Región de León

León
Región histórica de España
Flag of None.svg
Bandera
Coats of arms of None.svg
Escudo
Mapa del País Llïonés.svg
Ubicación de León
Datos generales
Ubicación 40°58′40″N 5°40′19″O / 40.977819444444, 40°58′40″N 5°40′19″O / -5.6718611111111
Otros nombres Región Leonesa
Reino de León
Entidad Región histórica
 • País España
Subdivisiones Provincia de León, Provincia de Salamanca
Provincia de Zamora
Idioma Español y leonés
Fronteras Portugal, Galicia, Principado de Asturias, Castilla la Vieja, Extremadura
Eventos históricos
Fundación 1833
Desaparición 25 de febrero de 1983
Administración
Correspondencia actual Castilla y León
División territorial de España en 1833
[ editar datos en Wikidata]

La región de León, región leonesa o reino de León es una región histórica española, definida tras la división territorial de España en 1833. Dicha división territorial agrupaba las provincias de León, Salamanca y Zamora; como el resto de regiones definidas entonces, carecía de cualquier tipo de competencias ni órganos comunes a las provincias que agrupaba, teniendo un carácter clasificatorio, sin pretensiones de operatividad administrativa.[1]

En ninguno de los periodos de la historia moderna de España en la que ha existido descentralización (tras las constituciones de 1931 y 1978) estas tres provincias han constituido ente autónomo alguno.

En 1978, en el proceso de descentralización iniciado tras la muerte de Francisco Franco, las tres provincias fueron integradas en un "ente preautonómico" junto con otras 8 provincias. Después de que los sucesivos gobiernos centrales (de UCD y del PSOE) negasen a la región la posibilidad de constituirse en una autonomía propia, en 1983 se consolidó esa división impuesta desde Madrid, [ cita requerida] formándose una Comunidad Autónoma de Castilla y León de nueve provincias. Para constituir esta autonomía el gobierno central se negó a autorizar cualquier tipo de referéndum o consulta oficial en la región. [ cita requerida]

En la actualidad, solo las fuerzas políticas del leonesismo (entre las que destacan UPL y PREPAL) reclaman actualmente la autonomía para estas provincias.

Antecedentes

Sus orígenes se encuentran en el antiguo reino de León, surgido a comienzos del siglo X en el noroeste de la península ibérica como sucesor del primitivo reino de Asturias. Tras la anexión del Reino de León y la Corona de Castilla (escisión del Reino de León), su estatuto jurídico fue asimilado al castellano, el cual descendía del Leonés (Cortes de 1188). Durante mucho los reinos singulares y las ciudades conservaron sus derechos particulares (entre los cuales se hallaban los Fueros de León, el Fuero Viejo de Castilla o los diferentes fueros municipales de Castilla, Extremadura y Andalucía, los concejos de León, el fuero de Oteruelo otorgado en 1417), mientras se iba articulando un derecho territorial común en torno a las Partidas (h. 1265), el Ordenamiento de Alcalá (1348) que todavía mantiene al Pisuerga como raya tradicional entre la Región de León y la de Castilla,[ cita requerida] y las Leyes de Toro (1505).

Mapa de la división en prefecturas de 1810.

El primer intento moderno de crear una estructura territorial homogénea tiene lugar en 1810, mediante un decreto dictado por el rey José Bonaparte dividiendo el territorio español en 38 prefecturas y 74 subprefecturas. Las prefecturas de Esla (con capital en Astorga), Tormes (con capital en Salamanca) y Águeda (con capital en Ciudad Rodrigo) abarcarán un territorio similar al que posteriormente tendrían las provincias de León, Zamora y Salamanca (si bien la prefectura de Águeda comprendía el norte de la actual provincia de Cáceres). El propósito de la administración josefina era acabar con los particularismos, a los que se achacaba el origen de la resistencia a la nueva administración. Esta división territorial sólo se llevó a cabo en las zonas bajo control de las tropas francesas.

En 1811 las Cortes de Cádiz intentaron crear un nuevo régimen liberal, en el que todas las provincias tuvieran las mismas obligaciones. La constitución de 1812 no reconocía la personalidad política de los antiguos territorios históricos, que aparecen únicamente listados en su primer capítulo con el propósito de definir cual era el territorio español. El modelo territorial se dejaba para una ley posterior,[2] Pero nada de esto se aprobó, y el regreso de Fernando VII supuso la vuelta al Antiguo Régimen, con ciertas modificaciones. En 1817 España estaba dividida en 29 intendencias y 13 consulados.

Durante el Trienio Liberal, en enero de 1822 se aprueba, con carácter provisional, una división provincial de España en 52 provincias, sin ninguna adscripción regional o histórica. En 1822 se restablecieron los intendentes provinciales como delegados de Hacienda. Pero la caída del gobierno liberal y la restauración del absolutismo dio al traste con el proyecto. En 1823 se restablecen las provincias del Antiguo Régimen por lo que el plan de 1822 nunca llegó a entrar en vigor.

Other Languages