Remodelación de Berlín

Complejo Parlamentario, Cancillería y Estación Central
Puente sobre el río Spree uniendo los edificios Löbe y Lüders
Cancillería federal



Plaza de París en 1995
Museo de Historia Alemana
Alte Kommandantur
Palacio Real de Berlin
Plano con la Isla de los Museos (en rojo), el Palacio de la República y la Alexanderplatz
Estadio Olímpic
Estación Central
Capilla de la Reconciliación

La remodelación de Berlín iniciada tras la reunificación alemana en 1990, fue el proceso de federalización nacional y reconstitución edilicia de la ciudad, preparándola para ser la capital de la incipiente Alemania reunificada. Ello se debe a la división de la ciudad durante cuatro décadas después de que estuvo ocupada por los ejércitos que derrotaron a la Alemania Nazi en 1945 al final de la Segunda Guerra Mundial, habiendo un Berlín Oriental y un Berlín Occidental. El grado de destrucción de la ciudad alcanzó el 50%.[1] El muro de Berlín que dividía la ciudad y la separaba del resto de la República Democrática Alemana (RDA) dejó una franja no urbanizada donde se adelanta la intervención urbanística y arquitectónica más ambiciosa.

Capital federal

Tras la decisión de trasladar la capital federal de Bonn a Berlín, se iniciaron diversos proyectos para la construcción de nuevos edificios para acoger las sedes de las principales instituciones del país. La obra más emblemática fue la remodelación completa de interior del histórico edificio del Reichstag así como la restauración de su fachada y la construcción de una cúpula con nuevo diseño moderno, marcadamente diferente a la original. El edificio cuenta con un salón principal de 30 m de alto, transparente y funcional. Desde la Plaza de la República se observa la puerta oeste del edificio. Ésta es la entrada para los visitantes, que en caso de no estar inscritos, llegan directamente a la terraza que ofrece una panorámica sobre los edificios vecinos y acceso a la cúpula. Tras las paredes de vidrio se encuentra el salón oeste desde donde se puede ver el hemiciclo.

Cerca de allí, en el costado norte se levantaron tres edificios complementarios, que completan lo que se conoce como complejo parlamentario. Entre ellos el edificio Paul Löbe acoge las salas de deliberaciones y los despachos de los diputados. Su restaurante da sobre el Spree. El otro edificio, el Jakob Kaiser acoge el palacio histórico del presidente del Reichstag, los servicios parlamentarios y el despacho del Bundestag. Por último esta el edificio Marie-Elisabeth Lüders que se levanta en la ribera este del Spree, alineado con el edificio Paul Löbe al que está unido por un puente peatonal. Su rotonda alberga la sala de la comisión de asuntos relativos a la Unión Europea (UE). Este edificio acoge la nueva biblioteca del Parlamento, una de las mayores del mundo.

Un corredor subterráneo une al Paul Löbe, el Reichstag y el Jakob Kaiser.

Frente al edificio Paul Löbe el arquitecto Axel Schultes diseñó el edificio de siete pisos edificio de la cancillería federal inaugurado en 2001. La oficina del jefe del gobierno de 140  tiene visión directa hacia el Parlamento. Sobre un terreno de 70.000 m alberga 400 oficinas y amplios espacios verdes.

Other Languages