República Popular de Hungría

Magyar Népköztársaság
República Popular de Hungría

Flag of Hungary (1946-1949, 1956-1957).svg

1949-1989

Flag of Hungary.svg

BanderaEscudo
BanderaEscudo
Lema nacional: Világ proletárjai, egyesüljetek!
Himno nacional: Himnusz
Ubicación de Hungría
CapitalBudapest
Idioma oficialHúngaro
ReligiónNinguna oficial
GobiernoEstado socialista
Jefe del Consejo Presidencial
 • 1948-1950Árpád Szakasits
 • 1950-1952Sándor Rónai
 • 1952-1967István Dobi
 • 1967-1987Pál Losonczi
 • 1987-1988Károly Németh
 • 1988-1989
Secretario General
Brunó Ferenc Straub
 • 1948-1956Mátyás Rákosi
 • 1956Ernő Gerő
 • 1956-1988János Kádár
 • 1988-1989Károly Grósz
Presidente del Consejo de Ministros
 • 1948-1952István Dobi
 • 1952-1953Mátyás Rákosi
 • 1953-1955, 1956Imre Nagy
 • 1955-1956András Hegedüs
 • 1956-58, 1961-65János Kádár
 • 1958-1961Ferenc Münnich
 • 1965-1967Gyula Kállai
 • 1967-1975Jenő Fock
 • 1975-1987György Lázár
 • 1987-1988Károly Grósz
 • 1988-1990Miklós Németh
LegislaturaAsamblea Nacional
Período históricoGuerra Fría
 • Establecimiento18 de agosto de 1949
 • Revolución húngara de 195623 de octubre de 1956
 • Nuevo mecanismo económico1 de enero de 1968
 • Caída del muro de Berlín23 de octubre de 1989
MonedaForinto
Miembro de: ONU, Pacto de Varsovia, CAME

La República Popular de Hungría o República Popular Húngara (en húngaro: Magyar Népköztársaság) era el nombre estatal oficial de Hungría desde 1949 a 1989 durante su periodo como Estado socialista.

Historia

Ocupación de posguerra

Al término de la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Rojo ocupó Hungría, y el país cayó en la órbita soviética. Para 1949, los soviéticos habían concluido un tratado de asistencia mutua con Hungría que otorgaba derechos a la Unión Soviética para una presencia militar continua, asegurando un fundamental control político.[1]

Hungría empezó el período de posguerra como una democracia multipartidaria y las elecciones del 4 de noviembre de 1945 produjeron un gobierno de coalición con Zoltán Tildy como primer ministro,[4]

El 1 de febrero de 1946 Tildy abandonó su puesto para ocupar el cargo de Presidente de la República, y al cabo de un mes y medio, el 20 de marzo, el mariscal soviético Kliment Voroshílov obligó al gobierno a entregar el Ministerio del Interior al Partido Comunista Húngaro. El nuevo ministro, László Rajk, creó la policía política (Államvédelmi Hatóság o ÁVH), que empleó la intimidación, las falsas acusaciones, el encarcelamiento y la tortura para suprimir toda oposición política.[6]

El Ejército soviético ocupó Hungría a partir del septiembre de 1944 hasta abril de 1945. Le tomó casi dos meses conquistar Budapest y casi la ciudad entera fue destruida. Al firmar la paz Tratado de París, Hungría otra vez perdió todos los territorios que había ganado entre 1938 y 1941. Ni los Aliados Occidentales ni la Unión Soviética apoyaron cualquier cambio en las fronteras de Hungría de antes de 1938. La misma Unión Soviética anexó la Rutenia Carpatiana, habiendo sido parte de Checoslovaquia antes de 1938, que es ahora parte de Ucrania.

El Tratado de Paz con Hungría firmado el de febrero de 1947 declaraba que "las decisiones del Premio de Viena del 2 de noviembre de 1938 son declaradas sin fuerza legal" y las fronteras húngaras fueron fijadas a lo largo de las antiguas fronteras que existían el 1 de enero de 1938, excepto una pérdida menor del territorio por la frontera checoslovaca. La mitad de la minoría étnica alemana (240,000 personas) fue deportada a Alemania en 1946-48, y había un "cambio forzado de la población" entre Hungría y Checoslovaquia.

Los soviéticos establecen un gobierno alternativo en Debrecen el 21 de diciembre de 1944, pero no capturaron Budapest hasta el 18 de enero de 1945. Pronto después, Zoltán Tildy se hizo el primer ministro provisional. En elecciones sostenidas en el noviembre de 1945, el Partido de los Minifundistas Independientes ganó el 57 % de los votos. El Partido Comunista Húngaro, ahora bajo el mando de Mátyás Rákosi y Ernő Gerő, recibió el apoyo de sólo el 17 % de la población. El comandante soviético en Hungría, el mariscal Voroshilov, rechazó permitir que el Partido de Minifundistas formara un gobierno. En cambio, Voroshilov estableció un gobierno de coalición con los comunistas que sostienen algunos puestos claves. El líder de los minifundistas, Zoltán Tildy, fue nombrado presidente y Ferenc Nagy primer ministro. Mátyás Rákosi se hizo primer ministro asistente.

László Rajk se convirtió en el ministro del Interior y en este puesto estableció la policía de seguridad (ÁVH). En febrero de 1947, la policía comenzó a detener a los líderes del Partido de Minifundistas y el Partido Nacional de Campesinos. Varias figuras prominentes en ambos partidos se escaparon al extranjero. Más tarde, Mátyás Rákosi alardeó que él había tratado con sus compañeros en el gobierno, uno tras otro, "cortándolos como rebanadas de salame."

El Partido de los Trabajadores Húngaros (Magyar Dolgozók Pártja) (formado por una fusión del Partido Comunista y el Partido Socialdemocráta) se hizo el partido más grande en las elecciones de 1947 y sirvió en el coalición de gobierno del Frente de Independencia del Pueblo. Los comunistas gradualmente ganaron el control del gobierno y hacia 1948 el Partido Social Democráta dejó de existir como una organización independiente. Su líder, Béla Kovács fue detenido y enviado a Siberia. Otros líderes de oposición como Anna Kéthly, Ferenc Nagy e István Szabó fueron encarcelados o enviados en el exilio.

El 18 de agosto de 1949, el Parlamento pasó la nueva constitución de Hungría (1949/XX). modelada después de la constitución de 1936 de la Unión Soviética. El nombre del país se hizo la República Popular de Hungría, "el país de los trabajadores y campesinos" donde "cada autoridad es sostenida por el pueblo trabajador". El socialismo fue declarado como el objetivo principal de la nación. Un escudo de armas nuevo fue adoptado con símbolos comunistas como la estrella roja, una hoz y un martillo y un oído de trigo.

Represión política y declive económico

La bandera de Hungría de 1949-1956.

El 19 de agosto de 1949 se aprobó la nueva constitución, calcada de la soviética de 1936, y se proclamó la República Popular de Hungría, bajo el severo autoritarismo de Mátyás Rákosi, un comunista enviado desde Moscú.[9]

El gobierno de Rákosi politizó concienzudamente el sistema educativo húngaro con objeto de suplantar a las clases ilustradas con una inteligencia esforzada al servicio del Partido.[9]

La economía húngara de la posguerra tuvo que enfrentar múltiples desafíos. Tras la ocupación soviética, Hungría había aceptado pagar reparaciones de guerra por valor de 300 millones de dólares a la URSS, Checoslovaquia y Yugoslavia, y aceptado mantener a las tropas de ocupación soviéticas.[15]​ garantizando con ello la continuidad de la gravosa presencia militar soviética en el país y asegurando el sometimiento del país.[20]

Aunque el ingreso nacional per cápita se incrementó en el primer tercio de la década de 1950, el estándar de vida cayó. Las enormes deducciones del ingreso para financiar inversión industrial redujo el ingreso personal disponible, mientras que el mal manejo creó carestías crónicas de alimentos básicos que tuvieron como resultado el racionamiento de pan, azúcar, harina y carne.[17]

Era estalinista (1949-1956)

Mátyás Rákosi, el nuevo líder de Hungría exigió la obediencia completa de miembros del mismo tipo del Partido de Trabajadores húngaro. Su rival principal por el poder era László Rajk, quién era ahora el Ministro de Asuntos Exteriores. Rajk fue detenido y en el proceso de septiembre de 1949 confesó forzadamente ser un agente de Miklós Horthy, León Trotsky, Josip Broz Tito e imperialismo Occidental. Él también confesó que él había participado en un complot de asesinato contra Mátyás Rákosi y Ernő Gerő. Rajk fue encontrado culpable y ejecutado. A pesar de su ayuda a Rákosi para liquidar a Rajk, János Kádár y otros disidentes también fueron purgados del partido durante este período.

Mátyás Rákosi ahora intentó imponer la regla autoritaria a Hungría. Aproximadamente 2000 personas fueron ejecutadas y más de 100,000 fueron encarceladas. Estas políticas estuvieron opuestas por algunos miembros del Partido de Trabajadores húngaro y alrededor de 200,000 fueron expulsados por Rákosi desde la organización.

Rákosi rápidamente amplió el sistema de educación en Hungría. Este era una tentativa de sustituir la clase culta del pasado por lo que Rákosi llamó una nueva "intelectualidad de funcionamiento". Además de efectos como la mejor educación para el pobre, más oportunidades de niños de clase obrera y alfabetismo aumentado en general, esta medida también incluyó la diseminación de la ideología comunista en escuelas y universidades. También, como parte de un esfuerzo de separar la Iglesia del Estado, la instrucción religiosa fue denunciada como propaganda y fue gradualmente eliminada de escuelas. El gobierno usó la coacción y la brutalidad para colectivizar la agricultura, y esto apretó ganancias de las granjas del país para financiar la extensión rápida de la industria pesada, que atrajo más del 90 % de la inversión industrial total. Al principio Hungría concentró en la producción principalmente el mismo surtido de bienes que esto había producido antes de la guerra, incluso coches de ferrocarril y locomotoras. A pesar de su base de recurso pobre y sus oportunidades favorables de especializarse en otras formas de la producción, Hungría desarrolló la nueva industria pesada a fin de sostener crecimiento local posterior y exportaciones de productos para pagar para la importación de materia prima.

Irónicamente, el cardenal József Mindszenty, quién se había opuesto a los nazis alemanes y a los fascistas húngaros durante la Segunda Guerra Mundial, fue detenido en diciembre de 1948 y acusado de traición. Después de cinco semanas bajo detención (que puede haber incluido la tortura), él admitió los cargos hechos contra él y fue condenado a cadena perpetua. Las iglesias protestantes también fueron purgadas y sus líderes fueron sustituidos por aquellos complacientes para permanecer leales al gobierno de Rákosi.

Los nuevos militares húngaros organizaron procesos públicos, convenidos para purgar "remanentes Nazis y saboteadores imperialistas". Varios oficiales fueron condenados a muerte y ejecutados en 1951, incluso Lajos Toth, un piloto de la WWII que tuvo la marca de 28 aviones derribados en la Real Fuerza Aérea Húngara, quién había vuelto voluntariamente del cautiverio estadounidense para ayudar a reanimar la aviación húngara. Las víctimas fueron limpiadas póstumamente después de la caída del comunismo.

Rákosi tenía dificultades administrando la economía y la gente de Hungría vio la caída del nivel de vida. Su gobierno se hizo cada vez más impopular, y cuando Iósif Stalin murió en 1953, Mátyás Rákosi fue sustituido como el primer ministro por Imre Nagy. Sin embargo, él retuvo su posición como el secretario general del Partido de Trabajadores húngaro y durante los próximos tres años los dos hombres se vieron implicados en una lucha amarga por el poder.

Como nuevo líder de Hungría, Imre Nagy removió el control estatal de los medios de comunicación y animó al debate público de las reformas política y económica. Se incluyó la promesa de aumentar la producción y la distribución de bienes de consumo. Nagy también liberó a anticomunistas de la prisión y habló de la posesión de elecciones libres y retirada de Hungría del Pacto de Varsovia.

Mátyás Rákosi condujo los ataques contra Nagy. El 9 de marzo de 1955, el Comité Central del Partido de Trabajadores húngaro condenó a Nagy por "desviación derechista". Los periódicos húngaros se unieron a los ataques y Nagy fue acusado de ser responsable de los problemas económicos del país. El 18 de abril fue despedido de su puesto por un voto unánime de la Asamblea Nacional. De este modo volvió Rákosi a la presidencia de Hungría.

El poder de Rákosi fue socavado por un discurso hecho por Nikita Jrushchov en febrero de 1956. Denunció las políticas de Stalin y sus seguidores en Europa del Este. Así mismo afirmó que el proceso de László Rajk había sido "un aborto espontáneo de la justicia". El 18 de julio de 1956, Rákosi fue despojado del poder por órdenes desde la Unión Soviética. Sin embargo, logró asegurar el nombramiento de su amigo íntimo, Ernő Gerő, como sucesor.

El 3 de octubre de 1956, el Comité Central del Partido de Trabajadores húngaro anunció la decisión de que László Rajk, György Pálffy, Tibor Szőnyi y András Szalai habían sido incorrectamente condenados por traición en 1949. Al mismo tiempo se anunciaba que Imre Nagy había sido rehabilitado como un miembro del partido.

Revolución de 1956

Bandera utilizada por los insurgentes en 1956.

La Revolución húngara de 1956 comenzó el 23 de octubre como una manifestación pacífica de estudiantes en Budapest. Los estudiantes protestaron para la realización de varias demandas, incluyendo un final a la ocupación soviética. La Autoridad de Protección Estatal (AVH) hizo algunas detenciones y trató de dispersar la muchedumbre con gas lacrimógeno. Cuando los protestantes intentaron liberar aquellos que habían sido detenidos, la policía abrió fuego sobre la muchedumbre, provocando amotinamientos en todas partes de la capital.

Temprano en la mañana siguiente, las unidades militares soviéticas entraron en Budapest y tomaron posiciones claves. Los ciudadanos y los soldados se unieron al coro de los protestantes, que cantaban "Rusos: váyanse a casa", tras lo que símbolos de la ideología imperante del partido comunista fueron mutilados o destruídos. El Comité Central del Partido de Trabajadores húngaro respondió a la presión designando al reformador Imre Nagy como el nuevo Primer Ministro.

El 25 de octubre, los tanques soviéticos abrieron fuego sobre los protestantes en la Plaza del Parlamento. Un periodista en la escena vio 12 cadáveres y estimó que 170 habían sido heridos. Sobresaltado por estos acontecimientos, el Comité Central del Partido de Trabajadores húngaro forzó a Ernő Gerő para dimitir de la oficina y lo sustituyó por János Kádár.

Imre Nagy ahora fue a la Radio Kossuth y anunció que había asumido el mando del Gobierno como el Presidente del Consejo de Ministros. Él también prometió "la democratización de gran alcance de la vida pública húngara, la realización de un camino húngaro al socialismo de acuerdo con nuestras propias características nacionales, y la realización de nuestro objetivo nacional más alto: la mejora radical de las condiciones de vida de los trabajadores".

El 28 de octubre, Nagy y un grupo de sus partidarios, incluyendo a János Kádár, Géza Losonczy, Antal Apró, Károly Kiss, Ferenc Münnich y Zoltán Szabó, consiguieron hacerse al control del Partido de los Trabajadores húngaro. Al mismo tiempo, los consejos de los trabajadores revolucionarios y los comités locales fueron formados por todas partes de Hungría, desconociéndose la autoridad comunista implantada por los rusos.

El cambio de mando en el partido se vio reflejado en los artículos del periódico del gobierno, "Szabad Nép" (en húngaro, la Gente Libre). El 29 de octubre, el periódico dio la bienvenida al nuevo gobierno y abiertamente criticó tentativas soviéticas de influir en la situación política en Hungría. Esta visión fue apoyada por la Radio Miskolc, que pidió la retirada inmediata de tropas soviéticas del país.

El 30 de octubre, Imre Nagy anunció que liberaba al cardenal József Mindszenty y otros presos políticos. También informó que su gobierno tenía la intención de abolir el estado unipartidista. Estos hechos fueron seguidos con declaraciones de Zoltán Tildy, Anna Kéthly y Ferenc Farkas acerca de la restitución del Partido de Minifundistas, el Partido Social Demócrata y el Petőfi (ex partido de los Campesinos).

La decisión más polémica de Nagy ocurrió el 1 de noviembre, cuando anunció que Hungría tuvo la intención de retirarse del Pacto de Varsovia, así como proclamación de la neutralidad húngara. Éste pidió a las Naciones Unidas que viera la posibilidad de librar a Hungría de la invasión de la Unión Soviética, y garantizase la libertad del país y sus desiciones.

El 3 de noviembre, Nagy anunció los detalles de su gobierno de coalición. Esto incluyó a comunistas (János Kádár, Georg Lukács, Géza Losonczy), tres miembros del Partido de Minifundistas (Zoltán Tildy, Béla Kovács e István Szabó), tres socialdemócratas (Anna Kéthly, Gyula Keleman, Joseph Fischer), y dos Campesinos Petőfi (István Bibó y Ferenc Farkas). Pál Maléter fue designado ministro de defensa.

Nikita Jrushchov, el líder de la Unión Soviética, se vio cada vez más preocupado por este desarrollo, y el 4 de noviembre de 1956 envió el Ejército Rojo a Hungría. Los tanques soviéticos inmediatamente capturaron los campos de aviación, intersecciones viales y puentes importantes para aislar los posibles despliegues del ejército húngaro. Los enfrentamientos ocurrieron por todo el país, pero las fuerzas húngaras fueron rápidamente derrotadas.

Durante la Revolución Húngara de 1956, murieron aproximadamente 3000 húngaros y 722 soviéticos.[24]​ Imre Nagy fue detenido y sustituido por el leal soviético, János Kádár, como la cabeza del recién formado Partido Socialista de los Trabajadores húngaros (Magyar Szocialista Munkáspárt). Nagy fue encarcelado hasta ser ejecutado en 1958. Otros ministros del gobierno o partidarios que fueron o ejecutados o murieron en cautiverio incluyeron a Pál Maléter, Géza Losonczy, Atila Szigethy y Miklós Gimes.

Cambios bajo el gobierno de Kádár

El escudo de Hungría de 1957-1990.

Kádár primero condujo castigos contra los revolucionarios. 21.600 disidentes fueron encarcelados, 13.000 internados, y 400 ejecutados. Pero a principios de los años 1960, Kádár anunció una nueva política bajo el lema "El que no está contra nosotros está con nosotros", una variación de la frase de Rákosi, dice: "el que no está con nosotros está contra nosotros". Declaró una amnistía general, gradualmente contuvo algunos excesos de la policía secreta, e introdujo un curso cultural y económico relativamente liberal apuntado al vencimiento el después de la hostilidad de 1956 hacia él y su régimen.

En 1966, el Comité Central aprobó el "Nuevo Mecanismo Económico," por el que procuró revisar la economía; el aumento de la productividad hace a Hungría más competitiva en mercados mundiales, y crean la prosperidad para promover la estabilidad política. Durante las próximas dos décadas de empleo doméstico relativamente tranquilo, el gobierno de Kádár respondió alternativamente a presiones para reformas políticas y económicas menores así como a contrapresiones de opositores de reforma. Antes de principios de los años 1980, esto había conseguido algunas reformas económicas durables y había limitado la liberalización política y había perseguido una política exterior que animó más comercio con el Oeste. Sin embargo, el Nuevo Mecanismo Económico condujo a un aumento de deuda externa, incurrida para subvencionar industrias poco rentables.

Tras las reformas dentro de la Unión Soviética y el fervor político en los países socialistas europeos a finales de la década de los ochenta, János Kádár comienza a llevar a cabo en 1988 una serie de reformas económicas y agrícolas en Hungría. En 1984 la primera ministra británica Margaret Thatcher visita Hungría, recibiendo una entusiasta acogida porque los europeos orientales la consideraban un símbolo de la oposición al comunismo, pudiendo apreciar el ablandamiento del régimen. La entrevista con Kadar tuvo el propósito de solicitar su mediación ante su viejo amigo Andropov.

En estos difíciles años Kadar, consciente del derrumbamiento del régimen marxista, evitó la opción sustitutiva por el nacionalismo extremo de Slobodan Milošević. Apostó por la alternancia socialdemócrata: perder las primeras elecciones multipartistas para después ocupar de nuevo el poder.

Transición al multipartidismo y la economía de mercado

La transición de Hungría a una democracia de Estilo occidental era una de las más discretas entre el antiguo bloque soviético. Antes de finales de 1988, los activistas dentro del partido y burocracia e intelectuales basados en Budapest aumentaban la presión para el cambio. Algunos de éstos se hicieron socialistas de reforma, mientras los otros comenzaron movimientos que debían desarrollarse en partidos. Los liberales jóvenes formaron la Federación de Demócratas Jóvenes (Fidesz); un corazón de la llamada Oposición Democrática formó la Asociación de Demócratas Libres (SZDSZ), y la oposición nacional estableció el Foro Democrático húngaro (MDF). Activismo cívico intensificado a un nivel no visto desde la revolución 1956.

En 1988, Kádár fue sustituido como Secretario General del Partido Comunista, y fue admitido el líder comunista de reforma Imre Pozsgay por el Politburo. En 1989, el Parlamento adoptó "un paquete de democracia," que incluyó el pluralismo de sindicato; libertad de asociación, asamblea, y la prensa; una nueva ley electoral; y en octubre de 1989 una revisión radical de la constitución, entre otros. Desde entonces, Hungría ha tratado de reformar su economía y aumentar sus uniones con Europa occidental, esperando hacerse un miembro de la Unión Europea cuanto antes. Un pleno de Comité Central en febrero de 1989 respaldó en principio el sistema político multipartidario y la caracterización de la revolución de octubre de 1956 como "un levantamiento popular," en las palabras de Pozsgay, cuyo movimiento de reforma había estado juntando la fuerza cuando el ingreso al Partido Comunista disminuyó dramáticamente. Los mayores rivales políticos de Kádár entonces cooperaron para mover al país gradualmente a la democracia. La Unión Soviética redujo su participación firmando un acuerdo en abril de 1989 para retirar fuerzas soviéticas hacia junio de 1991.

La unidad nacional culminó en junio de 1989 cuando el país sepultó de nuevo a Imre Nagy, sus socios, y, simbólicamente, a todas las otras víctimas de la revolución de 1956. Una mesa redonda nacional, comprendiendo a representantes de los nuevos partidos y algunos viejos partidos recreados - como los Minifundistas y Demócratas Sociales - el Partido Comunista, y grupos sociales diferentes, encontrados a finales del verano de 1989 para hablar de los cambios principales a la constitución húngara de la preparación para elecciones libres y la transición a un sistema político democrático.

En octubre de 1989, el partido comunista convocó su último congreso y se restableció como el Partido Socialista húngaro (MSZP). En una sesión histórica del 16 al 20 de octubre de 1989, el Parlamento adoptó la legislación que asegura elecciones parlamentarias multipartidarias y una elección presidencial directa. La legislación transformó Hungría de una República Popular en la República de Hungría, garantizó derechos humanos y civiles, y creó una estructura institucional que asegura la separación de poderes entre los poderes legislativos y judiciales, ejecutivos del gobierno. Durante el día de la Revolución de 1956, el 23 de octubre, la República húngara fue oficialmente declarada (por el presidente provisional de la República, Mátyás Szűrös), sustituyendo la República Popular húngara. La constitución revisada también defendió "los valores de democracia burguesa y socialismo democrático" y dio el estado igual a la propiedad pública y privada.

Other Languages
Bahasa Indonesia: Republik Rakyat Hongaria
srpskohrvatski / српскохрватски: Narodna Republika Mađarska