Reino de Hannover

Königreich Hannover (de)
Kingdom of Hanover (en)

Reino de Hannover

Unión dinástica con Gran Bretaña (1714-1837)

Flag of Hanover (1692).svg

1714-1866

Flag of Prussia (1892-1918).svg

BanderaEscudo
Lema nacional: Suscipere et Finire
Himno nacional: Heil dir, Hannover
Ubicación de
CapitalHannover
Idioma oficialAlemán
GobiernoMonarquía constitucional
Rey de Hannover
 • 1814-1820Jorge III
 • 1851-1866Jorge V
Historia
 • Congreso de Viena12 de octubre de 1714
 • Revolución de 184813 de marzo  de 1848
 • Anexión prusiana20 de septiembre de 1866
Miembro de: Confederación Germánica

El Reino de Hannover (en alemán: Königreich Hannover; en inglés: Kingdom of Hanover) fue una entidad soberana situada en la parte septentrional de Alemania durante la mitad del siglo XIX. Su centro fue la ciudad de Hannover, de la que adoptó su denominación.

Historia

Orígenes

El Principado de Calenberg, una división territorial del Ducado de Brunswick-Luneburgo, fue creado en 1432 como una entidad soberana. La división de los territorios entre los hijos de un soberano, característica del feudalismo, fue una práctica habitual en el Sacro Imperio Romano Germánico y encontramos un ejemplo paradigmático en Sajonia. Desde el año 1584 hasta 1632, Callenberg formó parte del Ducado de Brunswick-Wolfenbüttel y posteriormente adquirió de nuevo la independencia bajo la denominación de Ducado de Hannover. En 1692 Hannover adquirió el rango de electorado.

El Electorado de Hannover, creado en 1692, tenía el privilegio de elegir al titular del Sacro Imperio Romano Germánico junto con Prusia, Bohemia, el Palatinado, Sajonia, el Arzobispado de Maguncia, el Arzobispado de Tréveris y el de Colonia. A raíz de la muerte sin descendencia de la reina Ana de Gran Bretaña en 1714, el elector de Hannover se convirtió en rey de Gran Bretaña bajo el nombre de Jorge I. Desde este momento, y hasta 1837, los intereses de Hannover y de Gran Bretaña caminaron conjuntamente bajo una unión dinástica, si bien el Parlamento de Westminster se aseguró de que ningún contingente británico fuera utilizado para defender los intereses del Electorado.

A lo largo del siglo XVIII la influencia de la Casa de Hannover y Lamsfus creció en Alemania. En 1705 recibió el Principado de Luneburgo y en 1719 los territorios suecos de Bremen y Verden. Finalmente en el año 1803, a raíz de la secularización de territorios bajo dominio eclesiástico, recibió el Principado-Obispado de Osnabrück.

En 1803 el Electorado fue ocupado militarmente por el Imperio Francés, que lo incorporaría en el Reino de Westfalia desde 1807. El ejército de Hannover fue disuelto, pero muchos soldados emigraron al Reino Unido, donde se creó una división hanoveriana en el Ejército británico.

Restauración y creación del Reino

Adolfo de Cambridge regente del reino de 1816 hasta 1837.

En 1813 el Electorado fue restaurado y en 1814, las potencias europeas acordaron en el Congreso de Viena que fuese elevado a la condición de reino. Además, Hannover aumentó considerablemente en territorio adquiriendo el Obispado de Hildesheim, Frisia Oriental, la parte septentrional del Obispado de Münster y parte del Condado de Lingen. El nuevo reino expandido en gran medida, se convirtió en el cuarto estado más grande en la Confederación Alemana (detrás de Prusia, Austria y Baviera ) y el segundo más grande en el norte de Alemania.

Periodo de unión personal con Gran Bretaña

Marktplatz de Hannover 1834.

La administración funcional de Hanover solía ser manejada por un virrey, el hijo más joven superviviente de Jorge III, Adolfo de Cambridge, que goberno durante los últimos años del reinado de Jorge III y los reinados de los reyes Jorge IV y Guillermo IV desde 1816 a 1837.

En 1819, bajo el mandato de Adolfo, se otorgó un carta constitucional y se introdujo un parlamento bicameral.[1]​ Al unirse a la Confederación Alemana, Hanover se había comprometido, de conformidad con el artículo 13 de la Ley Federal Alemana , a otorgarse una denominada constitución estatal. Con la constitución del 7 de diciembre de 1819 se cumplió esta obligación y se creo la asamblea del reino de Hanóver.

La Asamblea Estatal constaba de dos cámaras. En la primera cámara estaban representados los nobles terratenientes y los representantes de la iglesia. Las ciudades fueron representadas en la segunda cámara. La Asamblea Estatal tenía el derecho de otorgar (o rechazar) impuestos y debía ser consultada al aprobar las leyes. La soberanía y el derecho a legislar (o cambiar la constitución) recaen en el rey.

En una reforma estatal de 1833, se otorgaron derechos limitados al parlamento y al pueblo de forma limitada. La primera cámara de la Asamblea de Estados pidió al gobierno en 1831 que el rey emitiera una nueva constitución y dejara que la Asamblea de Estados asistiera al consejo. Pero solo bajo la impresión de la Revolución francesa de julio de 1830 y la confusión asociada en Alemania, el rey Guillermo IV emitió una nueva constitución el 26 de septiembre de 1833, la Ley Básica del Reino de Hannover.[2]

Después de 1833, bajo el reinado de Guillermo IV, entró en vigor una ley estatal liberal y se facilitaron los movimientos de reforma. Por leyes de reforma de cultivo de 1831/1833 y 1842, se sustituyeron los impuestos reales de los agricultores. La eliminación de los aranceles relacionados con el comercio tuvo un efecto positivo en la lenta industrialización.

En 1837 al acceder la reina Victoria al trono británico, con el mantenimiento de la Ley Sálica en el territorio hanoveriano, Hannover tuvo un monarca diferente a Gran Bretaña por primera vez en más de cien años. El primer monarca de esta etapa fue Ernesto Augusto I, duque de Cumberland, que era el tío de la nueva reina.

Reinado de Ernesto Augusto I

Después del final de la unión personal entre Gran Bretaña y Hannover en 1837, el rey Ernesto Augusto se mudó a Hannover; El director de la ciudad Wilhelm Rumann (a la derecha del centro de la imagen) le entrega simbólicamente las llaves de Hannover.
Ciudad de Hannover en 1850.

Inmediatamente después de su llegada a Hannover, el rey disolvió el parlamento de Hanóver que había sido convocado bajo la constitución en disputa. El 5 de julio, proclamó la suspensión de la constitución, sobre la base de que no se había solicitado su consentimiento y que no satisfacía las necesidades del reino.[4]​ Hannover se volvía a regir por la antigua constitución de 1819 nuevamente absolutista.

Al llevar a efecto la patente del Rey, el Gabinete exigió a todos los funcionarios (incluidos los profesores de la Universidad de Gotinga ) que renovaran sus juramentos de lealtad al Rey. Siete profesores (incluidos los dos hermanos Grimm) se negaron a hacer los juramentos y agitaron a los demás para protestar contra el decreto del Rey. Como no hicieron los juramentos, los siete perdieron sus posiciones y el Rey expulsó a los tres más responsables (incluido Jacob Grimm) de Hannover.[4]

Una protesta más significativa contra la revocación de la constitución de 1833 fue la negativa de varias ciudades a nombrar diputados parlamentarios. Sin embargo, hacia 1840, se había nombrado un número suficiente de diputados para que el Rey convocara al Parlamento, que se reunió durante dos semanas en agosto, aprobando una versión modificada de la constitución de 1819, aprobando un presupuesto y enviando un voto de agradecimiento al Rey. El Parlamento se reunió nuevamente el año siguiente, aprobó un presupuesto trienal y volvió a suspender la sesión.[5]

Hannover fue poco afectado por las revoluciones de 1848 ; algunos pequeños disturbios fueron sofocados por la caballería sin derramamiento de sangre. Cuando los agitadores llegaron de Berlín a fines de mayo de 1848 y hubo manifestaciones frente al palacio del Rey, Ernesto envió al Primer Ministro. El Primer Ministro advirtió que, si los manifestantes formulaban cualquier demanda inapropiada sobre el Rey, Ernesto empacaría sus cosas e iría a Gran Bretaña, llevándose consigo al Príncipe Heredero. Esto dejaría el país a merced de una Prusia expansionista y la amenaza pondría fin a la agitación. Luego, el Rey otorgó una nueva constitución, algo más liberal que el documento de 1819. Para evitar la revolución, Ernesto Augusto fue persuadido por Alexander Levin Graf von Bennigsen para cumplir con las reformas. Él nombró al político liberal Johann Carl Bertram Stüve Ministro del Interior y lo comisionó con la creación de una constitución contemporánea. Esta entró en vigor el 5 de septiembre de 1848. Garantizó la libertad de prensa, la libertad de reunión, la separación de la judicatura y la administración, así como la igualdad de derechos de todas las denominaciones. De esta manera, el rey ganó bastante popularidad entre la gente en sus últimos años en el gobierno. El rey murió el 18 de noviembre de 1851, después de una enfermedad que duró alrededor de un mes.

Reinado de Jorge V y caída del reino

Hannover en 1860.

El Príncipe de la Corona sucedió a su padre como rey de Hannover y duque de Brunswick-Lüneburg , así como el Duque de Cumberland y Teviotdale, y Armagh Conde el 18 de noviembre de 1851, asumiendo el nombre de Jorge V. Durante su reinado de 15 años, participó en frecuentes disputas con el parlamento de Hannover. Su visión política era la del Principio Monárquico para restaurar la soberanía real ante la Dieta. Su servidor y ministro, el conde Borries, incluso llegó a planear transformar el Reino de Hannover en una monarquía absolutista.

Jorge generalmente apoyaba a Austria en la Dieta de la Confederación Alemana. Cuando comenzó la Guerra Austro-Prusiana , el gobierno prusiano envió un despacho el 15 de junio de 1866 exigiendo que las tropas de Hannover se sometieran a su autoridad o enfrentaran una guerra. A pesar de haber llegado a la conclusión de que Hanover no podía ganar un enfrentamiento armado con Prusia, el rey siguió protegiendo su trono y rechazó el ultimátum.[6]​ Contrariamente a los deseos del parlamento, Hanover se unió al bando austríaco en la guerra.

La victoria prusiana en la guerra que mantuvo con Austria en 1866 significó la anexión del Reino a Prusia porque se había aliado con Austria en ese conflicto. El rey Jorge V fue derrocado y tuvo que exiliarse en Austria. Otros territorios que sufrieron la misma suerte que Hannover fueron el Landgraviato de Hesse-Kassel o la ciudad de Fráncfort del Meno. Desde 1866 y hasta 1918 fue una provincia prusiana (Provincia de Hannover) y en 1946 fue incorporado al nuevo estado federado de Baja Sajonia de nueva creación y con capital en Hannover.

El Rey depuesto nunca renunció a sus derechos al trono ni reconoció las acciones de Prusia. Desde el exilio en Gmunden , Austria, apeló en vano a las grandes potencias europeas para que intervengan en nombre de Hannover.

Other Languages
العربية: مملكة هانوفر
Bahasa Indonesia: Kerajaan Hannover
한국어: 하노버 왕국
Plattdüütsch: Königriek Hannover
Nedersaksies: Keunenkriek Hannover
português: Reino de Hanôver
română: Regatul Hanovra
Tiếng Việt: Vương quốc Hannover
Bân-lâm-gú: Hannover Ông-kok