República Centralista (México)

República Mexicana

Bandera de la Primera República Federal de los Estados Unidos Mexicanos.svg

1835-1846

Bandera de la Segunda República Federal de los Estados Unidos Mexicanos.svg
Flag of the Republic of Texas (1836–1839).svg
Flag of the Republic of Yucatan.svg
Flag of Tabasco.svg

BanderaEscudo
BanderaEscudo
Lema nacional: Dios y Libertad
Himno nacional: Himno Nacional Mexicano
Ubicación de México
México en 1843.
CapitalCiudad de México
19°26′N 99°777′O / 19°26′N 99°777′O / -111.950 Coordenadas: minutos de longitud >= 60
: longitud no válida
Idioma oficialEspañol
ReligiónCatólica
GobiernoRepública Centralista
Presidente
 • 1835 - 1836 (primero)Miguel Barragán
 • 1846 (último)José Mariano Salas
LegislaturaCongreso
 • Cámara altaCámara de Senadores
 • Cámara bajaCámara de Diputados
Historia
 • Bases Constitucionales23 de octubre de 1835
 • Siete Leyes30 de diciembre de 1836
 • Bases Orgánicas de la República Mexicana14 de junio de 1843
 • Guerra Estados Unidos-México25 de abril de 1846
 • Restablecimiento de la Constitución de 182422 de agosto de 1846
 • Acta Constitutiva y de Reformas de 184721 de mayo de 1847
Superficie
 • 1839[n. 1]4 350 000 km²
Población
 • 1842[1]est.7 016 300 
MonedaReal Mexicano

La República Centralista es el período de la historia de México en que el Estado estuvo organizado bajo un régimen político unitario. El régimen centralista fue establecido formalmente el 30 de diciembre de 1836, con la promulgación de las Siete Leyes Constitucionales, aunque ya en 1835 se había derrocado la constitución federal de 1824.[4]​ y con esto, el regreso al federalismo.

El período centralista del Estado mexicano fue un intento del sector conservador de ese país que intentó poner fin a las disputas entre las élites regionales y entre los diversos caudillos que protagonizaban la vida política nacional. Sin embargo, como ocurrió durante la Primera República Federal y el Primer Imperio, el país siguió padeciendo de una grave inestabilidad política y levantamientos armados. La supresión del régimen federal fue detonante de la reacción de los partidarios del federalismo en Zacatecas (1835), Tabasco (1841 y 1846), y el noreste de México, particularmente en el estado de Tamaulipas. Las respuestas más radicales a la instauración del régimen unitario fueron la proclamación de la independencia de Texas (1836) y de Yucatán.

Asímismo, México enfrentó en este período dos conflictos internacionales: la Primera Intervención francesa en México, provocada por reclamaciones económicas de súbditos franceses al gobierno de México; y la Intervención estadounidense en México, como consecuencia de la anexión de Texas realizada por los Estados Unidos.

La República fue gobernada por once presidentes. Ninguno completó su mandato durante este periodo.

Instauración del régimen centralista

Debido al caos político y contienda, después de que los conservadores asesinaran a Vicente Guerrero, el continuo debate entre federalistas y centralistas aun después de proclamada la Constitución de 1824 y las diversas sublevaciones provocadas por las reformas liberales expedidas por Valentín Gómez Farías, los conservadores iniciaron acciones para disolver la federación, imponer una república centralista y cancelar la reformas realizadas bajo el mandato de Gómez Farías.

Óleo de Vicente Guerrero en sus últimos años, por Ramón Sagredo (1865)

A mediados de 1835, el partido conservador estableció un Congreso, el cual se declaró constituyente y promulgó el 23 de octubre de ese año las Bases Constitucionales. El 30 de diciembre de 1836,[5]​ se promulgaron las Siete Leyes Constitucionales, que establecían el régimen de centralización gubernamental y administrativa en el país.