René Schneider

René Schneider Chereau
Prats Schneider Cheyre-2.jpg
René Schneider Chereau

Coat of arms of the Chilean Army.svg
Comandante en Jefe del Ejército de Chile
27 de octubre de 1969-22 de octubre de 1970
PredecesorSergio Castillo Aránguiz
SucesorCarlos Prats González

Información personal
Nacimiento31 de diciembre de 1913
Bandera de Chile Concepción, Chile
Fallecimiento25 de octubre de 1970 (56 años)
Bandera de Chile Santiago, Chile
Causa de la muerteHomicidio Ver y modificar los datos en Wikidata
ResidenciaSantiago de Chile
NacionalidadChilena Ver y modificar los datos en Wikidata
ReligiónCatólico
Partido políticoIndependiente
Familia
CónyugeCarolina Elisa del Carmen Arce Durandeau
HijosCuatro
Educación
Educado enEscuela Militar del Libertador Bernardo O'Higgins
Información profesional
OcupaciónMilitar
TratamientoGeneral de Ejército
Rama militarBandera del ejército de Chile Ejército de Chile
Rango
  • General de división Ver y modificar los datos en Wikidata
FirmaFirma René Schneider.png

René Schneider Chereau[2]​ (Concepción, 31 de diciembre de 1913 - Santiago, 25 de octubre de 1970) fue un militar chileno, Comandante en Jefe del Ejército en el momento de la elección presidencial de 1970, cuando fue asesinado por un grupo de ultra-derecha, durante una tentativa de secuestro.

Familia y estudios

Hijo de Víctor Schneider y Elisa Chereau Robert, descendiente de inmigrantes franceses que se emplearon en el oficio de la curtiembre, a principios del siglo XX en la ciudad de Curicó. Terminó su quinto año de Humanidades en el Liceo n.º 5 de hombres José Victorino Lastarria. Tras esto ingresó a los 15 años de edad a la Escuela Militar.[3]

Schneider estaba casado desde 1941 con Carolina Elisa del Carmen Arce Durandeau,[1]

Schneider era conocido entre sus amigos por su buen humor, sencillez y solidaridad. En 1948 entregó la mitad de un premio, que ganó en la lotería, a un compañero que atravesaba problemas económicos.[2]

René Schneider es un amigo a toda prueba. De profunda vocación profesional, su evidente inteligencia y el sentido común con que afrontaba los mas complejos problemas, daban la sensación de seguridad y confianza en sí mismo, que estimulaba la solidaridad de quienes le colaborábamos en tareas especificas. De costumbres austeras y gran sensibilidad, sabía aflojar las tensiones de su cargo concentrándose en sus escasos momentos libres en la lectura, la música clásica o pintando al óleo, su afición favorita.

Carlos Prats, amigo y compañero de armas.[4]