

La unción y coronación imperial de Luis II en abril de 850, asentó una constante a lo largo del medievo, que tales ritos solo podía hacerlos el papa, y en Roma, incluso si había sido ungido rey previamente. En 855, con la abdicación y muerte del emperador Lotario I, Luis II, que por entonces ya era rey de Italia, no obtuvo territorios al norte de los Alpes en el reparto efectuado por Lotario I. Al quedar como soberano italiano, el título imperial quedó confinado a Italia[3]

Este principio, de que solo el papa podía coronar al emperador y que el emperador era el protector de la Iglesia romana, que se estableció en el periodo carolingio continuó a partir del siglo X cuando Otón I reclamó al papa el reconocimiento de su estatus político.[5]

Sin embargo, el papa era el que en último lugar podía coronar al soberano alemán como emperador, el soberano alemán era potencialmente un emperador y podían pasar años antes de llevarse a cabo la coronación imperial, con lo que los soberanos alemanes debían conformarse con el título de rex.[9]

Other Languages
беларуская: Рымскі кароль
беларуская (тарашкевіца)‎: Кароль рымлянаў
brezhoneg: Roue ar Romaned
français: Roi des Romains
italiano: Re dei Romani
日本語: ローマ王
한국어: 로마왕
македонски: Крал на Римјаните
Bahasa Melayu: Raja Rom
norsk nynorsk: Konge av romarane
norsk bokmål: Romernes konge
português: Rei dos Romanos
slovenščina: Rimsko-nemški kralj
svenska: Romersk kung
українська: Римський король
Tiếng Việt: Vua La Mã Đức
West-Vlams: Roomse keunienk