Revisión por pares

Revisión de publicaciones de investigaciones de Salud.

En los medios académicos (véase ciencia), la revisión por pares (en inglés: peer review), también denominada arbitraje, es un método usado para validar trabajos escritos y solicitudes de financiación con el fin de evaluar su calidad, originalidad, factibilidad, rigor científico, etcétera, antes de su publicación (véase revista científica).

Este método deja abierto el trabajo al escrutinio, y frecuentemente a la anotación o modificación, por autores de rango semejante o superior al del autor. Generalmente se considera válida una publicación científica sólo cuando ha pasado por un proceso de arbitraje como el de admisión para publicación en una revista arbitrada.

Otros autores opinan que la expresión 'revisión por pares' es mera traducción de los términos ingleses, y que sería más apropiado denominarla revisión comunitaria o de comunes, pues la comunidad humana es la que crea y recrea el conocimiento.[1] Desde esta perspectiva, el pensamiento es un proceso social, no individual. Del mismo modo, el conocimiento es un proceso de ampliación y revisión de la información, por los comunes o la inteligencia colectiva o general, que coopera en una sociedad-red.

Funcionamiento

El arbitraje somete un trabajo o idea propuestos por los autores al escrutinio de uno o más expertos en el tema. Estos árbitros responden con una evaluación del trabajo, que comúnmente incluye sugerencias acerca de cómo mejorarlo (aunque está prevista la posibilidad de aceptarlo tal como está), la cual se envía al editor u otro intermediario. Generalmente, la mayoría de los comentarios de los árbitros se remiten a los autores.

Las evaluaciones habitualmente incluyen una recomendación explícita referente a lo que debe hacerse con el manuscrito, la cual se escoge entre varias opciones propuestas por el editor, que generalmente representa una revista, una conferencia arbitrada, una agencia de financiamiento de programas de investigación o una editorial. Las opciones propuestas son generalmente las siguientes:

  • aceptación incondicional del manuscrito o de la propuesta;
  • aceptación sujeta a las mejoras propuestas por el árbitro;
  • rechazo condicionado: se anima a los autores a revisar el documento y a someterlo a revisión nuevamente;
  • rechazo incondicional.

Durante el proceso de revisión, la función de los árbitros es consultiva. Su opinión no es vinculante (obligación formal) para el editor. Más aún, en las publicaciones científicas, los árbitros no actúan como grupo; no se comunican entre ellos. Generalmente no tienen conocimiento de la identidad ni de los resultados de sus colegas. En general no es necesario lograr consenso. Por ello, la dinámica del grupo es bien diferente a la de un jurado. En ocasiones su opinión no es unánime. En esos casos se pueden aplicar diferentes opciones para tomar una decisión.

Ha existido una posibilidad adicional para quien desea publicar su artículo en alguna revista: mediante una tarifa por página, pero se advierte que éste fue el procedimiento y que el trabajo no es arbitrado.

Tradicionalmente, la función de los árbitros ha sido anónima, pero poco a poco se ha ido abandonando este secretismo. En algunas ramas científicas muchas de las revistas arbitradas ofrecen ahora al árbitro la opción de mantenerse anónimo o de revelar su identidad. Por ello algunos trabajos pueden incluir una sección de agradecimientos, donde a los árbitros se les nombra según su contribución a mejorar el artículo.

En una revista o en una empresa de edición de libros, generalmente la tarea de selección de árbitros recae sobre el editor o en el consejo editorial. Al llegar un nuevo manuscrito, el editor solicita a los árbitros, seleccionados entre académicos u otros expertos en el tema. Los árbitros no necesariamente han escogido participar de esa manera en el proceso de publicación de la revista o casa editorial.

Algunas veces se les selecciona por ser conocidos en la materia de la publicación, o por haber publicado trabajos relativos a esa disciplina, o por recomendación de otros árbitros. Como paso previo a la recepción de solicitudes, las agencias de financiamiento generalmente seleccionan sus árbitros mediante un comité de revisión.

Habitualmente se evita seleccionar árbitros entre los investigadores cercanos o relacionados con los autores. Se espera que éstos informen a los editores acerca de potenciales conflictos de interés para realizar la evaluación. Algunos editores o publicaciones solicitan a los autores una lista de posibles árbitros, así como de personas que ellos consideren inapropiadas para arbitrar su trabajo.

Generalmente se les pide incluir justificaciones de su elección. La razón de esto es que puede ocurrir que el tema de un trabajo sea tan especializado que los editores no puedan por ellos mismos ubicar especialistas en el tema. La selección de los autores se toma como sugerencia. No compromete en modo alguno a los editores.

Procedimiento

El proceso que siguen las publicaciones científicas es casi siempre el mismo:

  • Selección de dos o tres árbitros, quienes envían al editor su evaluación del artículo y sus sugerencias acerca de cómo mejorarlo.
  • El editor reúne los comentarios y los envía al autor (algunas recomendaciones pueden estar marcadas como confidenciales para el autor).
  • Con base en los comentarios de los árbitros, el editor decide si se publica el manuscrito.
  • Cuando un artículo recibe al mismo tiempo evaluaciones tanto muy positivas como muy negativas, para romper un empate, el editor puede solicitar evaluaciones adicionales, obviamente a otros árbitros.
Otra manera de desempate consiste en que los editores soliciten a los autores que respondan a las críticas de los árbitros, a fin de refutar una mala evaluación. En esos casos el editor generalmente solicita al árbitro que comente la respuesta del autor. No se acostumbra que los diferentes árbitros entren en comunicación, ni se espera que necesariamente su veredicto sea de consenso.

Sin embargo, algunas publicaciones en medicina han adoptado recientemente un modelo de acceso libre: en Internet publican el historial de los artículos, que incluye:

  • Texto originalmente enviado.
  • Evaluación de los árbitros.
  • Cambios sucesivos hasta la publicación definitiva del trabajo.

Luego de la revisión y de la resolución de empates ocurridos, el resultado del proceso de evaluación por pares puede ser la aceptación o el rechazo del manuscrito. En algunos casos se propone una tercera opción: solicitud a los autores para que finalmente revisen el documento según los requerimientos específicos de cambios recomendados por los árbitros.

En algunas disciplinas, como la computación, se efectúan conferencias arbitradas. Para lograr la admisión a impartir una disertación, los científicos deben proponer un artículo, generalmente corto: de 15 páginas o menos. Un comité de programa (equivalente de un consejo editorial) revisa el artículo. Generalmente solicita la participación de árbitros para evaluar los artículos propuestos. Estos eventos suelen demandar fechas máximas de recepción, para permitir que el arbitraje sea oportuno en tiempo y que los autores de los artículos aceptados puedan planificar su participación en tales acontecimientos.

Other Languages
български: Рецензиране
čeština: Peer review
Deutsch: Peer-Review
English: Peer review
hrvatski: Peer review
interlingua: Revision per pares
Bahasa Indonesia: Penelaahan sejawat
íslenska: Ritrýni
日本語: 査読
Qaraqalpaqsha: Retsenziya
한국어: 동료평가
Bahasa Melayu: Ulasan sejawat
Nederlands: Peerreview
norsk bokmål: Fagfellevurdering
português: Revisão por pares
srpskohrvatski / српскохрватски: Recenzija (nauka)
Simple English: Peer review
slovenčina: Peer review
slovenščina: Strokovna recenzija
Türkçe: Akran denetimi
українська: Рецензування
Tiếng Việt: Bình duyệt
吴语: 同行評審
中文: 同行評審