Religión en Israel

Devotos judíos orando frente al Muro de las Lamentaciones

La situación de la religión en Israel es singular: se trata del único país del mundo donde la mayor parte de la población es de religión judía. El cristianismo y el islam cuentan también con importante presencia de fieles entre la ciudadanía israelí. Además, existe también otras minorías religiosas como los drusos y los bahaístas. Israel concentra numerosos lugares sagrados de las tres grandes religiones monoteístas y reconoce la libertad religiosa, permitiendo a los peregrinos de todo el mundo el libre acceso a los lugares santos.

De acuerdo con la Oficina Central de Estadísticas de Israel ( 2005) el 76,1 % de la población es judía, el 16,2% musulmana, el 2,1% cristiana y el 1,9% drusa. Un 3,9% de la población no se clasifica en ninguna religión.[1]

Los árabe israelíes, según la Oficina Central de Estadísticas ( 2005), están compuestos por un 82,7% de musulmanes, un 8,4% de drusos y un 8,3% de cristianos.[1]

Israel tiene una de las mayores poblaciones de budistas del Medio Oriente (32000 personas mayormente seguidores del lamaísmo).[2]

General

La relación del Estado de Israel con el judaísmo es compleja. Israel se fundó oficialmente con la idea de ser un Estado Judío, sin embargo, a la vez propone ser un estado democrático, algo que algunos académicos consideran incompatible en el tanto las democracias son por lo general laicas e igualitarias. En teoría, Israel no tiene religión oficial, pero evidentemente tiene una relación especial con el judaísmo a como puede verse en la Ley de Retorno que otorga nacionalidad israelí a cualquier judío que emigre a Israel. No obstante, la definición de judío de la Ley de Retorno no es solamente religiosa, pues judíos étnicos que no sean practicantes del judaísmo se les permite acceder a los beneficios de la misma.

La relación especial del Estado israelí con el judaísmo es, además, específica con el judaísmo ortodoxo. Sólos los rabinos ortodoxos pueden realizar matrimonios judíos válidos, no así los rabinos reformistas o conservadores, y las sinagogas reformistas y conservadoras no reciben el mismo apoyo estatal. Asimismo, solo la conversión realizada por rabinos ortodoxos se admite legalmente para efectos de considerar a un converso judío, aunque el gobierno israelí admite las conversiones hechas dentro del judaísmo reformista y conservador fuera de Israel.

Hasta 2010 no existía en Israel el matrimonio civil. Los matrimonios eran en todos los casos administrados por las comunidades religiosas, al igual que otros aspectos civiles como herencias y administración de los lugares santos. Las religiones reconocidas por Israel para estos efectos (realizar matrimonios legales, regular los sitios de sus comunidades, etc.) son el judaísmo ortodoxo, el Islam, el druzismo y diez iglesias cristianas (ocho ortodoxas más la católica y la anglicana).[6]

Other Languages