Religión sumeria

La religión sumeria se refiere a la mitología, panteón, cosmología y ritos de la civilización sumeria. La religión sumeria repercutió en toda la mitología mesopotámica, sobreviviendo en las sendas mitologías y religiones de los hurritas, acadios, babilonios, asirios y otros grupos culturales. Así, los dioses sumerios, acadios y babilonios eran los mismos, a excepción del supremo de estos últimos que era Marduk.

Adoración en la cultura sumeria

Himno de templo en escritura cuneiforme sumeria en arcilla, dedicado al lugal de Larsa, Iddin-Dagan, c. 1950 a. C.

Escritos cuneiformes

Los mitos sumerios, inicialmente se transmitieron por tradición oral hasta la invención de la escritura. La primitiva escritura cuneiforme sumeria fue utilizada principalmente como una herramienta de control administrativo, y no sería hasta el período Dinástico Arcaico (aproximadamente comprendida entre 2900 a. C. y 2334 a. C.), cuando los escritos religiosos llegarían a ser frecuentes, sobre todo en himnos de alabanza de templo[2]

Templos

En las ciudades-estado sumerias, los complejos templarios fueron originalmente pequeños, con estructura elevada artificialmente, de una sola sala. En el período Dinástico Arcaico, los templos sumerios fueron levantados con varias terrazas y salas múltiples. Hacia el final de la civilización sumeria, los zigurats se convertirían en la estructura preferida de templo para los centros religiosos de Mesopotamia.[3]

Los templos sirvieron como sede cultural, religiosa y política hasta aproximadamente el 2500 a. C., cuando con el surgimiento de los reyes militares conocidos como lugales Lu-gals ("hombre " + "grande"),[3]

Sacerdocio

Hasta la llegada de los lugales, las ciudades-estado sumerias estaban virtualmente bajo un gobierno teocrático controlado por grupos independientes, o sumos sacerdotes. Los sacerdotes eran los responsables de la continuación de las tradiciones culturales y religiosas de su ciudad-estado, y eran vistos como médiums entre los seres humanos y las fuerzas cósmicas y terrestres

Ceremonia

Durante la tercera dinastía de Ur, se decía que la ciudad-estado sumeria de Lagash tenía 62 "sacerdotes de lamentaciones" que estaban acompañados de 180 cantantes y músicos.

Other Languages