Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos

Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos

State Flag of Serbia (1882-1918).svg
Flag of the State of Slovenes, Croats and Serbs.svg

1918-1929

Flag of the Kingdom of Yugoslavia.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: Una nación, un Rey, un país
Himno nacional: Combinación de Bože Pravde, Lijepa nasa domovino y Naprej zastava slave
Ubicación de Yugoslavia
Capital Belgrado
Idioma oficial Serbocroata y esloveno
Gobierno Monarquía constitucional
Rey
 • 1918- 1921 Pedro I
 • 1921- 1934 Alejandro I
Historia
 • Fin de la Primera Guerra Mundial 1 de diciembre de  1918
 • Instauración de la monarquía absoluta 1929
Superficie
 • 1931 247 542 km²
Población
 • 1931 est. 13 934 038 
     Densidad 56,3 hab./km²
Moneda Corona (1918-20)
Dinar (1920-)
Miembro de: Pequeña Entente

Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos (en serbocroata: Kraljevina Srba, Hrvata i Slovenaca / Краљевина Срба, Хрвата и Словенаца; en esloveno: Kraljevina Srbov, Hrvatov in Slovencev) fue el nombre de un Estado balcánico que existió desde el 1 de diciembre de 1918 al 3 de octubre de 1929, conocido habitualmente por Yugoslavia. Comprendía aproximadamente el área de las provincias de Bosnia-Herzegovina, Serbia, Montenegro, República de Macedonia y la mayor parte de los territorios de Croacia y Eslovenia.

Al finalizar la Primera Guerra Mundial, la disolución del Imperio austrohúngaro permitió la unión de varias comunidades eslavas de los Balcanes en un nuevo país, que reunió las antiguas monarquías serbia y montenegrina con territorios del Imperio. El nuevo reino, de gran diversidad económica, social, lingüística, legal y política, comenzó su existencia de manera turbulenta, rodeado de naciones hostiles y con el desacuerdo fundamental sobre la forma del Estado (centralista o federal) que marcó toda su existencia. Políticamente inestable y convulso, con un continuo relevo de gabinetes de corta vida, tampoco fue capaz de aplicar medidas económicas y sociales que mejorasen sustancialmente la pobreza en la que se hallaba gran parte de su población. La crisis política y el estancamiento de las reformas llevó a la instauración de una dictadura real en 1929 que dio paso a un nuevo periodo en el que el país cambió de nombre, convirtiéndose oficialmente en Reino de Yugoslavia.

Antecedentes

Desde el siglo XIX, había existido entre la intelectualidad de las comunidades de eslavos de los Balcanes, sobre todo entre la croata, una corriente partidaria de unificar a sus miembros en un Estado o región única dentro de las naciones existentes.

En el periodo anterior a la Primera Guerra Mundial, hubo proyectos de modificar la estructura dual del Imperio austrohúngaro para agrupar a los eslavos del Sur en una nueva unidad dentro del Imperio, pero nunca llegaron a fructificar, principalmente por la hostilidad magiar a desprenderse de parte de su territorio y la falta de apoyo de la Corona a las iniciativas.[1]

Durante la guerra mundial, se desarrollaron una complicada serie de maniobras políticas y de propaganda entre el Gobierno serbio, habitualmente más interesado en la expansión territorial de su país que en la unificación de los eslavos meridionales,[1] el Comité Yugoslavo, formado por algunos políticos eslavos exiliados de Austria-Hungría y los políticos eslavos que habían permanecido en el Imperio. El apoyo de la Triple Entente a la expansión de Serbia o la formación de un nuevo Estado yugoslavo era intermitente y variaba generalmente con la suerte en el frente, variando además de unos países a otros.

Other Languages