Reino de Inglaterra

Kingdom of England
Reino de Inglaterra

White Dragon Flag of England.png
Flag of Gwynedd.png
Flag of Powys.svg

927-1707

Flag of The Commonwealth.svg
Union flag 1606 (Kings Colors).svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: Dieu et mon droit

(del francés: Dios y mi derecho)

Ubicación de Ticoland
Capital Winchester;
Westminster/ Londres desde el siglo XI
Idioma principal Anglosajón (de facto, a partir de 1066)
Anglonormando (de jure, 1066 - siglo XV)
Inglés medio (de facto, 1066 - después del siglo XV)
Inglés (de facto, desde el siglo XVI)
Galés (de facto)
córnico (de facto)
Gobierno Monarquía
Rey
 • 924- 939 Athelstan
 • 1702- 1707 Ana
Historia
 • Establecido 927
 •  Conquista normanda 14 de octubre de 1066
 •  Interregno 30 de enero de 1649
 •  Restauración monárquica 4 de mayo de 1660
 • Constitución inglesa 16 de diciembre de 1689
 •  Acta de Unión con Escocia 1707
Moneda Libra esterlina (£)

El Reino de Inglaterra fue un reino de la isla de Gran Bretaña que existió desde la caída del Imperio romano y sus asentamientos en la Britania Romana hasta su fusión con el Reino de Escocia en el año 1707 creando así el Reino de Gran Bretaña.

Geográficamente, correspondía a las actuales naciones constitutivas de Inglaterra y Gales.

Prehistoria

El continente europeo tiene al noreste un conjunto de islas conocidas antiguamente como las Bretañas (Britanias), siendo la Gran Bretaña la más importante por su tamaño, (de ahí ha tomado el nombre de Gran Bretaña). La isla era relativamente insignificante en la historia de la civilización occidental. Se conservan pocos indicios del idioma o civilización de los primeros habitantes, tan sólo monumentos megalíticos, tales como Stonehenge, que datan de la edad del bronce (hacia el 2300-800 a. C.).

Sus primeros habitantes llegaron a pie hace 500.000 años, en un periodo de glaciación, gracias a que Gran Bretaña estaba unida al continente, ya que el nivel del mar estaba cien metros por debajo del actual. El Homo sapiens apareció hace 30.000 años, con presencia numerosa a finales de la última glaciación, hace 13.000 años.

En el -7500 está datado el centro mesolítico maglemosiense de Star Carr, Yorkshire. La cultura tardenosiense llegó más tarde, en dos oleadas. Maglemosienses y tradenosienses eran cazadores y recolectores y los primeros conocían el hacha y los sistemas de tala.

Llegó a continuación la cultura aziliense, con asentamientos en las costas. Se conservan muy pocos restos, debido, quizá, a que en -5000, el deshielo separa Gran Bretaña del continente.

En -3800 llegaron por mar los primeros colonizadores agricultores. Se asentaron en Wessex y durante decenas de años convivieron con los maglemosienses de las selvas, los tardenosienses de los valles fluviales y los azilienses de los litorales. El éxito acompañó a esta cultura de agricultores y pastores, llamada de Windmill Hill por el lugar donde apareció un rico yacimiento, que en -3000 estaba extendida por Gran Bretaña e Irlanda. La necesidad de sílex forzó la primera explotación minera. Se han encontrado sepulturas en forma de largos túmulos de tierra y yeso. Los más largos se denominan bank barrows y el resto long barrows.

En -2800 está datado el monumento megalítico West Kennet Long Barrow, consecuencia de la llegada de un primer contingente de constructores, que se mezcló con la cultura de Windmill Hill.

Un segundo contingente desembarcó más tarde en el sudoeste de Escocia y norte de Irlanda, con asentamientos en Man, Gales y Derbyshire. A Irlanda llegaron después los constructores conocidos como cultura de Boyne.

Los contactos entre cazadores y agricultores dieron origen con el paso del tiempo al comercio. La cultura de los pueblos del neolítico secundario, llamada de Peterborough por un yacimiento allí encontrado, incluye la caza y la pesca junto con la agricultura y la cerámica. Otros grupos culturales son los de Rinyo-Clacton, establecidos en el norte de Escocia y sudeste de Inglaterra y el de Dorchester en el valle del Támesis. Aparecen también factorías de hachas.

Datados en el -2600, se localizan en el sur de Inglaterra numerosos terraplenes circulares, con un acceso, denominados henges. En -2300 se efectúa la primera construcción de Stonehenge.

En -1900 llegan varios grupos del vaso campaniforme, del comercio del cobre, la cerveza, el oro y la plata. Bajo su empuje, la agricultura se convirtió en una actividad secundaria, desplazada por la ganadería, la caza y la primera artesanía de los metales. Windmill Hill desapareció como cultura, pero los pueblos del neolítico secundario continuaron la suya. La cultura del vaso campaniforme no construye monumentos megalíticos para la realización de enterramientos. West Kennet Long Barrow deja de utilizarse como sepultura en -1700.

Los hombres del vaso construyeron el santuario de Avebury y la montaña artificial de Silbury Hill, el grupo de monolitos de Callanish y la segunda estructura de Stonehenge.

En -1700 desembarcan en Inglaterra tribus de armoricanos en busca de minas de cobre y estaño. Estos pueblos del bronce impusieron su cultura sobre los pueblos indígenas del cobre y descubrieron los mayores yacimientos de estaño de Europa. Los asentamientos en Cornualles de la que se llama cultura de Wessex pronto despegaron económicamente gracias al comercio. Mediante conquista, lograron unificar todo el centro y sur de Inglaterra. Reconstruyeron Avebury y construyeron la tercera estructura de Stonehenge, en -1600.

Desde la edad del bronce hasta aproximadamente el siglo VI a. C., Britania estaba habitada por los pictos y los celtas, quienes hasta el siglo I a. C. invadieron periódicamente las islas británicas. Los celtas eran un grupo de pueblos que dominaba la mayor parte del oeste y centro de Europa durante el milenio I a. C. y que transmitió su idioma, costumbre y religión a los otros pueblos de la zona.

Celtas

Britania Romana (-55 al 430)

Los Anglosajones (430-1066)

Unificación y consolidación del reino

Tras las invasiones vikingas del siglo IX, Inglaterra logró una recuperación relativamente rápida. Al mando de los anglosajones, Alfredo el Grande, rey de Wessex (871-899), venció a los daneses y llegó a controlar todo el sur de Inglaterra, entre Wessex y Danelaw. Transformó el ejército, la justicia y la educación; creó una flota, fortificó ciudades y fundó grandes escuelas para los hijos de los nobles y de los hombres libres y ricos. Sus reformas sentaron las bases, que permitieron a sus sucesores recuperar Mercia y Northumbria, que aún permanecían bajo dominio danés. Así a 30 años de la muerte de Alfredo, las zonas del este y el norte de Inglaterra, tomadas con tanta ferocidad por los daneses en los años 860 volvieron nuevamente al dominio anglosajón, permitendo al rey Athelstan (924-939) imponer su autoridad sobre toda Inglaterra.

Durante un largo intervalo de paz, se pudo reorganizar la cultura monástica, desmantelada por los daneses; y se produjo un gradual desarrollo de las tradiciones carolingias. La actividad misionera propagó el Cristianismo, llegando los misioneros ingleses a predicar en la misma Dinamarca, donde se fundaron los obispados de Ripen y Aarhus en 948. De esta forma cuando una segunda ola de invasiones vikingas comenzó en el siglo X, se estaba frente a un caso de cristianos que luchaban contra cristianos.

La paz se vio interrumpida otra vez, a principios del siglo XI. Aprovechando la crisis política que vivía Inglaterra por entonces y los errores de Etelredo II, los daneses invadieron nuevamente el país, y los anglosajones se vieron forzados a reconocer como rey al monarca danés Sven Forkbeard en 1014. El gobierno del hijo de éste, Canuto (1016-1035), fortaleció al reino anglosajón en lugar de debilitarlo, fue un gobernante piadoso, generoso con la Iglesia y conciliador entre ingleses y daneses. Gracias a la obra de Canuto, llamado el Grande, Inglaterra fue el país más ordenado y civilizado de Europa occidental durante la primera mitad del siglo XI. El gobierno real funcionó mediante una burocracia incipiente y el ejército profesional permanente le dio más seguridad que nunca.

Tras la muerte de Canuto y sus sucesores, Inglaterra entra en crisis y la corona vuelve en 1042 a la dinastía sajona en la persona de Eduardo el Confesor (1042-1066). En esta etapa Inglaterra experimenta un debilitamiento frente a los peligros exteriores, y la aristocracia anglosajona adquiere un gran poder, asumiendo la tarea de defender el reino.

Muerto Eduardo sin herederos, en 1066, queda abierta la lucha por el trono Inglés entre Harold, jefe de la nobleza sajona, y Guillermo, duque de Normandía. La disputa se decide en Hastings a favor de los normandos, quienes hacia 1070 consiguen controlar la totalidad de Inglaterra.

Los anglonormandos (1066- )

Con la conquista normanda supone para Inglaterra profundas trasformaciones en sus estructuras básicas. La vieja casta dirigente anglosajona fue, en buena medida, reemplazada por una nueva nobleza basada en el elemento normando vencedor. Se introdujo un sistema feudal que reservaba grandes cuotas de poder a la Corona, se establecieron representantes reales ( sheriff) en cada condado; y la Iglesia fue reformada, a partir de 1070, bajo la conducción de Lanfranc, para adecuarla al nuevo modelo. Además la lengua de las clases dominantes pasó a ser el francés anglonormando y el inglés antiguo quedó marginado como lengua escrita.

Sin embargo, aún dentro de esta estructura centralizada, que buscaba salvaguardar la autoridad real, Guillermo y sus sucesores debieron ceder considerables cuotas de poder. Se reforzaron los poderes de la Iglesia para asegurar el apoyo del Papado frente a otros aspirantes al trono; y la nobleza feudal obtuvo el reconocimiento de algunas libertades y privilegios a cambio de su lealtad. Estas concesiones si bien se volvieron contra la pretendida política centralizadora y absolutista de la Corona, permitieron consolidar el nuevo orden normando en Inglaterra y garantizaron la paz hasta la muerte de Enrique I en 1135.

Al morir Enrique sin heredero varón, su sobrino Esteban de Blois logra ser reconocido como rey. Su reinado (1135-1154) será un periodo de anarquía general marcado por su lucha con la hija de Enrique I, Matilde, que le disputaba el trono. Finalmente las partes acuerdan que a la muerte de Esteban este será sucedido por Enrique Plantagenet, hijo de Matilde y heredero de la Casa de Anjou.

El ascenso al trono de Enrique II en 1154, como se había acordado, devuelven la paz y el orden internos a Inglaterra, y la hacen mirar aún más hacia Francia. Ahora la monarquía inglesa, une a su posesión francesa de Normandía los territorios de la Casa de Anjou, que incluyen Anjou original, Maine y Turena, de los que Enrique II es heredero. A estos dominios se unieron el poderoso ducado de Aquitania por el matrimonio del rey con Leonor, su heredera, en 1152, e Irlanda, conquistada en 1172. Estas enormes posesiones territoriales se vieron reforzadas con la creación de una red de alianzas y vasallaje en la que entraron Flandes (1163), Escocia (1173), Bretaña (1185) y Gales, lo que permitió a Inglaterra fortalecer su posición frente a su más encarnizado rival: la Francia de los Capeto.

En el plano interno Enrique II reformó la administración y la justicia, con el fin de robustecer el poder real. Pero sus políticas centralizadoras le provocaron constantes fricciones con la nobleza feudal y le enfrentaron a la Iglesia entre 1164 y 1170, que, dirigida por Tomás Becket, rehusó someterse a la autoridad real, logrando conservar buena parte de sus privilegios.

Guerra de los Cien Años (1337-1453)

En febrero de 1328 murió Carlos IV de Francia. Eduardo III tenía derechos por ser sobrino de Carlos, pero los nobles franceses prefirieron a Felipe de Valois, quien reinó con el nombre de Felipe VI.

Entre 1331-1334, en el marco de la guerra civil escocesa, Eduardo III apoyó a Eduardo Balliol, coronado en 1334. David II, rival de Balliol, buscó refugio en Francia y rindió homenaje a Felipe VI.

En 1337, Felipe VI confiscó el ducado de Aquitania. Esto acabó por desencadenar la guerra abierta entre Inglaterra y Francia que se llamaría Guerra de los Cien Años. Las primeras victorias fueron para los ingleses, superiores militarmente: En 1340, en la batalla naval de Sluys. En 1346 en Crécy y en 1347 en Calais. Esta ciudad permanecerá en poder de los ingleses hasta 1558.

En 1341 David II regresó a Escocia. Los ingleses lo derrotaron en Neville’s Cross en octubre de 1346 y lo mantuvieron prisionero once años. La paz se estableció mediante el Tratado de Berwick.

En julio de 1348 Inglaterra padeció la peste negra.

El hijo de Eduardo, del mismo nombre que su padre, pero que la Historia conoce por el Príncipe Negro, asoló Armañac en 1355. Fue hasta el Mediterráneo y volvió arrasando todo cuanto encontró en su paso. En 1356 obtuvo una gran victoria ante los franceses en Poitiers, haciendo prisionero a Juan II de Francia.

En 1360 Eduardo III firmó la Paz de Brétigny, por la cual se reducía el rescate por Juan, los ingleses pasaban a dominar desde los Pirineos al Loira y Eduardo renunciaba a sus derechos sobre la corona francesa.

Los ingleses apoyaron al rey de Castilla, Pedro el Cruel, en la lucha contra su hermano Enrique de Trastámara. En 1367, el Príncipe Negro venció en Nájera. En 1369, Pedro fue asesinado por su hermano. La heredera de Pedro era su hija Constanza que se casó con Juan de Gante, duque de Lancaster, hijo de Eduardo III. En 1372 la flota castellana venció a la inglesa en La Rochelle.

En 1369 los franceses volvieron a hostigar Aquitania y 1375 se firmó una tregua de dos años en Brujas. Inglaterra mantenía solamente Calais y una estrecha franja desde Burdeos a Bayona.

El Príncipe Negro murió en 1376. Desde 1369 estaba enfermo y desde 1371 retirado. Eduardo III murió en 1377, afectado de una senilidad que no le permitió controlar la Corte y las intrigas de su amante Alice Perrers.

Subió al trono Ricardo II (1377-1399), hijo del Príncipe Negro, a los diez años de edad. En 1381 se instituyó un impuesto para defenderse de una potencial invasión francesa. Esto causó una revuelta de los campesinos de la zona más rica de Inglaterra. Ricardo se enfrentó con valentía: el 14 de junio acudió con la Corte a Mile End, donde abolió la servidumbre. Los rebeldes fueron derrotados el 28 de junio en Billericay. John Ball y otros líderes fueron condenados a muerte. A partir de 1381, Ricardo eligió sus propios consejeros. Amaba la literatura, era autoritario y veleidoso y se granjeó la enemistad de los nobles.

En 1387 los condes de Arundel, Warwick, Derby y Nottingham acusaron de traición a algunos favoritos del rey. Enrique Bolingbroke, conde de Derby, era primo de Ricardo, hijo de Juan de Gante. En 1388 Ricardo II se vio obligado a aceptar las demandas conocidas como Merciless Parliament. Los partidarios de Ricardo II fueron ejecutados o exiliados.

En 1396, Ricardo II firmó una tregua con Francia.

En 1397-1398, Ricardo ordenó la ejecución de Arundel y exilió a Warwick, Bolingbroke y Nottingham. En 1399 murió Juan de Gante, duque de Lancaster, inmensamente rico: Ricardo II exilió a Bolingbroke, hijo y heredero de Juan, de por vida y repartió sus propiedades. Ricardo fue a Irlanda para sofocar una rebelión, lo que aprovechó Bolingbroke para organizarse. A la vuelta, Ricardo fue apresado. El Parlamento coronó a Bolingbroke, con el nombre de Enrique IV (1399-1413), dando principio a los monarcas de la casa de Lancaster.

En 1400 Enrique IV ordenó la muerte de Ricardo. Hasta 1408, tuvo que hacer frente a varias revueltas de los nobles, ejecutando a Tomás Percy, conde de Worcester, y Scrope, arzobispo de York. El conde de Northumberland, Enrique Percy, terminó su revuelta asesinado en Bramham Moor en 1408.

En 1400 los rebeldes galeses proclamaron príncipe de Gales a Owain Glyn Dwr, quien entre 1403-1405 arrasó varias ciudades fieles a Inglaterra, pero su marcha sobre Worcester fracasó y en 1407 los ingleses recuperaron los castillos perdidos y Owain huyó.

En 1407, ingleses y franceses firmaron una nueva tregua.

Hijo de Enrique IV, Enrique V (1413-1422) confirmó sus derechos al trono francés y reactivó la guerra. En 1415 obtuvo la victoria de Azincourt y en 1417 tomó Caen. En 1420 se firmó el Tratado de Troyes, por el que Enrique V de Inglaterra casaba con Catalina de Valois, hija del rey de Francia. Enrique era reconocido además heredero al trono francés. Enrique V murió en 1422, antes que el rey francés Carlos VI.

Bajo la regencia de Juan, duque de Bedford, hermano de Enrique V, los ingleses llegaron en 1429 hasta Orleans. Pero el 4 de mayo, Santa Juana de Arco a la cabeza de los caballeros franceses, levantó el asedio. Carlos VII fue coronado rey de Francia en Reims.

Un niño de pocos meses subió al trono inglés como Enrique VI (1422-1461, 1470-1471). Fue coronado rey de Francia en París, en diciembre de 1431. En 1435 Borgoña se reconcilió con Francia. Los franceses tomaron París y en 1444 se firmó una tregua de cinco años. Entre 1449-1453, Carlos VII, atacó Normandía y Gascuña y en 1450 aniquiló al ejército inglés en Formigny. En 1453 tomó Burdeos, recuperando toda Francia salvo Calais, y rematando la Guerra de los Cien Años.

Enrique VI era impresionable, manejable, educado y piadoso. No le interesaba el gobierno ni la caballería, su política exterior fue desastrosa y su generosidad y liberalidad quebraron la Hacienda.

En 1450 se produjo la rebelión de Jack Cade, quien llegó a tomar Londres y ejecutó a varios cortesanos. Fue muerto tras ser apresado.

Estado, religión y economía durante la Edad Media

La monarquía inglesa en la Edad Media se caracteriza por su gran patrimonio, capacidad de influencia, poder y control sobre la nobleza. La burocracia era incipiente y desde la conquista normanda hasta principios del siglo XIV usaba como lengua principal francés anglo-normando. A partir del siglo XIV volvió a usarse en inglés medio. La organización territorial se basaba en los condados y era sólida y eficaz. No existían ejército o policía regulares. El Parlamento era débil, con preponderancia de la Cámara de los Comunes sobre la Cámara de los Lores.

La Iglesia estaba sujeta al poder real, era rica, mantenedora de la cultura y benefactora social. Estructurada en parroquias. El clero era poco instruido y de moral relajada. El Císter llegó a Inglaterra en 1128, los dominicos en 1221, los franciscanos en 1224 y los carmelitas en 1240.

El único movimiento herético aparecido en Inglaterra en este periodo fue el de los lolardos. John Wyclif atacó algunas de las doctrinas fundamentales de la Iglesia y la autoridad papal, basándose en la suprema autoridad de las Escrituras. Sus discípulos tradujeron al inglés sus ideas y la Biblia. Fueron perseguidos desde 1401. En 1414, dirigidos por John Oldcastle, intentaron derrocar a Enrique V. Su derrota implicó su definitiva clandestinidad y progresiva extinción.

El sajón occidental fue la lengua de Inglaterra hasta la conquista normanda. Recibió influencias del latín, del normando y del francés. Esta lengua fue la dominante en la Corte, la administración, la justicia, etc. de Inglaterra hasta 1350, cuando empezó a ser sustituido por el inglés medio.

La esclavitud desapareció antes de 1300 y la servidumbre en 1485. En 1086 la población alcanzaba millón y medio de habitantes, en 1300 cuatro millones.

En 1315, 1316, 1320 y 1321 las cosechas fueron malas y en 1319 y 1321 se produjeron epidemias en el ganado ovino y vacuno. Se generalizó el hambre y el precio del grano se duplicó.

La peste negra llegó a Inglaterra en 1348 y dejó la población en la mitad. Se padecieron cinco nuevos brotes entre 1361 y 1397. Con el declive demográfico, subió el nivel de vida de los campesinos. El gobierno intentó controlar el mercado laboral en beneficio de los patronos y en 1351 aprobó el Estatuto de los Trabajadores, sobre precios y salarios.

Londres era el centro comercial del reino y terminal del comercio. En 1500 tenía entre 40.000 y 100.000 habitantes. Westminster era la sede de la Corte y el Parlamento. De las demás ciudades inglesas, solo Norwich superaba en 1500 los 10.000 habitantes. Los burgueses que regían las ciudades estaban organizados en gremios.

En la Edad Media, Inglaterra pasó de un modelo económico colonial, exportador de materias primas e importador de productos manufacturados y de lujo, a exportar paños, favorecido por la inmigración de tejedores flamencos.

Other Languages
Alemannisch: Königreich England
български: Кралство Англия
Bahasa Indonesia: Kerajaan Inggris
македонски: Кралство Англија
norsk bokmål: Kongeriket England
română: Regatul Angliei
srpskohrvatski / српскохрватски: Kraljevina Engleska
Simple English: Kingdom of England
Tiếng Việt: Vương quốc Anh